Celebración termina en pesadilla; infección quemaba su piel