Masacre en la iglesia: los pasos asesinos del atacante