La felicidad: valorada en $75 mil anuales

Muchos dicen que el dinero no compra la felicidad. Pero según un estudio, de alguna manera sí la compra, a unos $75,000 al año.

La felicidad: valorada en $75 mil anuales
Crédito: flickr
12 de agosto de 2014

Según un estudio publicado por la revista Time, mientras más bajo es el salario anual de una persona comparado con la cifra de $75,000, más infeliz tiende a sentirse. Sin embargo, no importa cuánto haga por encima de esa cantidad, no se reporta un mayor nivel de felicidad.


Los investigadores encontraron que los bajos ingresos no ocasionan tristeza en sí pero hacen sentir a las personas más conscientes de sus problemas. El estudio encontró, por ejemplo, que entre los divorciados, el 51 por ciento de quienes hacen menos de $1,000 al mes reportaron un sentir de tristeza y tensión el día anterior, mientras que sólo el 24 por ciento de los que ganan $3,000 al mes reportaron sentimientos similares. Entre personas que padecen asma, el 41 por ciento de quienes tienen bajos ingresos reportaron sentirse infelices, comparado con el 22 por ciento manifestado por quienes ganan más.


Tener dinero claramente quita el peso de las adversidades.

A los $75,000 al año ese efecto desaparece. Para quienes ganan esa cantidad o más, el temperamento individual y las circunstancias de la vida tienen más peso en su sentir que el dinero. El estudio no explica por qué la cantidad de $75,000, pero parece que "es el número con el que la gente siente que el dinero no es un problema”, manifestó el economista Angus Deaton, uno de los investigadores a cargo del estudio.

A ese nivel, las personas probablemente tienen suficiente efectivo para gastarlo en cosas que las hacen sentir bien, como salir con sus amistades.

El estudio estuvo a cargo también del psicólogo Daniel Kahneman (ganador del Premio Nobel de Economía en 2002) y analizó las respuestas de 450,000 norteamericanos realizadas en 2008 y 2009. A los participantes se les preguntó cómo se sintieron el día anterior y si llevaban el mejor estilo de vida posible. También se les preguntó por sus ingresos.