Narcotúneles con 40 toneladas

Hallan en los tres pasadizos de contrabando de drogas bien equipados, 40 toneladas de marihuana.

Narcotúneles con 40 toneladas
Crédito: AP Graphics
Por AP 29 de agosto de 2014

TIJUANA, México - Tres narcotúneles equipados con luces y ventilación -incluyendo uno con un sistema de vagones- fueron descubiertos en la frontera entre Estados Unidos y México, la señal más reciente de que los cárteles buscan alternativas para evadir el incremento de la vigilancia.


Dos de los túneles estaban incompletos, entre éstos uno que el ejército mexicano descubrió en un almacén en Tijuana el jueves con más de 40 toneladas de marihuana en la entrada. El pasadizo se extiende casi 365 metros (400 yardas), de los cuales 91 metros (100 yardas) están en Estados Unidos.


Los soldados encontraron cuatro camiones de mudanzas llenos de marihuana, un camión de carga con remolque cargado de tierra, picos, carretillas, taladros y otro equipo de excavación. Ese túnel estaba equipado con un sistema de vagones.


El ejército dijo que tres personas fueron detenidas.


Fue el segundo túnel incompleto descubierto en el área de San Diego-Tijuana en dos días y el tercero junto a la frontera desde el sábado, cuando un túnel ya completado fue descubierto en un centro comercial vacante en la ciudad de San Luis, en el suroeste de Arizona.


El túnel de 219 metros (240 yardas) en Arizona tenía un nivel de sofisticación no vinculado usualmente con otros túneles de contrabando burdos que conectan con drenajes para las lluvias en el estado.


"Cuando uno ve lo que hay ahí y la forma en que lo diseñaron, sabe que no es algo que un minero promedio pueda hacer", dijo Douglas Coleman, agente especial a cargo de la división en Phoenix del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés). "Uno necesitaría a alguien con ciertos conocimientos de ingeniería para hacer algo como esto".


El decomiso de la gran cantidad de marihuana efectuado el jueves en Tijuana muestra que los túneles se han convertido en la vía cada vez más ordinaria para movilizar de contrabando enormes cargas de heroína, marihuana y otras drogas hacia Estados Unidos. Más de 70 pasadizos han sido encontrados en la frontera desde octubre de 2008 y su número rebasó los descubiertos en los últimos seis años.


El túnel en Arizona fue hallado luego que agentes de la policía del estado detuvieron a un hombre que transportaba 17,5 kilogramos (39 libras) de metanfetaminas en su vehículo y mencionó la plaza comercial.


El túnel fue encontrado debajo de un tanque de agua en un cuarto de almacenamiento y se extendía al otro lado de la frontera hasta una empresa de hielo en la ciudad mexicana de San Luis Río Colorado, en el estado de Sonora. El pasadizo estaba reforzado con vigas de 10 por 15 centímetros (cuatro por seis pulgadas) y forrado con madera contrachapada.


Los investigadores creen que el túnel no funcionaba desde hacía bastante tiempo porque el piso tenía poco desgaste, y no habían sido retirados de la propiedad tambores de 208 litros (55 galones) que contenían tierra extraída.


Coleman dijo que los investigadores aún no pueden asegurar si el túnel, cuya construcción se calcula en 1,5 millones de dólares, era operado por el poderoso cártel de Sinaloa. Aun así, las autoridades sospechan de la participación del cártel debido a que éste controla las rutas de tráfico de drogas hacia Arizona.


"Otro cártel no iba a invadir en esa área e invertir ese tipo de dinero en territorio del cártel de Sinaloa", dijo Coleman. "Nadie va a construir este túnel sin un liderazgo importante en un cártel que sepa cómo funcionan las cosas".


A medida que las autoridades estadounidenses han intensificado la vigilancia terrestre, los túneles han pasado a ser el medio más frecuente para introducir enormes cargas de marihuana.


Los allanamientos en noviembre de dos pasadizos entre Tijuana y San Diego permitieron confiscar 52 toneladas de marihuana a ambos lados de la frontera. A principios de diciembre de 2009, las autoridades hallaron un túnel incompleto que recorría 275 metros (casi 900 pies) entre Tijuana y San Diego, con un elevador en la entrada del lado mexicano.


Excavar un túnel requiere de seis meses a un año, dicen las autoridades.