Donald Trump

Revuelo en Chicago ante negativa de dar asilo a víctimas de violencia

Activistas pro inmigrantes dicen que darán una larga y dura batalla en contra del gobierno.

Organizaciones pro inmigrantes en Chicago dicen que se preparan para una larga y dura batalla ante el anuncio del fiscal general Sessions de que se reforzarán las exigencias de la ley de asilo, tras asegurar que los inmigrantes indocumentados abusan del sistema actual al pedir asilo como víctimas de violencia doméstica o de pandillas en sus países de origen.

“La posición de la administración Trump vuelve a ser radical contra los indocumentados, primero fue el anuncio de la cancelación de TPS y ahora la política de “Cero Tolerancia” poniendo mano dura sin excepción para quienes soliciten asilo”, declaró Stephanie Alban de la Coalicion de Inmigrantes y Refugiados de Illinois.

El fiscal general explicó que los procedimientos iniciados para confirmar las peticiones de asilo en base a "miedo creíble" o persecución en sus países de origen se han disparado desde 5,000 en 2009 a 94,000 en 2016.

"El sistema de asilo está siendo abusado en detrimento del Estado de derecho, las políticas públicas sensatas y la seguridad pública, y en detrimento de la gente con reclamaciones justas", afirmó Sessions en un discurso ante jueces especializados en asuntos migratorios en Washington.

Como consecuencia, Sessions advirtió de que los jueces y las autoridades migratorias se encuentran sobrepasados por la cantidad de casos pendientes.

Bajo la actual legislación, los extranjeros pueden acogerse a la solicitud de asilo si llegan a EEUU y prueban que son perseguidos en sus Estados de procedencia por raza, religión, nacionalidad, pertenecer a un particular grupo social o tener una determinada opinión política.

"Decir unas pocas palabras -reclamando miedo al regreso- está transformando un proceso de arresto por entrada ilegal e inmediata devolución en un prolongado proceso legal, donde un extranjero puede ser liberado de custodia en EEUU y posiblemente nunca aparecer en una audiencia de inmigración", dijo Sessions.

De hecho, remarcó que las peticiones "ilegítimas" son tantas que "han enterrado" las legítimas. 

Ante el anuncio, otro que reaccionó en contra lo fue el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel quien por medio de un comunicado pidió compasión y dijo: 

"Es inconcebible que, bajo la administración de Trump, esta nación le esté dando la espalda a mujeres y niños vulnerables que buscan refugio de relaciones abusivas. Aquellos que huyen de circunstancias peligrosas merecen nuestra compasión y apoyo mientras toman decisiones difíciles de vida o muerte"

"Inmigrantes y víctimas de violencia doméstica, Chicago continuará buscando nuevas formas de abrir nuestras puertas y ampliar nuestros recursos para los sobrevivientes”, dijo Emanuel. 

Por el momento el fiscal general, sin embargo, no ha ofrecido detalles sobre las nuevas exigencias ni cuándo entrarán en vigor.

"Esta decisión ofrecerá más claridad a ustedes. Les ayudará a actuar de manera consistente y justa", indicó ante los magistrados.

En 2016, el último año con datos oficiales, EEUU otorgó asilo político a 20,455 personas, la mayor parte procedente de China, El Salvador y Guatemala.

Sessions ha sido el encargado de liderar la política migratoria de mano dura del presidente estadounidense, Donald Trump, quien ha criticado el sistema legal del país como "el peor del mundo".

Desde el pasado 6 de mayo, el Departamento de Justicia, encabezado por Sessions, presenta cargos penales contra todos los extranjeros detenidos por atravesar la frontera ilegalmente, un esfuerzo que pretende frenar la inmigración clandestina dentro del marco del plan "tolerancia cero".

Contáctanos