Array

Marlén Ochoa: a un año del doble dolor que sacudió a Chicago

A un año de su muerte, hacemos un recuento del caso que estremeció a nuestra comunidad y sumió en el luto a una familia, tras el brutal asesinato de una madre embarazada.

A un año de su desaparición, reconstruimos lo que se sabe del caso y las preguntas que persisten entre sus familiares y la comunidad que se hizo parte activa de su búsqueda. Por Jorge DeSantiago.

Hace un año una joven madre, en espera de su segundo hijo y a punto de dar a luz, desapareció en Pilsen y su caso sacudió a la comunidad. Por semanas, la familia de Marlén Ochoa acudió a las autoridades y los medios con el fin último de dar con ella.

Marlén no podía estar lejos, no solo estaba en la fase final de su embarazo sino que, según su madre, ya había tenido leve contracciones de parto. Temían por ella, pero también por el bienestar de su bebé.

En poco más de dos semanas la historia tomó un cariz diferente: de la ilusión de la espera su familia pasó a la desesperación y lo peor estaba por venir. El sueño de la maternidad de Marlén se convirtió en una pesadilla que terminó con dos muertes.

A un año de su desaparición, reconstruimos lo que se sabe del caso y las preguntas que persisten entre sus familiares y la comunidad que se hizo parte activa de su búsqueda.


FACEBOOK, PUERTA A LA DESGRACIA

En abril del año pasado, a través de Facebook, Marlén Ochoa entró en contacto con una mujer que decía tener artículos de bebé para donar. Un supuesto cochecito y ropa que no requería Clarisa Figueroa fueron el señuelo con el que le atrajeron para así iniciar una conversación en la que posteriormente se precisó la entrega de los artículos.

La vieron por última vez el 23 de abril, al concluir sus clases en la secundaria Latino Youth en Pilsen. Ochoa debía llegar a la guardería para recoger a su hijo mayor, de 3 años, pero nunca apareció. La familia dio aviso a las autoridades un día después e inició una búsqueda que nunca cesó.

Una pista puso a la policía en el sendero hacia ella, cuando un amigo dijo que sabía que Marlén había conversado con alguien a través de Facebook. Esto ocurrió el 7 de mayo y ya casi habían transcurrido dos semanas de su desaparición.

El 8 de mayo, la policía encontró el auto de Marlén estacionado en la cuadra 4400 oeste de la calle 77 al sur de la ciudad. Vecinos del área, que declararon entonces de forma anónima, dijeron que habían visto salir a una mujer de un hogar cercano con un bebé en brazos el 23 de abril.

El 14 de mayo esa residencia fue allanada y, de acuerdo a la policía, fue allí donde encontraron los restos de Marlén. Su muerte fue calificada de homicidio y la historia de su bebé apenas comenzaba a ser contada.

El esposo de la víctima, Yiovanni López, fue visto afuera de la oficina del médico forense tan solo momentos de enterarse de la noticia y le dijo a la prensa que es “muy doloroso, es muy doloroso”.

GOFUND ME PARA “SU HIJO”

Tras recuperar el cadáver de Marlén en las inmediaciones del hogar allanado, tres personas terminaron bajo custodia de las autoridades. La primera era Clarisa Figueroa, de 46 años, su hija Desiree Figueroa, de 24 años, y Piotr Boback, de 40 años, pareja de Clarisa.

Datos de la pesquisa indican que fue Clarisa quien atrajo a Marlén a su hogar bajo el pretexto de los regalos. Una vez allí, indica la investigación, ambas tomaron parte en el brutal homicidio de la jovencita y arrancaron a su bebé del vientre.

Una llamada al 911 ayudó a reconstruir qué pasó con el infante: una mujer alertó al servicio de emergencias sobre un niño que necesitaba ayuda en un hogar en la cuadra 4100 West 77th Street en Ashburn. El pedido de socorro fue el 23 de abril, el mismo día que Marlén fue vista por última vez.

A propósito de esa llamada Larry Merritt, vocero del departamento de bomberos de Chicago admitió el año pasado que una mujer llamó al 911 para reportar que su bebé recién nacido estaba en peligro. Según su versión de lo sucedido, cuando llegaron los paramédicos “el bebé no respiraba, estaba azul” y los paramédicos tuvieron que resucitarle rumbo al hospital.

La familia de Marlén, desde entonces, se pregunta por qué el niño fue admitido y atendido en Advocate Christ Hospital sin que se pudiese corroborar la versión de la mujer que decía haberle dado a luz, o sin que ella tuviese signos de haber parido recientemente. Autoridades luego indicaron que el hospital se apegó a los protocolos reglamentarios al manejar el caso.

Mientras el niño ya recibía cuidados médicos, un GoFund Me fue publicado y en él Clarisa Figueroa y Piotr Bobak pedían ayuda económica para sufragar los gastos médicos del cuidado de su hijo recién nacido que estaba al borde la muerte. De acuerdo con la publicación, el bebé de nombre Xander Xavier Bobak estaba recluido en el Advocate Christ Hospital.

El bebé, cuyo nombre real era Yadiel, vivió algunas semanas con soporte artificial y falleció el 14 de junio, a casi dos meses del fatal desenlace de su madre. El médico forense calificó la causa de muerte del pequeño como un homicidio e indicó que fue causado por la falta de oxígeno y sangre en su cerebro debido a la forma en que fue forzado a desprenderse del útero.

Anunciaron la muerte del bebé de Marlén Ochoa, el mismo día que difundieron documentos relacionados a las circunstancias en las que el pequeño Yovanny llegó al hospital.

EL CALVARIO DE MARLÉN

Documentos de la Oficina del Forense del condado Cook revelaron el horror de los últimos momentos de Marlén Ochoa mientras que datos de la investigación dieron cuenta de que su camino a la muerte habría empezado casi un mes antes.

Según las autoridades, Ochoa visitó por primera vez la casa de las Figueroa el 1ro de abril y una vez allí, Clarisa Figueroa supuestamente le dijo a su hija que necesitaba matarla. En ese momento, Piotr Bobak amenazó con llamar a la policía, por lo que desistieron de la idea de retener a Ochoa y dijeron que todo era una broma, de acuerdo a los fiscales.

El retorno de Marlén a ese hogar el 23 abril sería diferente, pues el recuento oficial indica que ese día las mujeres la distrajeron y pusieron música, mientras en la cocina concretaban los roles que jugarían en su muerte.

James Murphy, fiscal del condado Cook, dijo que Desireé Figueroa retuvo la atención de Ochoa mostrándole un álbum de fotos de su difunto hermano, mientras que Clarissa se desplazó detrás de ella y enrolló un cable en su cuello desde la parte posterior para dejarla sin oxígeno.

En algún punto Marlén logró logrado deslizar sus dedos bajo el cable en un intento de respirar, indican los documentos. Allí Clarissa le gritó a Desirée “no estás haciendo tu trabajo” y acto seguido su hija comenzó a sacar los dedos de Marlén de abajo del cable, uno por uno, para estrangularla.

Luego, con un cuchillo de cortar carne, rebanaron su vientre para sacar al bebé. El cadáver de Marlén fue metido en una bolsa y dejado en un basurero en las inmediaciones de la casa. El bebé, la placenta y el cordón umbilical fueron envueltos en una manta. Luego vendría la llamada al 911 en la que pidieron auxilio para el pequeño.

Clarisa Figueroa, de 46 años, y su hija, Desirée Figueroa, de 24, presuntamente planearon la muerte de Marlen Ochoa, de 19 años, durante semanas antes de engañarla para que fuera hasta su casa por medio de un grupo de Facebook, dijeron los fiscales.

"LAS FIGUEROA"

Ambas mujeres fueron puestas bajo custodia una vez se halló el cadáver de Marlén. Sobre las dos pesan cargos de homicidio en primer grado y en cuanto a Bobak, se le acusa de colaborar para ocultar un crimen.

Madre e hija, según los acusadores, habrían planeado el homicidio con bastante antelación y Clarisa Figueroa habría fingido estar embarazada, tras la muerte de su hijo de 20 años también llamando Xander.

Fiscales indicaron después que era improbable, por no decir casi imposible, que Clarisa Figueroa estuviese embarazada puesto que se había sometido a una ligadura de trompas para evitar la concepción.

Al recibir los cargos ambas se declararon no culpables de la muerte de Ochoa. En lo que se refiere a Bobak, su abogado dijo que no había colaborado con las Figueroa al momento del homicidio, ni limpiado el lugar del delito u ocultado el cadáver, según el Chicago Sun-Times.

Posteriormente se supo que Desireé sí estaba embarazada y en el mes de noviembre dio a luz a un bebé, mientras seguía tras las rejas.

ILLINOIS - Tras la acusación, surgieron algunos detalles sobre quién es Clarisa Figueroa y cómo habría fingido estar embarazada antes de presuntamente matar a Marlen Ochoa, en Chicago.

LAS HERIDAS ABIERTAS

La misma comunidad que hace un año cerró filas alrededor de la familia de Marlén es la que hoy insiste en mantener viva su memoria y en un llamado de justicia que no cesa. Durante el duelo inicial que siguió a su pérdida, fueron varios los homenajes que se rindieron, tanto a esta joven de apenas 19 años como a su bebé.

Uno de ellos fue un mural que inmortalizó su rostro en el barrio donde residía y, en varias ocasiones, con vigilias en las que le recordaban y elevaban plegarias por la recuperación del pequeño Yadiel.

Pero el tributo más conmovedor se lo rindió su madre a través de una canción que compuso para su pequeña. En ella muestra no sólo el dolor de su desaparición sino los difíciles momentos que siguieron a una doble pérdida que para la familia aún resulta inexplicable.

La letra no sólo muestra el dolor de su desaparición sino los difíciles momentos que siguieron a una doble pérdida que para la familia aún resulta inexplicable.

El próximo 11 de mayo los acusados regresarán a corte. Varios abogados vinculados al caso dijeron a Telemundo Chicago que aún falta un lago camino antes de que se llegue al juicio, a pesar de que las acusaciones ya fueron presentadas.

Ante los ojos de la ley, los tres involucrados en el macabro caso son inocentes hasta que se demuestre lo contrario en un juicio.


Contáctanos