MIGRANTES EN CHICAGO

“Estamos quedando sin alimentos”: Despensa en La Villita trata de cubrir necesidades de vecinos y migrantes

Aunque han logrado mantenerse a flote durante los últimos meses, los líderes de la despensa Pan de Vida dijeron que están luchando por seguir alimentando a las familias de bajos ingresos y a los nuevos migrantes que buscan desesperadamente alimentos frescos.

Cary Robbins

Este artículo fue publicado como parte de una colaboración entre Telemudo Chicago, NBC Chicago y DePaul University para amplificar el trabajo de estudiantes de periodismo.

El Mercado Fresco, Pan de Vida, una despensa de alimentos en La Villita, ha desempeñado un papel crucial en proporcionar alimentos a sus vecinos desde 2010. Sin embargo, ahora se están quedando sin alimentos después de experimentar un aumento en la demanda de comida con la llegada de nuevos migrantes a la zona.

La despensa atiende a 250 personas cuatro días a la semana con alimentos y otros suministros. En los últimos meses, han duplicado la cantidad de personas que atienden por día.

New Life Centers, bajo el cual opera Pan de Vida, está ayudando a alojar a migrantes que viven en refugios y proporcionando alimentos a las familias a través de un nuevo programa llamado New Vecinos.

Cuando los clientes entran en la despensa de alimentos, son recibidos con el sonido de música y una vista colorida de frutas frescas, verduras y flores.

Parece cualquier otro mercado en la ciudad.

“Este es el único tipo de despensa de alimentos que hay que tiene dignidad, que hace sentir a la gente, como, ‘Estoy feliz de estar aquí y tengo el derecho de estar aquí para obtener alimentos gratis”, dijo Diana Franco, la coordinadora de la despensa de alimentos.

Franco dijo que la despensa es muy necesaria en la comunidad.

Una línea comienza a formarse fuera de Pan de Vida, una despensa de alimentos en Little Village, el 1 de noviembre. La despensa ha estado sirviendo a los residentes del vecindario con alimentos frescos durante años, pero ahora están luchando para mantenerse al día con el aumento de clientes a medida que las familias migrantes vienen a establecerse en el vecindario. (Cary Robbins)

En julio, el propósito de Pan de Vida tomó un nuevo nivel, cuando se volvió vital para servir a los nuevos migrantes que han llegado a la ciudad, en su mayoría de Venezuela y otros países latinoamericanos. Esto lo hacen mientras siguen intentando satisfacer las necesidades de los residentes del vecindario.

Aunque han logrado mantenerse a flote durante los últimos meses, los líderes de la despensa dijeron que están luchando por seguir alimentando a las familias de bajos ingresos y a los nuevos migrantes que buscan desesperadamente alimentos frescos.

“Nos estamos quedando sin alimentos”, dijo Franco. “A veces no tenemos suficiente comida para nuestros propios miembros de la comunidad porque se nos ha agotado”.

Franco dijo que han tenido semanas en las que la comida donada por otras tiendas de comestibles les han ayudado a reponer donando comida. Sin embargo, hay semanas en las que se quedan sin comida muy rápidamente.

DESPENSA COMUNITARIA EN LA VILLITA

Pan de Vida ahora atiende a 100 personas más diariamente que su promedio anterior de 150. Un total de 250 personas por día. El número se reserva porque hay un límite de cantidad de alimentos que muchas personas que viven en refugios pueden llevar consigo.                    

Mientras que los residentes toman alrededor de 10 bolsas, los migrantes suelen llevar solo tres bolsas de alimentos.

La mayoría de migrantes llenan sus bolsas con alimentos enlatados y productos no perecederos debido al espacio limitado en los refugios administrados por la ciudad.

Muchas veces, los niños migrantes entran a la tienda en busca de bocadillos y, cuando ven las frutas frescas en los estantes, las comen de inmediato, dijo Franco.

“La necesidad es enorme en este momento”, dijo Franco.

A principios de este año, Pan de Vida ya había visto un aumento en los clientes porque las asignaciones del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), proporcionadas durante la pandemia de COVID-19, terminaron en marzo, dijo Franco. 

Aunque Franco dijo que pudieron manejar ese aumento, durante el verano vieron un nuevo aumento en la clientela en julio con el inicio de New Vecinos.

“La Villita es un área construida por inmigrantes, aún dirigida por inmigrantes. También somos basados en la fe, así que estamos llamados a amar a las personas”, dijo Joana Dyckman, líder comunitaria de New Vecinos. 

Flores, donadas por Trader Joe’s, se encuentran en el frente de Pan de Vida en La Villita el 1 de noviembre. Mucha gente vino y agarró flores frescas para llevar a casa. (Cary Robbins)

Mientras la gente recorre la despensa, pueden tomar manzanas frescas, carnes, huevos y verduras de los estantes surtidos alrededor de la tienda. En la parte delantera, las personas toman flores frescas que Trader Joe’s dona ocasionalmente, y en la parte trasera de la tienda, las personas pueden tomar artículos de tocador.

“Nuestro enfoque principal, es tratar de ayudar con la inseguridad alimentaria, pero esto abre puertas a más cosas, a más puertas que estas personas necesitan ayuda”, dijo Franco.

Franco dijo que le gustaría que hubiera más fondos de la ciudad para apoyar el trabajo que están haciendo los Centros New Life. También dijo que le preocupa que el nuevo refugio que se abrió recientemente en un antiguo CVS, ubicado en 2634 S. Pulaski Rd., cerca de Pan de Vida, traerá aún más personas a la despensa.

La DePaulia habló con el concejal Michael Rodriguez (22º), cuyo distrito incluye la despensa de alimentos. Rodríguez es uno de los líderes del consejo municipal encargado de asignar recursos a las familias migrantes en la ciudad.

“No tengo el poder de tomar dólares privados o dólares de filantropía y ponerlos en lugares”, dijo Rodríguez. “Ciertamente puedo sugerir y destacar cosas buenas que están sucediendo, y Pan de Vida es definitivamente una de ellas”.

Aunque apoya la expansión del acceso a las despensas de alimentos en los vecindarios, Rodríguez dijo que aún no hay un plan para hacerlo.

Mientras los líderes de Pan de Vida siguen esperando más fondos de la ciudad y donantes, Franco dijo que espera que los residentes sean pacientes mientras ayudan a apoyar a los nuevos migrantes que se integran al vecindario.

“La Villita es un espacio donde los migrantes pueden venir, son bienvenidos y se sentirán bienvenidos”, dijo Franco. “Es un espacio donde no tendrás miedo de que otras personas vengan y te lleven lejos de aquí. Quiero decir, no es su cultura, pero podemos [de alguna manera] entender por lo que están pasando”.

A pesar de su preocupación por proporcionar alimentos a quienes lo necesitan, muchos celebran el papel que New Life Centers ha tenido en ayudar a sus nuevos vecinos a establecerse en el lugar.

La ciudad contrató a New Life Centers para ayudar a reasentar a familias migrantes que viven en refugios a través de New Vecinos. Desde que comenzó en mayo, la organización ha podido ayudar a 2,180 familias y 8,950 individuos desde enero de 2024.

La gente se sienta dentro del edificio del Centro Nueva Vida ubicado en 2657 S Lawndale Ave el 17 de enero. Los recién llegados son bienvenidos a venir al centro para recibir recursos, como atención médica, ropa y alimentos. (Cary Robbins)

New Vecinos se asocia con el Chicago Furniture Bank para comprar muebles y amueblar apartamentos que los nuevos migrantes alquilan a través del programa de asistencia de alquiler de la ciudad y el estado.

Con $500, New Vecinos encuentra muebles nuevos y usados para ayudar a las familias a comenzar una nueva vida.

“La ciudad y el estado están haciendo todo lo posible con pocos recursos y con esta enorme crisis humana masiva que ocurrió”, dijo Dyckman. “Somos una de las pocas ciudades que permiten que la gente entre, así que creo que la gente necesita, o las audiencias necesitan saber que la ciudad y el estado están haciendo mucho”.

En New Life Centers, los migrantes también pueden ir al centro en 2657 S Lawndale Ave. para mantenerse calientes, comer y recibir acceso a diferentes recursos. El centro también proporciona pañales, fórmula para bebés, juguetes, útiles escolares y chaquetas.

Las donaciones de ropa se encuentran en el edificio del Centro Nueva Vida ubicado en 2657 S Lawndale Ave el 17 de enero. Los recién llegados son bienvenidos a venir al centro para obtener recursos y calentarse cuando el centro esté abierto. (Cary Robbins)

New Vecinos sólo debía durar un mes, pero ahora se ha extendido hasta junio de 2024, dijo Dyckman.

Contáctanos