MIGRANTES EN CHICAGO

“Nuestro momento de bendición”: Familia migrante encuentra un hogar con la ayuda de una profesora de DePaul

Una familia migrante viajó desde Venezuela hasta Chicago, y un encuentro fortuito los llevó a su nueva familia y un nuevo hogar.

Cary Robbins

Este artículo fue publicado como parte de una colaboración entre Telemudo Chicago, NBC Chicago y DePaul University para amplificar el trabajo de estudiantes de periodismo.

La casa de Kelly Kessler, una profesora de DePaul, estaba más ruidosa de lo normal una noche a principios de noviembre. Ella y su esposa Elizabeth Flauto estaban preparando sopa de pollo y dumplings para compartir con su nueva familia: una pareja venezolana y su hijo pequeño que acababan de llegar a Chicago cinco meses antes. 

El sonido del barajeo de cartas, mientras Kessler y Pablo, el niño pequeño, jugaban, se entrelazaba con los sonidos de sartenes golpeando en la cocina, cuchillos cortando queso y risas.

Cuando Emilio Mota llegó a Estados Unidos con su pareja Albani Rivero y su hijo de 4 años, Pablo Mota, tenían la esperanza de encontrar seguridad y un hogar para el pequeño. Habían escapado de la extrema pobreza y miseria causada por la situación política en Venezuela.

No encontraron un hogar de inmediato, pero sí encontraron a Kessler y su esposa, quienes les abrieron las puertas de su casa y su corazón unos días después de llegar a la ciudad. Gracias al apoyo de la pareja, la familia migrante cuenta con un abogado que los está ayudando con su caso de asilo, y hace poco se mudaron a su propio apartamento después de vivir meses en albergues administrados por la ciudad.

Salir de su país no fue fácil.

El día en que decidieron comenzar el viaje hacia el norte fue “un día de mucho pensar”, dijo Rivero.

Después de que su hijo inhalara una sustancia venenosa, se dieron cuenta de que no podían llevarlo al médico. Esto los llevó a tomar la decisión definitiva de decir adiós a sus seres queridos en Guarico, Venezuela.

Durante meses, la familia viajó a pie por Sudamérica y América Central para después cruzar México y llegar hasta Chicago. 

Aunque encontraron seguridad en un refugio para migrantes en el Wilbur Wright College en el lado noroeste de Chicago, se sentían perdidos al intentar asentarse en la nueva ciudad.

Fue entonces cuando Flauto, la esposa de Kessler, los encontró en junio. 

La familia estaba parada debajo de un árbol afuera de la casa de Kessler en Jefferson Park. Rivero dijo que estaban tratando de llegar a Skokie para completar unos formularios requeridos por el refugio.

Cuando Rivero vio salir a Flauto, sintió el instinto de pedirle ayuda.

“Fue nuestro momento de bendición”, dijo Rivero.

Ninguno de ellos hablaba el idioma del otro.

Mota abrió una aplicación de traducción en su teléfono. Lo usó para explicar a dónde necesitaban ir.

Las familias Mota-Rivero y Kessler-Flauto se paran frente al árbol recordando el día en que se conocieron después de cenar juntos la noche del 5 de noviembre. Desde ese día, las familias han comenzado a cenar juntas y sienten que sus familias se han fusionado en una sola. (Cary Robbins/LaDePaulia)

Flauto invitó a la familia a su patio trasero, donde les ofreció frutas y nachos. Su suegra asó pollo y les dio suficiente comida para que pudieran llevarse.

Flauto organizó el transporte para que la familia llegara a Skokie y antes de irse, intercambiaron números de teléfono.

“Así que ese fue el primer día”, dijo Kessler. “Y simplemente siguió desde allí”. 

Esa misma semana, Mota fue a casa de Kessler para trabajar en su jardín a cambio de unos dólares. Pero esa oportunidad de trabajo se convirtió en cenas familiares.

“Él estaba tan dedicado a encontrar trabajo y cuidar a su familia…”, dijo Flauto. “De alguna manera, me enamoré de ellos”.

Para noviembre, después de innumerables cenas juntos, las dos familias parecían haberse convertido en una sola. 

Antes de cenar una vez más en la casa de Kessler y Flauto el 5 de noviembre, Rivero se sentó en el sofá y se dirigió a la madre de Flauto, Cissy Hubbard, para decir “te quiero” en inglés. 

Mientras Flauto preparaba sopa en su cocina de color naranja vibrante, Rivero entraba y salía, ayudando a preparar la mesa en el comedor.  

Tomó unos meses para que la familia se sintiera cómoda en la casa de Kessler, y esos meses consistieron en algunos momentos de dar y recibir por ambas partes.

Kessler y su esposa se dieron cuenta rápidamente de que la familia Mota-Rivero también necesitaba ayuda financiera. Así que crearon una cuenta de GoFundMe que recaudó casi $10,000 para pagar a los abogados que presentaron su caso de asilo. Gran parte de su familia, amigos y la comunidad de DePaul donaron a la cuenta. 

En octubre, la familia fue notificada de que su caso de asilo estaba en proceso, y ahora Mota tiene un permiso de trabajo. Algo que parecía distante e inalcanzable cuando llegaron por primera vez a la ciudad.

No podrían haberlo logrado sin el apoyo de Kessler y Flauto, dijo la pareja migrante.

Más allá de las dificultades legales, la familia Mota-Rivero enfrentó problemas mientras vivían en refugios para migrantes antes de encontrar un hogar propio.

En un refugio, Pablo se enfermó después de contraer una infección, dijo Rivero. Flauto y Kessler les dieron algunos remedios caseros y ayudaron a los padres a encontrar atención médica para el niño.

Finalmente, Kessler llevó a los padres a solicitar el seguro de salud pública para Pablo, a través del programa de Illinois para niños.

No ha sido fácil para nadie, incluida Kessler. Hubo noches largas en las que Kessler y su esposa llevaban a la familia a Walgreens para conseguir medicinas o les llevaban mantas al refugio para protegerse del frío. 

Pero todos están de acuerdo en que ha valido la pena.

“Hemos estado realmente agradecidas por las formas en que hemos podido ayudarles…”, dijo Kessler. “Son inteligentes, amables y se esfuerzan mucho por hacer todas las cosas que deben hacer”.

En diciembre, Flauto y Kessler firmaron conjuntamente un contrato de arrendamiento para un apartamento para la familia migrante. Cuando Mota y Rivero se instalaron en su nuevo hogar, sintieron “paz”.

Emilio Mota (izquierda), Pablo Mota (centro) y Albani Rivero se encuentran juntos en la cocina de su nuevo apartamento el 22 de enero. Rivero dijo que el primer evento memorable que hicieron en su nuevo apartamento fue hacer caraotas, un plato venezolano de frijol negro. (Cary Robbins/LaDePaulia)
Pablo Mota conduce su coche de juguete mientras su madre Albani Rivero mira en su nuevo apartamento el 22 de enero. Pablo Mota, de cuatro años, juega con el coche en la nieve, que sus padres dicen que se está ajustando a mejor de lo que son. (Cary Robbins/LaDePaulia)

Bajando las escaleras hacia su apartamento, hay un coche de juguete rojo que Pablo conduce mientras juega en la nieve. Mota se rió cuando habló de cómo Pablo se había adaptado a la nieve mucho más rápido que ellos. En la sala, que está a la izquierda, hay un sofá, algunas sillas y una mesa con rosas. La habitación da a la cocina con una mesa en el medio.

La cocina en su nuevo hogar les parece sagrada. Fue donde finalmente pudieron hacer una comida casera.

“Hicimos caraotas”, dijo Rivero, refiriéndose a una comida tradicional venezolana de frijoles negros. Sonrió al recordar ese momento.

También, Mota ya consiguió trabajo en Whole Foods y la familia logró comprar un pequeño auto con parte del dinero restante de las donaciones de GoFundMe.

Kessler y Flauto les dicen que siempre los apoyarán.

Mientras se sentaban a cenar, Flauto miró las fotos de su familia que cuelgan sobre la pared detrás y se volvió hacia su teléfono para traducir. Flauto le dijo a Mota y Rivero que ahora necesitaba una foto de ellos en la pared, y sonrió.

“Hemos adoptado a una familia”, dijo Kessler.

No se trataba solo de proporcionar apoyo financiero. Ella y su esposa querían que la familia Mota-Rivero sintiera que tenían un hogar con ellos.

“Son nuestra familia americana”, dijo Rivero mientras estaba sentada en la sala de Kessler y Flauto.

Luisela Alvaray, profesora de estudios de medios y cine en DePaul, también de Venezuela, ha observado cómo crece el vínculo entre las familias. A lo largo de su relación, ha actuado como traductora, permitiéndoles hablar de manera más fluida que la aplicación telefónica que han utilizado.

En agosto pasado, justo después de que las familias se conocieron, Alvaray se sentó con ellas y ayudó a Mota y Rivero a compartir plenamente su historia. Fue entonces cuando Kessler y Flauto entendieron cómo sus nuevos amigos terminaron debajo del árbol en su patio delantero.

“Todos lloraron”, dijo Kessler.

Si bien al principio la familia era cautelosa y tímida al entrar a la casa de Kessler y Flauto, ahora a veces entran sin previo aviso. 

Los Mota-Rivero extrañan mucho a su familia en Venezuela, pero están agradecidos de haber conocido a Kessler y Flauto.

“Sinceramente, han sido nuestros ángeles”, dijo Rivero. “Son personas que nos han llenado de gratitud y nos han brindado un apoyo incondicional. Nos han dado mucho amor”.

Este artículo sólo pudo escribirse con la ayuda y las traducciones de Alyssa N. Salcedo.

Contáctanos