Calor extremo: consejos para proteger tu salud

Ante la ola de calor en Chicago encuentra aquí más información y consejos útiles.

Las temperaturas sofocantes durante el verano pueden ser extremadamente peligrosas, especialmente para ancianos, niños, mascotas y personas con condiciones médicas.

Acude a un centro de enfriamiento si no tienes aire acondicionado en tu apartamento y llama al 911, al 311 o acude a una sala de emergencia si presentas los siguientes síntomas:

  • Piel reseca o fría
  • Confusión, alucinaciones y desorientación
  • Nauseas o vómito
  • Dificultad para respirar
  • Pulso acelerado
  • Debilidad y mareos

No ignores los síntomas asociados a las temperaturas sofocantes. El Departamento de Salud recomienda buscar un lugar fresco, beber demasiada agua y deshacerte de las capas de ropa si tienes:

  • Sudoración pesada
  • Calambres musculares
  • Mareo y sensación de desmayo
  • Dolor de cabeza
  • Disminución de energía
  • Pérdida de apetito y nauseas

Los síntomas de mala calidad de aire incluyen:

  • Dolor en el pecho
  • Tos y sibilancias
  • Congestión nasal y pulmonar
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas
  • Irritación de ojos y nariz
  • Dolor de garganta

Las personas con asma, niños y ancianos son los más vulnerables a las condiciones de humedad, calor excesivo y mala calidad de aire.

IMPORTANTE: Las personas con enfermedades de corazón, riñón o hígado, o con dietas de fluidos restringidos, deben consultar con sus médicos antes de aumentar la ingesta de líquidos.

Recomendaciones para proteger su salud

  • Mantente en un lugar fresco de ser posible. Si tienes que salir, usa un protector solar (mínimo SPF 15) y un sombrero para protegerte la cara y la cabeza.
  • Si no tienes un sistema de aire acondicionado, es recomendable que mantengas las habitaciones bien ventiladas, con las ventanas abiertas y ventiladores encendidos.
  • Considera acudir a una piscina pública o cualquier espacio con aire acondicionado.
  • Comprueba el estado de salud de tus vecinos, especialmente si son ancianos, niños pequeños o deshabilitados. Las personas mayores que viven solos y asilados de su familia son más vulnerables.
  • Las personas mayores y otros neoyorquinos que pueden ser extremadamente sensibles al calor sofocante, deben comunicarse con amigos, vecinos o familiares por lo menos dos veces al día durante una ola de calor o una advertencia vigente de calor extremo.
  • Es importante beber líquidos -en especial agua- incluso si no siente sed. Evite las bebidas que contienen alcohol, cafeína o grandes cantidades de azúcar.
  • Use ropa ligera y holgada, de color claro y que cubra la mayor cantidad de piel posible.
  • Nunca deje solos en el interior de un vehículo a niños, mascotas y personas vulnerables.
  • Evite la actividad vigorosa, especialmente durante las horas pico del sol, entre las 11:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde.
  • Si tiene que hacer una actividad física, es mejor que la realice en las horas más frescas, entre las 4:00 y las 7:00 de la mañana.
  • Duchas o baños de agua fría pueden ser muy refrescantes, pero evite cambios bruscos de temperatura.
  • Nunca tome una ducha fría inmediatamente después de una prolongada exposición al sol. Los cambios extremos de temperatura pueden hacer que se enferme y sufra náuseas o mareos.
Contáctanos