Acusan a “Las Figueroa” de asesinar al bebé de Marlén Ochoa

Fiscalía añade cargos adicionales por la muerte del pequeño Yovanny.

CHICAGO- La fiscalía del Condado Cook, añadió cargos de asesinato a las presuntas asesinas de Marlén Ochoa, por la muerte de su bebé quien le fue cortado de su vientre en abril.

Clarisa Figueroa, de 46 años, y su hija, Desiree Figuero de 26, fueron acusadas formalmente el jueves por el asesinato de Yovanny López.

El bebé murió el 14 de junio después de que pasó varias semanas hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos en el Centro Médico Christ en Oak Lawn.

Durante una audiencia en corte el jueves en relación a estos nuevos cargos, un juez le negó el derecho a fianza a ambas madre e hija. 

En una declaración al respecto Yovany Lopéz, el esposo de Marlén y padre del bebé dijo:

"Estamos agradecidos de que se hayan presentado cargos contra estas asesinas. Entendemos que las pruebas respaldan el hecho de que tanto la madre como la hija causaron la muerte de mi hijo tras sufrir las lesiones que le infligieron estas mujeres". 

“Tenemos fe en el sistema y en que se hará justicia y pedimos que se le niegue el derecho a fianza. Como familia, continuamos sufriendo nuestra gran pérdida. Nunca habrá un día en que no estemos sufriendo por mi esposa Marlén y mi hijo Yovany. "

En junio, Clarisa Figueroa, su novio Piotr Bobak y su hija Desirée, se declararon no culpables de los cargos por la muerte de la joven madre. 

En ese momento su familia esperaba por que también se le formulasen cargos por la muerte de su bebé Yovanny, en adición a los que ya pesan en su contra por presuntamente haberle cortado su vientre para sacar al niño.

El médico forense calificó la causa de muerte del pequeño como un homicidio ya que la causa habría sido la falta de oxígeno y sangre en su cerebro por la forma en que fue sacado.

Fiscales dijeron en mayo pasado que Clarisa Figueroa, de 46 años, y su hija, Desirée, de 24, presuntamente planearon la muerte de Marlén Ochoa, de 19 años, durante semanas antes de engañarla para que fuera hasta su casa por medio de un grupo de Facebook.

Todo comenzó cuando Clarisa Figueroa dijo que estaba embarazada a fines de 2018, unos meses después de la muerte de su hijo de 20 años.

En febrero, y de acuerdo a los fiscales, la mujer comenzó a publicar en un grupo de Facebook llamado "Help a Mother Out", que tenía una cuna y otros artículos para bebés disponibles. Eventualmente Clarisa le ofreció darle a Ochoa ropa nueva para su bebé quien se suponía que naciera este mayo.

Según las autoridades, Ochoa visitó por primera vez la casa de Figueroa en la cuadra 4100 de la calle 77 Place, el pasado 1 de abril y una vez allí, Clarisa Figueroa supuestamente le dijo a su hija que necesitaba matarla.

En ese momento el novio de Clarisa Figueroa amenazó con llamar a la policía, soltaron a Ochoa y le dijeron que todo era una broma, dijeron los fiscales.

Cuando Ochoa regresó a la casa semanas después para buscar la ropa de bebé y un cochecito, los fiscales alegan que la madre y la hija pusieron música en la casa y fueron a la cocina, en donde hablaron sobre cómo iban a estrangularla y cortarle el bebé del vientre.

Fue entonces cuando los fiscales dijeron que Desirée Figueroa distrajo a Ochoa con un álbum de fotos de su difunto hermano, mientras que Clarisa enrollaba un cable por su cuello.

El fiscal asistente estatal, James Murphy, le dijo a la jueza del Condado de Cook, Susana Ortiz, en la primera audiencia del caso, que en ese momento Marlen logró poner sus dedos bajo el cable que rodeaba su cuello y que la mujer que la estranguló, Clarisa Figueroa, le gritó a su hija:” ¡No estás haciendo tu trabajo!

Lo que incitó a Desirée a quitarle los dedos de Ochoa del cable, uno por uno, lo que le permitió apretarle el cuello hasta asfixiarla, dijo Murphy.

Ochoa fue estrangulada por cuatro o cinco minutos mientras que ambas madre e hija decían “tiene que estar muerta", dijeron los fiscales, citando una confesión de Desirée. 

Clarisa Figueroa supuestamente le dijo a su hija que comprara una manta, una bolsa de basura y un cuchillo de carnicero, que usó para cortar el abdomen de Ochoa y extraer el bebé, la placenta y el cordón umbilical, según los fiscales.

El bebé, la placenta y el cordón umbilical fueron envueltos en una manta antes de que el cuerpo de Ochoa fuera colocado dentro de una bolsa plástica y dejado en un contenedor de basura por la casa, dijeron los fiscales.

Clarisa Figueroa luego llamó al 911 y dijo que había dado a luz y que el bebé no respiraba, según los fiscales. Tanto ella como el bebé fueron trasladados al hospital Advocate para recibir tratamiento, donde el personal del hospital dijo a las autoridades que su cuerpo no mostraba signos de haber dado a luz.

Contáctanos