Ultimo adiós a la Sra. Maggie Daley

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    Cientos de personas se congregan al oeste de Chicago este lunes para despedir a la ex primera dama de la Ciudad, la Sra. Maggie Daley.

    La ex primera dama de Chicago perdió una batalla de nueve años contra el cáncer de mama el pasado jueves, Día de Acción de Gracias, a la edad de 68 años.

    La misa y el funeral se lleva a cabo el lunes a las 10:30am en la Iglesia Old St. Pat’s en el 700 W. Adams. A las 10am dio inicio una procesión, partiendo del Centro Cultural de Chicago, dirigiéndose hacia el oeste por la calle Randolph pasado frente al Ayuntamiento, en donde por muchos años trabajó, su esposo Richard Daley. La procesión continuó por Desplaines hasta la iglesia.

    Durante la misa, habrá una lectura por parte de sus hijas Nora y Lally, mientras que su hijo, Patrick, dará un perfil de la familia después de la comunión.

    Los portadores del féretro incluyen a Bill Daley, tres hermanos de la señora Daley y sus dos yernos.

    El sermón será conmovedor, pero también se celebrará la vida de la Sra. Maggie Daley, su labor pública con los niños y las artes, y su valentía para encarar el cáncer de mama.

    La primera dama, Michelle Obama acompañada de el vicepresidente Joe Biden y su esposa Jill Biden llegaron la mañana del lunes a Chicago, así como decenas de dignatarios electos para rendir honor a la señora Daley.

    La FAA puso una restricción temporal de vuelo de 8:30am a 2pm del lunes, para dar acceso VIP a vuelos y aviones privados.

    Las señoras Obama y Biden regresarán a Washington, DC después del funeral.

    Entre los muchos dignatarios presentes en el funeral, se encuentran: el Secretario de Educación, Arne Duncan, el Secretario de Transporte Ray LaHood, ex asesor de la Casa Blanca, Valerie Jarrett y Bill Daley. También, el presidente del Senado de Illinois, John Cullerton así como los senadores Mark Kirk y Dick Durbin.

    El domingo, los cines de la ciudad honraron a la ex primera dama de Chicago, apagando sus luces de marquesina por dos minutos.