Siria

Dramático video: bombazo deja a niña atrapada bajo escombros

Los mortales ataques son parte de una ofensiva del régimen sirio en la guerra civil que consume el país.

Telemundo

BEIRUT, Líbano - Varios ataques aéreos contra un pueblo sirio en manos rebeldes mataron el sábado a siete personas e hirieron a más de una decena en la provincia noroccidental de Idlib, el último bastión insurgente en el país, informaron activistas opositores.

Los ataques son parte de una ofensiva del gobierno en la región.

Los ataques en el pueblo de Saraqeb se produjeron al tiempo que fuerzas del gobierno capturaron otras dos aldeas en el borde sur de la provincia. La ofensiva ya ha forzado a miles de civiles a abandonar sus casas y escapar del área.

Saraqeb y Maaret al-Numan son dos importantes poblados en manos rebeldes en una carretera que conecta Damasco con la ciudad norteña de Alepo. La opositora Defensa Civil Siria dijo que ambos pueblos están prácticamente vacíos tras la huida de los residentes.

Antes del nuevo brote de violencia hace unas pocas semanas, la ONU reportó que unos 60,000 residentes de Idlib habían sido desplazados por la ofensiva del gobierno.

El jueves en Mardikh, un poblado al sureste de Idlib, un grupo conocido como los "Cascos Blancos" rescataron a una niña atrapada bajo los escombros de un edificio tras un bombazo aéreo supuestamente del gobierno sirio.

En el video se puede ver a la menor diciendo "no puedo", cuando uno de los rescatistas le pidió que tratara de moverse.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Bran Bretaña, dijo que siete civiles murieron y más de 20 fueron heridos en los ataques aéreos del sábado en Saraqeb. Un grupo de activistas llamado Saraqeb Ahora reportó una cifra similar de muertos.

Desde el desplome hace unas semanas del cese del fuego impuesto al final de agosto, el gobierno ha estado atacando para despejar el acceso a la carretera entre Damasco y Alepo. Los soldados sirios han estado avanzando hacia Maaaret al-Numan, al norte, en días recientes.

Idlib, que está dominada por milicianos vinculados con Al Qaeda, es el hogar de 3 millones de personas y la ONU ha advertido del riesgo de una catástrofe humanitaria en la frontera con Turquía.

Contáctanos