Jefe de la policía de Chicago, Eddie Johnson anuncia jubilación

Eddie Johnson deja su puesto después de más de tres años al mando de la policía.

CHICAGO- El superintendente de la policía de Chicago Eddie Johnson anunció el jueves su retiro después de más de tres años en el cargo, uno de los períodos más violentos en la historia de la ciudad y durante la indignación pública por un video que mostraba a un policía dando 16 disparos a un adolescente afroamericano.

Johnson, de 59 años, hizo el anuncio en conferencia de prensa un par de horas después de que el vocero del departamento, Anthony Guglielmi, confirmara los rumores de su dimisión. La alcaldesa Lori Lighfoot dijo que Johnson acordó quedarse hasta finalizar el año.

“Éste es mi hogar y es el único hogar que he conocido”, dijo Johnson durante la conferencia.

Previo a la rueda de prensa, el portavoz de la agencia, Anthony Guglielmi dijo que Johnson es un “verdadero hijo de Chicago que creció en vivienda pública y fue a escuelas públicas para convertirse en uno de nuestros funcionarios públicos más dedicados”.

El Chicago Tribune fue el primero en reportar la noticia de su retiro el pasado martes, un día después de que Johnson dijera públicamente que estaba considerando dejar el cargo en el que ha fungido durante más de tres años y el departamento en el que ha laborado por más de tres décadas. 

Durante una audiencia sobre el presupuesto en la alcaldía, Johnson les dijo a los reporteros que su decisión no tiene que ver con una investigación sobre un reciente incidente en el que fue hallado dormido al volante de su auto.

"El ex alcalde Rahm Emanuel lo dijo mejor, 'estos trabajos son una oportunidad única, pero no son para toda la vida'", señaló Johnson.

Johnson dijo que había empezado a contemplar la jubilación el mes pasado cuando estuvo en Londres para asistir el partido de los Chicago Bears contra los Raiders de Oakland.

Indicó que ese viaje había sido la primera vacación desde que asumió el cargo de superintendente. También dijo que “le hizo darse cuenta del sacrificio que había hecho por su puesto".

"He contemplado la jubilación desde hace tiempo", Johnson admitió. "El viaje a Londres me hizo darme cuenta de todo lo que he hecho por la ciudad y de las cosas de que he privado a mi familia”.

Johnson ha estado bajo la lupa por un incidente ocurrido en octubre cuando fue hallado dormido en su vehículo. Le dijo a la alcaldesa Lori Lightfoot que se había "tomado un par de tragos" antes del incidente, pero la policía no le administró una prueba de sobriedad cuando lo descubrió en su vehículo.

A raíz de este incidente, se inició una investigación a petición de Johnson, pero la policía ha declinado hacer comentarios sobre el resultado de la pesquisa.

Por otra parte, el presidente Donald Trump ha criticado públicamente a Johnson varias veces luego de que este último declinara asistir la semana pasada a un discurso del mandatario durante una conferencia de jefes de policía en Chicago.

"Este es un hombre que no se molestó en asistir a una reunión de jefes de policía, la gente más respetada del país, en su lugar de origen y con el presidente de Estados Unidos”, dijo Trump. “¿Y saben por qué? Porque no está haciendo su trabajo".

Trump calificó la violencia en Chicago como "vergonzante para nosotros como nación". Y añadió que "todo el mundo habla sobre Chicago. Afganistán es un lugar seguro en comparación". 

En respuesta, Johnson dijo que “la narrativa nacional de que arde Chicago es simplemente falsa".

"Los hechos importan", dijo subrayando tres años seguidos de "una reducción de dos dígitos en el crimen y señalando que hay 17 vecindarios en la ciudad que son más seguros que Manhattan y Los Ángeles".

Johnson, nativo de Chicago, ha ocupado casi todos los puestos en sus más de tres décadas en la fuerza. Fue nombrado superintendente en 2016 por el entonces alcalde Rahm Emanuel, quien despidió al superintendente Garry McCarthy después de que se difundiera el video del agente Jason Van Dyke baleando a muerte a Laquan McDonald.

Contáctanos