Chicago

Revelan horrendos detalles de masacre familiar en Chicago

Fiscales narran los momentos finales antes del asesinato de una familia mexicana en Gage Park.

Nota el lector: Algunos detalles sobre esta historia pueden ser perturbadores y difíciles de leer. Le recomendamos tener discreción.

En los momentos finales antes de que una familia mexicana de seis fuera masacrada dentro de una casa de ladrillo en el vecindario de Gage Park al suroeste de Chicago, estos cenaron y compartieron con sus presuntos asesinos.

Durante una audiencia el viernes en la corte del Condado de Cook, los fiscales revelaron detalles de los horrendos momentos que condujeron a la espantosa matanza de la familia en febrero.

Esta semana las autoridades acusaron de seis cargos de asesinato en primer grado a un pariente de la familia identificado como Diego Uribe Cruz, de 22 años, y a su novia de 19 años identificada como Jafeth Ramos.

En la audiencia un juez le negó el derecho a fianza a ambos luego de que se revelaron impactantes detalles de lo que aconteció minuto a minuto durante ese día dentro de la casa.

La última vez que alguien vio con vida o supo algo sobre la familia Martínez, fue el 2 de febrero a las 6:45 p.m., cuando el señor Noé Martínez de 62 años, regresó a la casa tras comprar tamales y chocolate caliente.

El refrigerador portátil con esos tamales en su interior y unas tazas fueron hallados dos días después junto a su cuerpo dentro de la residencia sobre la cuadra 5700 S. California Ave.

Local

Las últimas historias de Chicago e Illinois. Entérate de las noticias de hoy.

Captan en video presuntos ladrones de correo

El Fire en busca de regularidad y su segunda victoria consecutiva

Esparcidos junto a su cuerpo se encontraban los de su mujer, Rosaura Martínez de 58 años; el de su hijo Noé Martínez de 38; el de su hija María Martínez de 32; y el de sus dos nietos, Alexis Cruz de 10 años y Leonardo Cruz de 13, todos apuñalados, golpeados y uno baleado.

Según el testimonio que dio Ramos a las autoridades, presuntamente su novio Uribe Cruz, el cual es sobrino del ex marido de María Martinez, había ido a la casa de la familia con intenciones de cometer un robo.

Ramos afirmó que Uribe Cruz estaba listo para matar a la familia con el fin de conseguir dinero.

Uribe Cruz le dijo a la policía que “tenía mucha rabia con María Martínez sobre la forma en que trataba a su tío” y según las autoridades este reconoció su participación en los homicidios.

Una vez dentro de la casa, la pareja compartió con la familia y comieron junto a estos.

Poco después, los fiscales dijeron que Uribe Cruz le pidió a María Martínez que subiera al segundo nivel de la casa porque tenía algo de que hablarle.

Los fiscales dijeron que Uribe amenazó a María Martínez con una pistola y que luego de un forcejeo físico, Uribe le disparó varias veces en la cabeza.

Cuando Noé Martínez Jr. escuchó los disparos subió las escaleras y según los fiscales, fue golpeado fuertemente y ahorcado por Uribe Cruz.

Rosaura Martínez también subió al segundo piso y amenazó con llamar a la policía, antes de que fue empujada por la escalera y perdiera el conocimiento.

Luego de esto, los fiscales afirman que la pareja bajó hasta el sótano para hablar con los dos niños.

Uribe Cruz, armado con varios cuchillos de cocina, apuñaló a Rosaura Martínez en varias ocasiones antes de que los niños aceptaran enseñarle a la pareja donde estaba el dinero, dijeron los fiscales.

La pareja entonces se robó el dinero en efectivo, en monedas, joyas, un cochinito con algo de dinero y una consola de videojuegos Xbox 1.

En ese momento fue cuando Ramos alega que Uribe Cruz agarró a Alexis Cruz y lo llevó al sótano, en donde su hermano, Leonardo lo escuchó gritar.

Uribe Cruz apuñaló entonces en el sótano a Alexis Cruz, de 10 años, antes de subir para matar al hermano mayor del muchacho, Leonardo , de 13 años, señalaron los fiscales.

"¡Por favor no! ¡Por favor no lo hagas! Solamente quiero vivir", suplicó Leonardo antes de también ser apuñalado, agregaron los fiscales.

Fue entonces cuando Noé Martínez padre llegó a la casa después de comprar los tamales y el chocolate caliente.

Los fiscales dijeron que Uribe Cruz lo recibió en la puerta, lo agarró y apuñaló mientras que este gritaba y preguntaba: “¿Por qué me vas a matar?, No te debó nada”.

Uribe le robó la billetera y la pareja comenzó a limpiar la sangre y las cerraduras de las puertas antes de huir.

“Ramos dijo que ella hizo esto porque no quería que la policía se llevará a su novio” testimonio que se mencionó durante la audiencia. 

La pareja se deshizó de la pistola, empeñaron las joyas y con el dinero robado compraron pañales y leche para el hijo que tienen.Antes de matar a las víctimas, ellos las visitaban, dijeron las autoridades.

Uribe Cruz fue identificado como el sospechoso de la masacre luego de que rastros de su ADN fue encontrado en la escena y su teléfono celular indicó que estaba en el lugar al momento de los asesinatos, dijo la policía.

Aún no está claro si Uribe o Ramos cuentan con representación legal. 

Fiscales dijeron que durante el robo, Ramos hizo que uno de los niños sostuviera una bolsa con objetos que robó la pareja, porque era demasiado pesada para ella.

La pareja dio declaraciones detalladas sobre los asesinatos, las cuales fueron grabadas, dijeron los fiscales.

Contáctanos