Universida DePaul

Estudiantes de derecho de DePaul crean organización para combatir prejuicios en el campo legal

Women of Color Pre-Law Association (WOCA) es una organización estudiantil que brinda apoyo y recursos para mujeres, personas queer y no binarias de color que estudian derecho en la Universidad DePaul.

Rodolfo Zagal/La DePaulia

Arielle Kallan recuerda lo mal que fue su primera experiencia en el campo de derecho cuando supervisó una sala de audiencias y expuso argumentos delante de un juez. 

“Me dijeron que era agresiva y que tenía una actitud”, dijo Kallan, quien ahora es vicepresidenta del Women of Color Pre-Law Association (WOCA) en la Universidad DePaul. 

Kallan es miembro fundador de WOCA, que tiene como objetivo conectar y elevar a estudiantes con identidades similares que buscan una carrera en derecho, un campo históricamente dominado por hombres blancos.

La organización comunitaria fue fundada el otoño pasado y brinda apoyo y recursos para mujeres, estudiantes no binarios y queer de comunidades típicamente subrepresentadas, interesados en derecho. Kallan, quien es indoamericana y utiliza los pronombres ella/ellos, dijo que sabe cómo es ser la única persona en la sala que “se parece a mí”.

Así que quieren que WOCA sea un espacio donde las mujeres y personas con experiencias similares puedan crear relaciones que les ayuden a desarrollarse con éxito en sus carreras. Eso incluye incitar a los jueces y a sus otros colegas en derecho a abstenerse de usar los pronombres equivocados y a que respeten su trabajo.

“Les damos poder a los jueces en función de cómo permitimos que nos traten”, dijo Kallan. “Entonces, si seguimos usando los pronombres equivocados nosotros mismos, por el bien de los jueces, esto nunca va a cambiar. Y definitivamente esa es una de las partes más difíciles de ser una minoría en este campo, porque siempre hay esa amenaza constante de ‘¿necesito moderar mi comportamiento?'”, dijo Kallan.

También fue importante para Kallan que WOCA abriera sus puertas a estudiantes no binarios, porque habría sido otro espacio excluyente si el club no lo hubiera permitido, dijo.

Local

Las últimas historias de Chicago e Illinois. Entérate de las noticias de hoy.

Captan en video presuntos ladrones de correo

El Fire en busca de regularidad y su segunda victoria consecutiva

WOCA también ayuda a las personas a asegurar financiamiento y a prepararse para el Law School Admission Test (LSAT), el examen de derecho. Y proporciona mentoría al asociar a abogadas que trabajan en la industria en Chicago con miembros de WOCA.

“Les asignamos un miembro específico de WOCA para que tengan a alguien que ya esté en el campo practicando [derecho], alguien a quien puedan admirar para hacer preguntas… así no tienen que descubrirlo por sí mismos”, dijo Magoli García, presidenta de WOCA.

García es una estudiante de último año de ciencias políticas y trabaja en Kulwin Masciopinto & Kulwin LLP. Dijo que el proceso de solicitud a la escuela de derecho, junto con el proceso de pasantías y búsqueda de trabajo, fue difícil porque tuvo que navegar todo sola. 

“Es muy difícil sentirse cómodo en espacios donde no te ves representado. Me sentí aislada porque nadie más a mi alrededor tenía las mismas experiencias al ingresar a este campo”, dijo García.

Muchas mujeres negras y latinas interesadas en derecho no tienen familiares con experiencia en la industria, por lo que tienen que pasar por el proceso tratando de entenderlo todo desde cero, dijo García.

La mayoría también se ve forzada a pagar de su bolsillo por exámenes y para cumplir con otros requisitos, por lo que WOCA proporciona asistencia financiera y recursos para estudiantes de bajos ingresos y de primera generación, como Alejandra Martínez, jefa de personal de la organización. 

Martínez, quien es mexicana-americana, dijo que sus padres nunca tuvieron educación formal y actualmente trabajan en la industria de servicios. Agregó que ella misma completó su FAFSA y las solicitudes a la escuela de derecho, pero que desearía haber tenido orientación durante la escuela.

Las alumnas de derecho dijeron que hay una idea equivocada de que hay abundantes recursos para las estudiantes de comunidades subrepresentadas.

La realidad es que hay pocos o nada. 

“Si hay recursos, hay uno y todos tenemos que luchar por él, y no debería ser así. Deberíamos estar elevando a nuestras comunidades, queriendo apoyarlas, no luchar unas contra otras”, dijo Martínez.

Cuando solicitó a la escuela de derecho, Martínez estaba decidida a ser un recurso para otros miembros de WOCA, compartiendo consejos y su experiencia en su proceso de solicitud.

Estaba decidida a ser el recurso que ella nunca tuvo.

“Eso es de lo que se trata WOCA. De hacer espacio y decirles a las personas que estamos aquí, no nos vamos. Si no quieren hacer espacio para nosotros, vamos a hacer espacio para nosotros mismos”, dijo Martínez.

Contáctanos