Suspenden búsqueda de jet estrellado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MIAMI- La Guardia Costera de Estados Unidos anunció el cese de la búsqueda de la avioneta estadounidense que se estrelló el pasado viernes en el mar Caribe, frente a las costas de Jamaica, con dos ocupantes en su interior. "Después de que la zona de búsqueda haya sido colmada varias veces con un máximo número de recursos, herramientas y esfuerzo de personal, y que las personas en desgracia sigan desaparecidas, se ha tomado la decisión de suspender el caso", señaló en un comunicado el capitán Todd M. Coggeshall. La Guardia Costera se sumó a los esfuerzos de la Fuerza de Defensa jamaiquina (JDF, en inglés) para hallar los restos de la avioneta que a primeras horas del pasado viernes partió de Rochester (Nueva York) con destino a Naples (Florida) en Estados Unidos, pero que finalmente se estrelló a 14 millas de la costa de Jamaica. En la aeronave, una turbohélice Socata TBM-700, viajaban Larry Glazer, el consejero ejecutivo de una inmobiliaria de Rochester (Nueva York), y su esposa Jane Glazer, tal como lo confirmó el viernes el alcalde de Nueva York, Andrew M. Cuomo. Efectivos del Séptimo Distrito de la Guardia Costera, con base en Miami, arribaron el viernes a la escena del siniestro por vía aérea y marítima, y ubicaron varios objetos pequeños flotando sobre el agua, según informó hoy la institución. Los guardacostas dispusieron marcadores y localizadores sobre la zona y junto a efectivos de la JDF desplegaron a lo largo de ese día y el sábado un operativo de búsqueda que abarcó un área de más de 6.000 kilómetros cuadrados, sin éxito alguno. La Guardia Costera suspendió hoy la búsqueda al promediar las 11.00 hora local (15.00 GMT), y será la Fuerza de Defensa de Jamaica la responsable de continuar la búsqueda, según se informó. La Administración Federal de Aviación (FAA) informó el viernes que el piloto de la avioneta siniestrada dejó de contestar las llamadas de radio sobre las 13.00 horas (17.00 GMT), cuando volaba a unos 25.000 pies (8.300 metros) de altitud. La falta de respuesta motivó que dos cazas F-15 del Comando de Defensa Aérea de Norteamérica (NORAD) siguieran a la avioneta, hasta que se adentró en el espacio aéreo cubano. Los cazas estadounidenses vieron al piloto inconsciente y las ventanas congeladas, señal de que la cabina habría perdido presión y oxígeno en pleno vuelo. La avioneta se estrelló al frente a la costa noreste de Jamaica, a unas 14 millas (22 kilómetros) de la localidad costera Puerto Antonio.