Revisión tras incendio en radar

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La Administración Federal de Aviación (FAA) estadounidense anunció que revisará los protocolos de seguridad de sus instalaciones después de que el viernes un empleado prendiera fuego a los equipos de una torre de radar, que ha causado la cancelación de más de 3,500 vuelos en Chicago.

    El director de la agencia, Michael Huerta, indicó que se hará una revisión durante un mes de los planes de contingencia, en caso de cortes inesperados en los principales centros de tráfico aéreo del país y de los protocolos de seguridad en las instalaciones de la FAA.

    La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) investiga el suceso, aún por aclarar, en el que supuestamente Brian Howard, un empleado en el edificio de radares de la localidad de Aurora (Illinois), ubicado fuera del perímetro de los aeropuertos afectados, prendió fuego a los equipos y trató de suicidarse.

    Durante un discurso en la Asociación de Controladores Aéreos, Huerta indicó que el sistema de transporte aéreo es "vital" para la economía estadounidense y "el público confía en que funciona las veinticuatro horas, los siete días a la semana".

    Por eso, subrayó, "quiero asegurarme de que tenemos los planes de contingencia más robustos posible".

    Huerta dijo entender la frustración de los viajeros con los retrasos y cancelaciones de vuelos, pero aseguró que la FAA está haciendo todo lo posible para que el tráfico aéreo recupere la normalidad de forma segura.

    "Quiero estar seguro de que tenemos todas las herramientas para conseguir que nuestro espacio aéreo vuelva a funcionar lo antes posible", declaró.

    La revisión de los planes de emergencia se hará en coordinación con dos sindicatos de controladores aéreos, el National Air Traffic Controllers Association y el Professional Aviation Safety Specialists.

    "Van a revisar nuestros planes para asegurar que estamos preparados tanto para garantizar la seguridad de las aeronaves como la eficiencia del sistema", indicó HuertA.

    La FAA espera que el radar del sistema de control de tránsito aéreo de las instalaciones afectadas esté en funcionamiento el próximo 13 de octubre.

    El fuego detuvo el viernes el tráfico aéreo durante varias horas en los dos principales aeropuertos de Chicago, el O'Hare y el Midway, que ya han recuperado el 80 por ciento de su tráfico aéreo habitual.

    Chicago es un importante centro de conexiones de vuelos nacionales e internacionales.

    Howard permanecerá detenido sin fianza hasta que se formulen cargos formales, según decidió un juez de Chicago.