Expresidenta revive dolor de su tortura

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty

    Santiago de Chile - La expresidenta de Chile Michelle Bachelet volvió junto a su madre, Ángela Jeria, al lugar donde permanecieron detenidas y fueron torturadas tras el golpe que Augusto Pinochet encabezó en 1973 para derrocar al gobierno de Salvador Allende. Bachelet, candidata de la oposición a las presidenciales del próximo noviembre y su madre, participaron el martes en un acto por los 40 años del golpe, celebrado en el Parque de la Paz Villa Grimaldi, como se llama actualmente el antiguo centro de exterminio y tortura, que es administrado por los supervivientes. Durante el acto, en el que se rindió homenaje a los 229 prisioneros asesinados o desaparecidos en ese lugar, Bachelet se vio emocionada y al final dejó un clavel rojo en el Muro de los Nombres. En ese muro, bajo el verso de Mario Benedetti "El olvido está lleno de memoria", están grabados los nombres de los prisioneros ejecutados o desaparecidos en el lugar, denominado "Cuartel Terranova" por la policía secreta de la dictadura y que enfrenta a los primeros cerros de la Cordillera de Los Andes, en el sector santiaguino de Peñalolén. Según datos oficiales, fueron 4,500 los prisioneros políticos que pasaron por la Villa Grimldi entre 1973 y 1977. "Una herida si está sucia y contaminada no se cura", dijo tras el acto a los periodistas Michelle Bachelet, cuyo padre, un general de la Fuerza Aérea que se opuso al golpe de Pinochet, murió en la cárcel en marzo de 1974, a consecuencia de las torturas que sufrió en cautiverio. "Nunca me ha costado estar acá", matizó la exmandataria socialista (2006-2010). "Por supuesto que hay emociones, hay recuerdos que vuelven y uno trata de ubicarse donde estuvo", indicó. "He vuelto hoy también en calidad de sobreviviente de Villa Grimaldi, lo que por un lado trae a la memoria todo lo que vivieron tantos miles de compatriotas, hombres y mujeres, y por lo tanto, como lo hemos señalado en estos últimos días, la necesidad de seguir avanzando en un reencuentro que sólo es posible sobre la base de la verdad y la justicia", añadió. "También venir a Villa Grimaldi, a este Parque de la Paz, tiene el sentido de lo que los familiares (de las víctimas) esperamos poder construir un país que sea capaz de avanzar de manera más justa, igualitaria y en paz. Pero también, como se ha dicho, eso sólo es posible sobre la base de avanzar en la verdad, la justicia, reparación y en un compromiso por un nunca más", concluyó.