Pagarán millones a presas esposadas durante el parto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NBC Chicago

    El Condado de Cook el miércoles acordó pagar más de $4 millones para resolver una demanda presentada por mujeres que dijeron que fueron esposadas de manos y pies al momento de dar a luz, mientras eran presas de la cárcel del condado. Ochenta reclusas afirmaron que fueron tratadas de tal manera, cuando parieron en la Cárcel del Condado de Cook entre diciembre del 2006 y febrero del 2011, a pesar de que Illinois prohibió dicha práctica en 1999. De acuerdo con un abogado, las mujeres que iniciaron la labor de parto dentro de la cárcel, fueron esposadas y esposadas a la camilla mientras eran trasladadas de la cárcel al Hospital Stroger, y permanecieron encadenadas de un brazo y una pierna hasta el momento en que era visible la cabeza del bebé. Tan pronto como nacían los bebes, funcionarios de la cárcel esposaban las manos y los pies, asegurando a las nuevas madres a sus camas de hospital. "Pasar por un parto con los brazos esposados hacia abajo, mis pies con grilletes, fue muy duro porque no podía moverme", dijo Cora Fletcher, una de las demandantes. Latiana Walton dio un testimonio más emocional. "No puedo hablar lo que fue de dar a luz a mi segundo hijo, porque fue tan degradante. Me trataron como si yo no fuera un ser humano", dijo. La Junta del Condado de Cook dio la aprobación preliminar para un acuerdo de $4.1 millones, que se repartirán entre las 80 demandantes. La juez federal, Amy St. Eve, aceptó el acuerdo el martes. Se asignarán entre $5,000 a $45,000 a cada mujer. Parte del dinero también se pondrá en un fondo para proporcionar asesoramiento a las madres. La oficina del alguacil,Tom Dart, dijo previamente que era necesario esposar a las mujeres durante el parto debido a un caso en 1998, en el que una mujer saltó por una ventana del hospital y murió. Bajo los términos del acuerdo al que se llegó el martes, no hubo reconocimiento de que se hubiera actuado mal. En un comunicado publicado el martes, el portavoz Frank Bilecki dijo que el alguacil "prohíbe estrictamente el uso de restricciones de seguridad en mujeres embarazadas en custodia" a menos que existan "circunstancias inusuales". Bilecki dijo que el acuerdo era "una forma eficaz de poner fin a esta demanda y evitar costos adicionales a los contribuyentes".