Oleada de incendios afecta a 18 estados

Al menos hay 95 incendios activos que han calcinado miles de hectáreas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensión en Puerto Rico tras inicio del residenciamiento
    EFE
    Incendio en las montañas del municipio de Alto Lucero, en el estado de Veracruz.

    Noventa y cinco incendios forestales de diferente magnitud se encuentran activos en 18 estados de México, obligando a las autoridades a enfrentar las llamas mediante unas brigadas que no cesan de trabajar. 

    Según datos oficiales, a nivel nacional se calcula que hay 2,538 incendios en lo que va de año, con 3,465 elementos de los tres niveles de gobierno desplegados y trabajando para extinguir el fuego. 

    Los esfuerzos para acabar con los incendios vienen luego de que a inicios de este mes la Comisión Nacional Forestal (Conafor) reportara que de enero a abril de 2019 tenía registrados 2,097 incendios, que han calcinado ya hasta 43,088 hectáreas. 

    La cifra es alarmante, aunque menor a la del pasado año. 

    Según la Conafor, en el mismo periodo del año pasado se registraron 3,317 incendios y 68,231 hectáreas afectadas. 

    Según la organización Protectora de Bosques (Probosque), las entidades con mayor número de incendios son el Estado de México, Ciudad de México, Puebla y Michoacán, no así lo estados con más superficie afectada. 

    Pues lo mayores incendios han tenido lugar en Puebla, Guerrero, Oaxaca y Chiapas. 

    En el Estado de México, colindante a la capital, se han registrado 765 incendios forestales en el primer trimestre del año, que han afectado 3,368 hectáreas. 

    Le sigue Ciudad de México con 958.41 hectáreas afectadas; Michoacán, con 713.31; Morelos, con 517.32 y Querétaro con 139.92 hectáreas dañadas. 

    En Veracruz, una incendio que inició la mañana del lunes en el paraje La Pedrera-Cerro Roca de Oro, en el municipio de Alto Lucero, consumió 800 hectáreas de selva caducifolia al escaparse del control de las autoridades. 

    Durante una visita al sureño estado de Oaxaca, Efe constató distintas acciones para apaciguar las llamas que lleva a cabo el personal de la Conafor. 

    Desde los helicópteros son claramente visibles varias columnas de humo sobre el cielo, atravesando algunas nubes. 

    También se perciben cuerpos de fuego que avanzan por algunas montañosas y repletas de bosque, arrasando lo que encuentran a su paso. 

    El suplente legal de la Conafor en Oaxaca, Oscar Mejía, precisa que en el estado suman ya 111 incendios con 6,616 hectáreas afectadas. 

    "Lo que nos coloca en el registro en cuanto a número de incendios en el séptimo lugar en la tabla nacional, y en tercer lugar en cuanto a superficie afectada", puntualiza. 

    La principal causa que origina estos incendios es la actividad humana, con algunas excepciones como el incendio acontecido en la sierra norte de Oaxaca, que se generó a partir de un rayo. 

    El resto "han sido provocados por fumadores, por quema de áreas agrarias", continúa Mejía. 

    Protección Civil comparte esta afirmación atribuyendo al descuido humano 9 de cada 10 incendios.

    En 2018 se produjeron 7,000 incendios forestales, de los cuales un 10% fueron generados por colillas de cigarro en pastizal o bosque. 

    Otra de las causas son las quemas agrícolas que hacen los agricultores, así como fogatas y asadores. 

    Asimismo, Mejía señala que en "abril y mayo es cuando las comunidades de Oaxaca que están en la montaña, en el uso tradicional del fuego agropecuario para cultivo de sus alimentos básicos hacen la quema en estos días previo a la temporada de lluvia". 

    En concreto esa actividad provocó el domingo dos incendios que afortunadamente "fueron controlados y liquidados". 

    De acuerdo con información de la Conafor, la temporada crítica de incendios se intensifica durante los meses de marzo, abril y mayo para las regiones del sureste, centro, occidente, norte y noreste del país. 

    Hacia mitad de mayo y principios de junio comienza la temporada de lluvias que viene a disminuir las posibilidades de peligro de incendio. 

    Esto debido al estiaje, la baja humedad en el ambiente y las altas concentraciones de material vegetal seco que sirve como combustible.