Hijos del "Chapo" niegan ataque a militares

El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, calificó el ataque de cobarde.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensión en Puerto Rico tras inicio del residenciamiento
    Secretaría de la Defensa Nacional
    Los militares que murieron en una emboscada, el viernes, en Sinaloa, recibieron honores.

    Iván y Alfredo Guzmán, hijos de Joaquín "El Chapo" Guzmán, respondieron el sábado a señalamientos de la Secretaría de la Defensa Nacional que los vinculan con una embocada a un convoy militar, que mató a seis soldados y dejó heridos a otros 10.

    A través de José Refugio Rodríguez, coordinador de abogados del "Chapo" Guzmán, los hijos del capo del Cártel de Sinaloa se deslindaron del hecho ocurrido la madrugada del viernes y  pidieron una investigación objetiva. 

    "Ni cuando detuvieron a mi papá pensamos en un ataque así", dice parte del mensaje que el periodista Ciro Gómez Leyva reprodujo en su cuenta de Twitter.

    Los hijos del "Chapo" Guzmán, quienes al parecer fueron secuestrados recientemente en Puerto Vallarta, Jalisco, tajantemente se deslindaron de la emboscada.

    La emboscada ocurrió cuando militares trasladaban a un detenido, Julio Ortiz Vega, quien estaba herido, desde la Sierra de Badiraguato, tierra natal del "Chapo".

    Ortiz Vega "El Kevin" fue llevado por el grupo armado que realizó el ataque, en el que utilizaron armas sofisticadas y potentes, aseguró el general Alfonso Duarte, comandante de la Tercera Región Militar, donde se ubica Sinaloa.

    "No tenemos la certeza de estos grupos, pero es muy probable que sean de los hijos de 'El Chapo'", dijo Duarte en una rueda de prensa conjunta con el gobernador de Sinaloa, Mario López.

    Mientras, el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, presidió un homenaje en honor a los elementos caídos en uno de los accesos a Culiacán, la capital de Sinaloa. 

    "Este artero y cobarde ataque no es solo una afrenta al Ejército, es también una afrenta a la naturaleza humana", dijo Cienfuegos. 

    El general admitió que sentía una profunda indignación por el homicidio y las lesiones contra los soldados y un paramédico adscrito a la Cruz Roja.

    "Que las organizaciones criminales sepan que no descansaremos hasta que sean juzgadas por sus delitos con todo el rigor de la ley", advirtió.