Persecución policial en La Villita termina en arresto y choque

La policía cree que el arresto podría guardar relación con el asesinato de un enfermero.

CHICAGO — Un joven de 19 años enfrenta cargos luego de que la policía protagonizó una persecución de un Jeep la noche del viernes y que se cree podría estar relacionada al asesinato a tiros de un enfermero hispano en La Villita. 

Armando López, fue acusado de un cargo grave por huir de la policía y otros delitos menores por conducir con una licencia revocada, luego de que fue aprehendido junto a otra persona en la breve persecución que inició en South Sawyer Ave. en La Villita y acabó en el vecindario de Chatman. 

Luego de que ambos detenidos fueran interrogados en relación al caso del asesinato del enfermero Frank Aguilar de 32 años, la policía no le formuló cargos a López por el tiroteo y también dejaron en libertad a la otra persona que le acompañaba. 

Este lunes la investigación y búsqueda de los responsables de quitarle la vida al enfermero sigue activa, dijo la policía. 

Lo único que se sabe del caso es que Aguilar caminaba el martes 12 de noviembre cerca de la calle 32 y Hamlin Ave. a eso de las 11:30 p.m. cuando desde una camioneta SUV color gris alguien comenzó a disparar.

Aguilar recibió una herida de bala en el pecho y fue llevado al hospital Mount Sinai en donde sucumbió a sus heridas, dijeron las autoridades.

Según su madre Elvira Aguilar, su hijo tenía grandes planes, estaba de novio, se había graduado con honores de la secundaria, sirvió a su país al enlistarse como soldado Marine en el ejército y luego se graduó como enfermero.

Pero esa noche todos sus planes terminaron abruptamente.

“Aparentemente fueron cuatro balazos, él venía con sus bolsitas para lavar y su comida para que le hicieran eso", dijo su afligida madre.

Su cuñado, Joshua Alcázar explicó que Frank Aguilar durante el incidente, se cayó al piso, “y cuando cayó al piso él mismo le marcó a la policía para decirle lo que estaba ocurriendo, su sobrino llegó y lo encontró en el piso y salió para avisarle a su hermana”.

La familia asegura que Frank, no tenía ningún tipo de afiliación con pandillas, que caminaba de regreso a la casa de lavar ropa y al momento del tiroteo llevaba su uniforme de enfermero.

“Nunca pensamos que nos iba a pasar a nosotros”, dijo su hermana Raquel Aguilar.

“Nosotros somos del barrio, crecimos en este barrio, él fue aquí a la escuela… fue un muchacho que nos hizo muy orgullosos”.

Ante la noticia, el hospital Misericordia, en donde Aguilar recién había sido contratado, emitió un comunicado y dijeron:

"Era un joven maravilloso. A todos les gustaba trabajar junto a él. Era amable y compasivo. Lo vamos a extrañar profundamente".

Fuentes policiales indicaron que la investigación continúa activa y que por ahora no hay personas detenidas relacionadas a este asesinato.

Contáctanos