Aficionados en Chicago reaccionan ante la histórica semifinal