obesidad infantil

Expertos y residentes analizan nuevas pautas para el tratamiento de la obesidad infantil

Las nuevas pautas publicadas esta semana por la Academia Nacional de Pediatría señalan que los adolescentes de 13 años o más con obesidad severa deben ser evaluados para cirugía.

Después de luchar con el aumento de peso en su adolescencia, Alejandra Hernández tenía 17 años en marzo de 2019 cuando se sometió a una forma de procedimiento bariátrico conocida como cirugía de manga gástrica.

“Desde que me operaron, mucha gente me preguntó, '¿la recomiendas?' Y digo 'Sí, lo recomiendo'”, dijo Hernández.

Ahora, con 21 años y en la escuela de enfermería, Hernández dice que no ha tomado medicamentos para la prediabetes desde su cirugía y que no ha necesitado un inhalador para el asma en años.

“Hasta el día de hoy, estoy muy agradecida. Pienso en cómo es mi vida diaria y cómo sería la vida si no lo hiciera”, dijo Hernández.

Las nuevas pautas publicadas esta semana por la Academia Nacional de Pediatría señalan que los adolescentes de 13 años o más con obesidad severa deben ser evaluados para cirugía.

También indican que los medicamentos para bajar de peso son apropiados para niños mayores de 12 años.

“No estamos hablando de dar medicamentos cuando entras por la puerta por primera vez. Definitivamente hacemos muchas otras cosas incluso antes de comenzar a tener esas conversaciones”, dijo el Dr. Jeremy Daigle, pediatra y director del programa Healthy Active Living en el Hospital Infantil Advocate Children’s.

Daigle senaló que los cambios en el estilo de vida siempre son lo primero, pero las pautas ahora reflejan las últimas investigaciones.

La Dra. Caren Mangarelli es profesora asistente de pediatría en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. Dijo que es posible que los niños que comienzan a tomar medicamentos para bajar de peso necesiten tomarlos por el resto de su vida, pero indicó que tal medida aún sería médicamente prudente.

“No lo cuestionaría si un niño desarrollara presión arterial alta o si tuviera un trastorno convulsivo”, dijo. “Siento que la comunidad médica en su conjunto está comenzando a reconocer la obesidad como una enfermedad crónica. Como toda enfermedad crónica, hay medicamentos disponibles, pero hay un problema de acceso”.

Mangarelli señaló que esas limitaciones se deben a la cobertura irregular de los seguros que cubren medicamentos y a factores socioeconómicos, y espera que la nueva guía ayude a impulsar cambios.

“No están cubiertos por la mayoría de los planes de seguro, ni siquiera por los planes de seguro privados”, dijo. “Sabemos que la obesidad afecta de manera desproporcionada a los pacientes con niveles socioeconómicos más bajos. Realmente necesitan estar disponibles para todos los pacientes".

Contáctanos