local

El Día de la Madre un día agridulce para los inmigrantes procedentes de Texas

mayo 10 dia de la madre

“Me da tristeza, ganas de llorar, yo quisiera abrazarlo y besarlo”.

Ese es el dolor que siente esta madre de origen venezolano que hoy en el Día de la Madre recordó con nostalgia el día que decidió emprender su viaje hacia Estados Unidos dejando a sus hijos en su país natal.

“Fue duro decirle a mi hijo que estaba chiquito que me voy por el futuro de ustedes y no poderlos traerlos”, dijo Jessica Josefina, una madre inmigrante.

Jessica hace parte de los cientos de madres inmigrantes que han sido enviadas desde Texas y que luego de dormir por varios días en las estaciones de policías en Chicago, ahora se encuentran en un edificio gracias al apoyo de voluntarios y líderes locales que abrieron sus puertas para ayudar.

“Pudimos conseguir este lugar gracias a la colaboración de los vecinos”, dijo Byron Sigcho-Lopez, concejal del distrito 25. “Podemos tenerlos en un lugar al menos un poco más digno”.

Están aquí 70 personas, niños y adultos, y que entre ellos mismo se están ayudando para poder sobrevivir.

“Estoy haciendo una limpieza aquí para que no estén durmiendo en las calles porque es muy peligroso”, dijo Frank Junior Malaver, un inmigrante venezolano.

Local

Las últimas historias de Chicago e Illinois. Entérate de las noticias de hoy.

Portal del Hospital Infantil Lurie regresa a la normalidad tras ciberataque

Cigarras comienzan a aparecer en Chicago

Una de las necesidades más grandes es que los inmigrantes cuando llegan no tienen un lugar donde se puedan duchar, por lo que contratistas voluntarios han donado materiales para que en este caso puedan construir baños y de esa manera tengan una manera más digna de permanecer en la ciudad.

“El dia de hoy tenemos un déficit de 120 mil unidades a lo largo de la ciudad y hay 60 mil personas en la indigencia en la ciudad de Chicago más las personas que están llegando”, dijo Sigcho-Lopez.

Sigcho-Lopez estará realizando un plan para presentarlo a la ciudad que incluye modelos de viviendas asequibles para ayudar a los residentes de Chicago y a los inmigrantes que están llegando.

“Por ejemplo, iglesias vacías que la arquidiócesis está controlando, nosotros creemos que podemos cambiar el propósito”, dijo Sigcho-Lopez.

Y mientras esto ocurre, Jasmin seguirá recordando las palabras que su hijo le dijo antes de partir.

“Mamá yo sé que tú lo vas a lograr. Vas a luchar por nosotros”.

Contáctanos