HOMICIDIO EN TINLEY PARK

Documentos de la corte revelan nuevos detalles horribles en el asesinato de adolescente de Tinley Park

Se ordenó la detención de Mohammed Almaru sin derecho a fianza y no se ha fijado una fecha para el juicio.

Telemundo

Nota: Esta historia contiene nueva información gráfica sobre el asesinato de Mia Maro, de 17 años, que se detalló en un informe judicial publicado el miércoles. Se recomienda encarecidamente la discreción del lector.

TINLEY PARK - Los documentos judiciales arrojaron luz sobre nuevos detalles horribles en el asesinato de la estudiante de Tinley Park de 17 años, Mia Maro, quien fue encontrada muerta dentro de su casa durante el fin de semana.

Las autoridades anunciaron que Mohammed Almaru, de 42 años, fue arrestado y acusado de asesinato en primer grado por la muerte de su hija, y un informe publicado el miércoles muestra los detalles gráficos de lo que condujo al asesinato de la adolescente.

Durante su investigación, la policía descubrió una carta que Mohammed le escribió a su hijo después de que presuntamente golpeara a su hija hasta matarla, así como mensajes de texto enviados por las hermanas del sospechoso que muestran sus frenéticos intentos de contactar a Mia en los días previos al descubrimiento de su cuerpo dentro de una casa de Tinley Park.

La policía dijo que la evidencia física en la escena indica que Mia había sido brutalmente golpeada con un poste de metal y un mazo de goma.

Mohammed fue encontrado acostado junto a su hija fallecida el domingo y se había autoinfligido cortes en las muñecas y la garganta, y había ingerido medicamentos, según la policía. Fue trasladado a un hospital de la zona, donde continúa recibiendo tratamiento.

Randa Almaru y Linda Maro, quienes son las hermanas de Mohammed Almaru, son las principales cuidadoras de Audrey Jorgensen. Jorgenson es la esposa de Almaru y la madre de Maro, y ha requerido atención las 24 horas desde que sufrió una emergencia médica y una lesión cerebral traumática en la primavera de 2019, según el documento judicial.

El 26 de abril, Randa tuvo que salir para una cita y había hecho arreglos con Mia para volver a casa a cuidar de su madre. Se suponía que Mia llegaría a la casa a las 11:30 a.m., pero no lo hizo. Cuando Randa le envió un mensaje de texto, Mia le dijo a su tía que había “chocado por detrás accidentalmente” a alguien mientras conducía el vehículo de Mohammed, y que tenía miedo de que su padre “la fuera a matar”.

En abril, el informe revela que Mia Maro estaba en el último mes de su último año en la preparatoria Victor Andrew y se estaba preparando para asistir a su baile de graduación el viernes.

Maro les dijo a amigos y familiares que le habían dado permiso para asistir al baile y que su padre había elegido el vestido para el evento. Sin embargo, el día antes del baile, Mohammed Almaru le indicó a su hija que había cambiado de opinión y que “no confiaba en ella”, según leyó el documento.

El día del baile de graduación, Linda llegó a la residencia para cuidar de Jorgensen y comenzó a rastrear el teléfono de Mia a través de la función “Buscar mi iPhone” para ver si su sobrina había ido al baile de graduación. El rastreo mostró que el teléfono de Mia salió de Tinley Park en dos ocasiones diferentes, pero no fue a Chicago, donde era el baile de graduación.

Al día siguiente, Linda le envió un mensaje a Mia y no recibió respuesta. Pasó por la casa y observó que las persianas estaban cerradas, y le dijo a la policía que tomó nota de ese hecho ya que Mia generalmente abría las persianas en la casa.

El 1 de mayo, Linda le envió un mensaje de texto a Mia nuevamente y no recibió respuesta, por lo que comenzó a llamar y enviar mensajes de texto a su hermana Randa. Aproximadamente a las 2 p.m., la pareja decidió que Randa intentaría comprarle marihuana a Mohammed para entrar a la casa y ver si Mia estaba bien. Mohammed le comentó a Randa que no le dijera a “nadie que iba a venir” y que ella era la única persona en la que confiaba.

Dos horas después, Mohammed envió un mensaje de texto con una foto a uno de sus hijos que lo mostraba sosteniendo una carta.

En la carta, Mohammed afirmaba que Mia le estaba “ocultando cosas” y que él tenía que sacarle la información a golpes. Admitió haber revisado el teléfono de Mia y dijo que supuestamente “encontró cosas” sobre las que su hija no le había dicho la verdad.

“Perdí la cabeza, perdí el control y le di una paliza, y accidentalmente la golpeé en la cabeza”, dijo en la carta. “Me acosté con ella, estaba inconsciente y me desperté con su cuerpo frío”.

Cuando Randa llegó a la casa el 1 de mayo, Mohammed abrió la puerta y le pidió que se sentara con su esposa para poder “hacer algunos trámites”.

Fue en ese momento que Randa comenzó a escuchar gorgoteos provenientes del dormitorio, y cuando entró en la habitación, encontró a Mia acostada en el piso del dormitorio, donde estaba cubierta con una manta. Mohammed estaba acostado junto a su hija con el brazo sobre su cuerpo, y Randa llamó a la policía en ese momento.

Las autoridades informaron que Mia fue declarada muerta justo antes de las 5 p.m. del domingo. La autopsia reveló que había sufrido múltiples heridas y su muerte fue declarada homicidio.

Había sufrido “hemorragias y sangrados extensos” en el cerebro debido a repetidos golpes en la cabeza, y también había sufrido heridas en los antebrazos, torso, manos, piernas y pies. Se localizó un poste de metal en la cocina, que contenía sangre y cabello, y un mazo de goma en el garaje, dijeron las autoridades.

También se encontraron una lona y cuerdas elásticas en el hogar.

Se ordenó la detención de Mohammed Almaru sin derecho a fianza y no se ha fijado una fecha para el juicio.

Contáctanos