Iglesia Católica

Arquidiócesis de Chicago resuelve caso de abuso sexual por $1.75 millones

El caso se resolvió en junio a través de un proceso de mediación antes de que se presentara una demanda.

163552898

Un caso de abuso sexual contra la Arquidiócesis de Chicago y los Carmelitas, una orden religiosa católica, se resolvió por $1.75 millones, anunciaron el viernes los abogados de la víctima.

El caso fue presentado por una mujer quien afirmó haber sido abusada repetidamente cuando era niña en la década de 1980 por Robert Boley, un sacerdote carmelita que enseñaba en la escuela católica St. Cyril en Woodlawn. La escuela, ubicada en 6423 S. Woodlawn Ave., ha cerrado desde entonces.

“Durante un año escolar, él abusó de ella varias veces en el salón de clases, haciendo que se quedara adentro durante el recreo y agrediéndola sexualmente mientras le decía que era una niña mala, que Dios estaba enojado con ella y que la obligaba a leer la Biblia durante el abuso”, según un comunicado emitido el viernes por Romanucci & Blandin, el bufete de abogados que representó a la mujer.

“Antes de su cargo en la Escuela Católica St. Cyril, el Padre Boley trabajó con niños en la Arquidiócesis de Los Ángeles, donde ha sido acusado de abusar sexualmente de al menos dos niños. Fue trasladado de Los Ángeles a Chicago por la Iglesia sin una explicación documentada”, según el comunicado.

El caso se resolvió en junio a través de un proceso de mediación antes de que se presentara una demanda.

“El dinero está bien, pero quieres ser una persona curada. En este momento de mi vida debería poder tener una relación con un hombre y no desconfiar inmediatamente. Y eso es lo que esto me hizo, me hizo no confiar en los hombres”, dijo la mujer, que no quiso ser identificada, al Chicago Sun-Times.

“Él merece estar en la cárcel”, expresó. La mujer ya no vive en el Medio Oeste, indicaron sus abogados.

Los estatutos de limitaciones, aunque desde entonces se han extendido en Illinois para permitir que las víctimas de abuso tengan más tiempo para presentarse, impidieron los cargos penales contra Boley, según sus abogados.

Cuando se le preguntó sobre el acuerdo, las acusaciones y el paradero de Boley, un portavoz de la Arquidiócesis sostuvo en un correo electrónico: “No comentamos sobre acuerdos, demandas o litigios pendientes”.

La Orden de los Carmelitas, Provincia del Purísimo Corazón de María, con sede en los suburbios de Darien, coloca a Boley en su sitio web como un “miembro contra quien se ha hecho una acusación creíble o pública de abuso sexual infantil” y afirma que fue retirado del ministerio en 2006 y puso en marcha un “Plan de Seguridad”.

Al explicar qué es un “Programa de seguridad”, el sitio web de Carmelite afirma: “Este riguroso programa de prevención de recaídas brinda un tratamiento psicológico apropiado diseñado por profesionales específicamente para los delincuentes y conlleva monitoreo y supervisión por el resto de la vida del miembro”.

Susan Overbey, una abogada que representa a los Carmelitas, dijo que el grupo no comenta sobre acuerdos o litigios.

Overbey compartió una declaración de los Carmelitas que decía, en parte: “Oramos por la curación de todos los sobrevivientes de abuso sexual por parte del clero y alentamos a los que fueron abusados ​​a que se presenten”.

Overbey se negó a comentar sobre el paradero o el estado de Boley como sacerdote.

Los abogados de la mujer alegaron que los líderes de la iglesia sabían o deberían haber sabido que Boley era un depredador sexual y no estaba en condiciones de supervisar a los niños antes de ser transferido a la Arquidiócesis de Chicago.

“Nuestra clienta soportó abusos indescriptibles cuando era niña a manos de alguien a quien le enseñaron a obedecer, confiar y respetar. El abuso tuvo un impacto devastador en nuestra clienta y cambió negativamente la trayectoria de su vida. Después de participar en largas discusiones, apreciamos que los Carmelitas y la Arquidiócesis de Chicago reconocieran el daño físico, psicológico y espiritual causado y estuvieran dispuestos a ser parte del proceso de curación”, declararon los abogados que representan a la víctima.

Según un informe publicado en 2019 por el abogado Jeff Anderson, con sede en Minnesota, que nombró a sacerdotes acusados ​​de abuso sexual, la Arquidiócesis de Los Ángeles resolvió una demanda en 2007 alegando abuso por parte de Boley.

En 2018, una investigación realizada por la entonces fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, encontró a 690 sacerdotes acusados ​​de abuso en Illinois, y los funcionarios católicos identificaron solo a 185 de ellos con acusaciones creíbles en su contra.

Derechos de autor CHIST - SunTimes
Contáctanos