Inmigración

Inmigración

AP: Patrulla Fronteriza enfocada en hispanos tras asilo

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP: Patrulla Fronteriza enfocada en hispanos tras asilo

    El Gobierno de Trump habría ordenado nuevas medidas desde el pasado viernes. (Publicado jueves 7 de marzo de 2019)

    SAN DIEGO – Los agentes de la Patrulla Fronteriza recibieron una instrucción explícita de enfocarse en inmigrantes hispanohablantes y de América Latina para desarrollar el programa de la administración del presidente Trump que requiere que los solicitantes de asilo político tengan que esperar en México.

    Así lo señalan documentos a los que tuvo acceso The Associated Press que aseguran que la principal prioridad es abordar el creciente número de centroamericanos que llegan al país.

    La administración Trump lanzó el programa a fines de enero en lo que marca un cambio drástico en la forma como Estados Unidos maneja los casos de inmigrantes que buscan asilo y huyen de la persecución en su país de origen.

    El programa se aplicó inicialmente solo a aquellos que se entregaron en los cruces fronterizos oficiales. Sin embargo, un memorando de un jefe de división del sector de San Diego de la Patrulla Fronteriza dice que este fue expandido el pasado viernes para incluir a personas que cruzan la frontera de forma ilegal.

    La guía incluye instrucciones sobre varios grupos de inmigrantes que no deben enviarse de regreso a México y, en cambio, deben pasar por el proceso de asilo tradicional en el sistema de tribunales de inmigración de los EE. UU.

    Estos incluyen mujeres embarazadas, migrantes LGBT y personas que sufren problemas médicos.

    Las autoridades dijeron anteriormente que los solicitantes de asilo mexicanos están excluidos, al igual que los niños que viajan solos.

    Los funcionarios de los Estados Unidos deben verificar si el solicitante de asilo tiene alguna condena por un delito grave y notificar a México, al menos 12 horas antes de que sean devueltos. Los que cruzan ilegalmente deben haber venido como adultos solteros, aunque la administración está en conversaciones con el gobierno mexicano para incluir a las familias.

    El programa se está implementando cuando los arrestos en la frontera se dispararon en febrero a un máximo de 12 años y más de la mitad de los detenidos llegaron como familias, muchos de ellos solicitantes de asilo que generalmente se entregan en lugar de tratar de eludir la captura.

    Guatemala y Honduras han reemplazado a México como los principales países, un cambio notable desde hace solo unos años.

    Las instrucciones dicen que los funcionarios mexicanos insisten en que no más de 20 solicitantes de asilo son devueltos cada día desde San Diego a Tijuana, México, de lunes a sábado, lo que subraya los desafíos que enfrenta EE. UU. al intentar acelerar rápidamente una de sus principales prioridades de control de la frontera y los cambios más significativos en el sistema de inmigración de Estados Unidos de la presidencia de Donald Trump.

    Las autoridades federales dijeron el martes que más de 76,000 fueron detenidos en la frontera con México en febrero, más del doble del mismo período del año pasado.

    Un memorando del martes a los principales funcionarios de la Patrulla Fronteriza en San Diego dijo que la agencia está bajo "presiones para utilizar este programa tanto como podamos".

    Las familias solicitantes de asilo generalmente son liberadas de la custodia de los Estados Unidos de inmediato y se les permite llegar a un acuerdo con familiares o amigos mientras sus casos pasan por los tribunales de inmigración, lo que a menudo lleva años.

    Los críticos dicen que esto equivale a "captura y liberación", que los funcionarios de la administración quieren limitar con el nuevo programa de México.

    En una declaración, el Departamento de Seguridad Nacional describió el programa como "otra herramienta disponible en la ley" para responder a las cifras récord de los migrantes centroamericanos que llegan a la frontera en los últimos meses.

    La agencia dijo que el programa se está llevando a cabo de manera "pensada y deliberada", que protege a los migrantes vulnerables y se realiza en colaboración con el gobierno mexicano.

    Dos funcionarios de los Estados Unidos que no estaban autorizados a discutir la guía interna y hablaron bajo condición de anonimato confirmaron el contenido de los memos obtenidos por la AP.

    Los destinatarios explícitos de hispanohablantes y latinoamericanos no se habían divulgado previamente, aunque algunos críticos dijeron que no era una sorpresa, considerando que los números de arrestos recientes son en su mayoría centroamericanos.

    Judy Rabinovitz, abogada de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, dijo que el criterio "responde a las mismas preocupaciones que teníamos en la prohibición musulmana", en referencia a la prohibición de Trump a los viajeros de varios países predominantemente musulmanes, que finalmente fue confirmada por la Corte Suprema.

    "Sabemos que están tratando de llegar a los solicitantes de asilo de América Central, pero verlo escrito allí de manera tan descarada es tan perturbador", dijo Rabinovitz, cuya organización fue una de las que demandaron a la administración el mes pasado para bloquear la política.

    La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ha hecho de los "Protocolos de protección al migrante" de la administración una prioridad absoluta, trabajando durante meses con sus homólogos mexicanos para sellar las líneas generales de un acuerdo en noviembre.

    Testificando el miércoles en el Congreso, Nielsen dijo que Estados Unidos, trabajando con México, estaba ejerciendo su autoridad para hacer que las personas esperen fuera del país.

    "Todos los solicitantes de asilo tienen la oportunidad de presentar su caso", dijo. "No estamos devolviendo a nadie".

    El esfuerzo ha tenido un comienzo modesto en medio de señales mixtas de funcionarios mexicanos y se ha limitado a San Diego. Tonatiuh Guillen, quien encabeza la agencia de inmigración de México, dijo a la AP que México aceptó a 112 centroamericanos durante las primeras cinco semanas, incluidos 25 niños. Seguridad Nacional ha declinado revelar números.

    Un funcionario de Seguridad Nacional, hablando con los reporteros el viernes en una conferencia telefónica bajo condición de anonimato, dijo que la administración planeaba hacer que el esfuerzo sea exponencial, incluyendo a la gente que cruza ilegalmente.

    El oficial declinó decir cuándo o dónde, pero dijo que era posible que empezara en las próximas semanas.

    El memorando obtenido por AP reveló que se implementó desde ese mismo día.