Arizona

Ejecutan a reo que violó y asesinó a una estudiante universitaria

Se trata de la primera ejecución en Arizona en casi ocho años.

Telemundo

PHOENIX, Arizona – Un preso de Arizona condenado por asesinar a una estudiante universitaria en 1978 fue ejecutado este miércoles mediante una inyección letal. Clarence Dixon, de 66 años, es la primera persona en ser ejecutada en el estado después de una pausa de casi ocho años en el uso de la pena de muerte.

En el último intento por detener la ejecución de Dixon, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la apelación de la defensa. La ejecución se efectuó a las 10 a.m. hora local en la prisión de Florence, Arizona. Fue declarado muerto 10:30 a.m. Antes de ser ejecutado Clarence Dixon pidió que su última comida fuera pollo de KFC, helado de fresa y una botella de agua.

En las últimas semanas, los abogados de Dixon presentaron argumentos ante los tribunales para posponer su ejecución, pero hasta ahora los jueces habían rechazado su argumento de que él no está mentalmente apto para ser ejecutado y no tenía una comprensión racional de por qué el estado quería ejecutarlo.

Dixon rechazó la opción de ser ejecutado por la cámara de gas, un método que no se ha utilizado en EEUU en más de dos décadas, después de que Arizona renovó su cámara de gas a fines de 2020. En cambio, el estado lo con una inyección de pentobarbital.

La pausa del estado en las ejecuciones fue impulsada por una ejecución que los críticos dicen que fue fallida y la dificultad de encontrar drogas para inyección letal.

Los abogados de Clarence Dixon argumentaron que los problemas psicológicos de su cliente le impiden comprender racionalmente por qué el estado quiere acabar con su vida.
Los abogados de Clarence Dixon argumentaron que los problemas psicológicos de su cliente le impiden comprender racionalmente por qué el estado quiere acabar con su vida.

LA VIOLACIÓN Y ASESINATO DE LA ESTUDIANTE DEANA BOWDOIN

Las autoridades han dicho que Deana Bowdoin, de 21 años, que fue encontrada muerta en su apartamento en Tempe, había sido violada, apuñalada y estrangulada con un cinturón.

Dixon, que era estudiante de Arizona State University en ese momento y vivía al otro lado de la calle de Bowdoin, había sido acusado de violar a Bowdoin, pero el cargo se retiró más tarde por motivos de prescripción. Sin embargo, fue condenado por su muerte.

Al argumentar que su cliente no estaba en buenas condiciones mentales, los abogados de Dixon habían argumentado que él creía erróneamente que sería ejecutado porque la policía de la Universidad del Norte de Arizona lo arrestó injustamente en un caso anterior: un ataque en 1985 contra un estudiante de 21 años. Sus abogados admitieron que, de hecho, fue arrestado legalmente por la policía de Flagstaff.

Dixon fue sentenciado a cadena perpetua en ese caso por agresión sexual y otras condenas. Las muestras de ADN tomadas mientras estaba en prisión lo vincularon más tarde con el asesinato de Bowdoin, que en ese momento no se había resuelto.

Los abogados defensores habían dicho que Dixon fue sido diagnosticado con esquizofrenia paranoide en múltiples ocasiones, ha experimentado alucinaciones regularmente durante los últimos 30 años y fue declarado no culpable por demencia en un caso de agresión de 1977 en el que el entonces superior del condado Maricopa emitió el veredicto.

OTRAS EJECUCIONES EN ARIZONA

La última vez que Arizona había usado la pena de muerte fue en julio de 2014, cuando Joseph Wood recibió 15 dosis de una combinación de dos medicamentos durante dos horas. Wood jadeó más de 600 veces antes de morir.

Los estados, incluido Arizona, habían tenido problemas para comprar medicamentos de ejecución en los últimos años después de que las compañías farmacéuticas estadounidenses y europeas comenzaran a bloquear el uso de sus productos en inyecciones letales.

En abril de 2021, el procurador general Mark Brnovich solicitó dos órdenes de ejecución para Dixon y otro preso condenado a muerte, Frank Atwood. La Corte Suprema de Arizona emitió una orden de ejecución para Dixon el 5 de abril y emitió una orden de ejecución para Atwood el 3 de mayo. Dixon se negó a elegir un método de ejecución, por lo que el predeterminado es la inyección letal.

Otro preso condenado a muerte en Arizona, Frank Atwood, está programado para ser ejecutado el 8 de junio por el asesinato de Vicki Lynne Hoskinson, de 8 años, en 1984. Las autoridades dicen que Atwood secuestró a la niña, cuyo cuerpo fue encontrado en el desierto al noroeste de Tucson.

Contáctanos