Ejecutivo de United siente “vergüenza” pero no renunciará

Afirma que se revisarán “profundamente” muchas políticas de la empresa.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Aprende inglés gratis en City Colleges of Chicago
    El ejecutivo, quien afirma que no ha podido contactar a Dao, a pesar de supuestamente haberlo intentado, aseguró que no se volverá a utilizar la fuerza para remover a un pasajero.

    Oscar Muñoz, director ejecutivo de United Airlines, confesó sentir “vergüenza” por el incidente en que oficiales de la ley removieron por la fuerza a un pasajero de uno de sus aviones, pero rechazó que vaya a renunciar ante la indignación global causada tras revelarse un video en el que se observa al Dr. David Dao siendo arrastrado por el pasillo de la nave mientras sangraba por su boca.

    “Sentí vergüenza. Cuando pienso acerca de nuestra empresa y nuestra gente, lo primero que creo es importante decir es pedirle una disculpa al Dr. Dao, a su familia, a los pasajeros en ese vuelo, a nuestros clientes, a nuestros empleados. Eso no es la familia de United y nos vieron en un mal momento. Esto nunca volverá a ocurrir en un vuelo de United Airlines. Esa es mi promesa”, aseguró en una entrevista con la cadena ABC.

    “Vamos a revisar profundamente muchas de nuestras políticas. El uso de oficiales de la ley dentro de un avión tiene que ser observado muy cuidadosamente. Claramente están ahí por seguridad, y queremos asegurarnos de que nos protegen, pero por otras razones es una política que tenemos que revisar”, agregó.

    Muñoz también explicó las razones por las que, opina, ocurrió el incidente.

    “Fue una falla del sistema. No hemos provisto a nuestros supervisores y gerentes con las herramientas apropiadas, procedimientos y políticas que les permitan usar su sentido común. Ellos tienen una gran cantidad de sentido común, y este asunto pudo haberse resuelto con eso. Esa es mi responsabilidad y yo tengo que arreglarlo”, dijo.

    El ejecutivo, quien afirma que no ha podido contactar a Dao, a pesar de supuestamente haberlo intentado, aseguró que no se volverá a utilizar la fuerza para remover a un pasajero que haya abordado un avión, y que se revisará el sistema de incentivos económicos para que los viajeros cedan sus asientos.

    En cuanto a Dao, no le atribuyó ninguna responsabilidad, pues “nadie debe ser tratado de esa manera”. Y aunque ha sido duramente criticado, Muñoz descartó que vaya a renunciar a su posición.

    El pasajero, que se encuentra hospitalizado en un hospital de Chicago, estaba en un vuelo que partiría el domingo de esa ciudad. Según se informó, la línea aérea necesitaba liberar cuatro asientos del vuelo completamente vendido para transportar a miembros de su tripulación, y se ofrecieron hasta $800 en busca de voluntarios.

    Cuando nadie se ofreció, la aerolínea eligió cuatro personas al azar, y al Dao negarse a abandonar la nave, fue removido por la fuerza.