Aumentan peligros en el Río Bravo