Carolina del Sur espera más inundaciones

Carolina del Sur espera más inundaciones

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL

    GEORGETOWN, Carolina del Sur - A lo largo de la costa de Carolina del Sur, los vecinos se preparaban para una segunda ronda de inundaciones conforme los ríos crecidos por días de lluvias devastadoras descendían hacia el Atlántico.

    En Georgetown, una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos, Scott Youngblood colocaba más sacos de tierra el martes ante la puerta de la tienda de muebles Augustus & Carolina en Front Street, una popular calle turístico paralela al río Sampit.

    Cada día desde la tormenta del fin de semana pasado -que provocó inundaciones de más de un pie de agua en la calle- el agua ha llegado a los sacos de tierra con la marea alta.

    Continúa peligro por inundaciones en Carolina del Sur

    Continúa peligro por inundaciones en Carolina del Sur
    La gobernadora de Carolina del Sur pidió prudencia a los residentes, pues aunque paró de llover, las inundaciones y crecidas de los ríos constituyen un peligro en muchas zonas. (Publicado miércoles 7 de octubre de 2015)

    Los vecinos temen que puedan producirse más crecidas en los ríos Black y Waccamaw, citados como preocupantes por la gobernadora, Nikki Haley. Ambos desembocan en el condado de Georgetown.

    Se esperaba que el Waccamaw registrara un máximo de 5 pies el jueves sobre el nivel de crecida en Conway, en el condado de Horry.

    El Black registró un máximo el martes río arriba, a la altura de Kingstree, de unos 10 pies sobre el nivel de crecida, lo que según las autoridades locales batiría un récord.

    Youngblood espera que las cosas no se pongan tan mal como a principios de semana.

    "Esperamos que no tengamos esa combinación de marea y lluvia y eso", dijo. "Teníamos muchísima lluvia, pero lo prioritario que pasamos era la masa de agua que venía desde abajo, burbujeando desde debajo del suelo. Tuvimos bastantes daños".

    Tom y Christine Doran, profesores retirados que se mudaron hace poco a un apartamento frente al río en Georgetown, estaban moviendo sus pertenencias el martes tras cuatro días de luchar contra la lluvia y las mareas.

    "La primera inundación fue el sábado por la tarde y nos mantuvimos a la altura con una bomba de agua, y pensamos 'Lo tenemos controlado''', comentó Tom Doran. "Después empezó a entrar por todas partes. Estaba demasiado alta. Cada tarde con la marea alta se inunda hasta cinco pulgadas".

    Tras sobrevolar las zonas afectadas el martes, Haley dijo que si bien el clima soleado era buena señal, el estado aún debe ser prudente.

    "Vamos a ser extremadamente prudentes. Seguimos esto minuto a minuto", dijo la gobernadora. Podrían necesitarse evacuaciones en la costa por los ríos crecidos por la tormenta, que ha matado a 15 personas en Carolina del Sur y a otras dos en Carolina del Norte.

    Es demasiado pronto para calcular los daños en el estado, dijo Haley, que consiguió rápidamente una declaración de desastre del presidente, Barack Obama, para liberar dinero y recursos.

    Distribuir agua potable era un desafío. Hasta 40,000 viviendas se quedaron sin agua corriente en la zona en torno a Columbia y el alcalde, Steve Benjamin, dijo que probablemente 375,000 clientes tendrían que hervir agua antes de beberla o cocinarla "durante algún tiempo".

    Por su parte, el suministro eléctrico volvía a la normalidad después de que casi 30,000 clientes se quedaran sin electricidad. Reparar carreteras y puentes llevaría más tiempo: unos 200 ingenieros inspeccionaban más de 470 puntos que seguían cerrados el martes, incluidos algunos tramos de la Interestatal 95. Para el martes por la noche, esa cifra había caído a 436, dijo en un comunicado el Departamento de Transportes de Carolina del Sur.

    Para más información de Un Nuevo Día, haz click aquí.