Comité aprueba ordenanza de ventas ambulantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El comité de concesión de licencias del concilio de la ciudad de Chicago aprobó el miércoles una ordenanza que legalizaría la actividad de unos 1,500 vendedores ambulantes en Chicago. 

    La ordenanza ahora pasa al pleno del Concilio Municipal de Chicago para votación el próximo 24 de septiembre. 

    De ser aprobada la ciudad comenzaría a expedir licencias a vendedores ambulantes a finales de noviembre de este año. 

    Victoria parcial para vendedores ambulantes de Chicago

    Victoria parcial para vendedores ambulantes de Chicago
    Pero no todos está a favor de que se legalize la venta de comida y fruta en carritos ambulantes. (Publicado jueves 17 de septiembre de 2015)

    La ordenanza regulará la preparación de la fruta aderezada con sal, limón y chile que ofrecen los ambulantes a su clientela latina, y de otros productos tradicionales como tamales, chicharrones, pupusas y champurrado, que tendrán que ser preparados en cocinas habilitadas.

    Vendedores de fruta denuncian acoso en Rogers Park

    Vendedores de fruta denuncian acoso en Rogers Park
    Exigen legalización de ventas ambulantes en Chicago y dicen en ocasiones son perseguidos por comercios locales del vecindario. (Publicado miércoles 5 de agosto de 2015)

    Según un estudio del Instituto de Política de Illinois, legalizar la venta de carritos de comida ambulantes aumentaría la disponibilidad de alimentos frescos especialmente en vecindarios económicamente rezagados y crearía hasta 6 mil nuevos puestos de trabajo.

    Al igual el estudio también calcula que la ordenaza generaría de $2.1 millones de dólares a $8.5 millones en nuevos ingresos al erario público.

    Todo vendedor que solicite la licencia será sometido a una inspección del Departamento de Salud. 

    Ted Dabroski, del Instituto de Política de Illinois, declaró que los carritos existen en 23 de las 25 ciudades más importantes de Estados Unidos y “no tiene sentido que los prohíban en Chicago”.

    En su opinión, con la ordenanza los dueños de carritos ya no tendrán miedo de la Policía y podrán mejorar su negocio, mientras que la inspección municipal “traerá confianza al consumidor”.