Chicago enfrenta a las redes de “El Chapo”

Chicago enfrenta a las redes de “El Chapo”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL

    Las operaciones de los carteles de la droga en Chicago, especialmente el de Sinaloa bajo el mando de “El Chapo” Guzmán, han dejado una estela de violencia en esa ciudad.

    Mucha gente en Chicago comienza el día dejando flores y oraciones a familiares que cayeron víctimas de balazos.

    "Esto nunca va a parar, por culpa de personas que no tienen qué hacer", dice con tristeza Carlos Suela, pariente de uno de esos difuntos. "Andan lastimando a los seres más queridos de uno".

    La mayoría de los incidentes fatales está vinculada con las pandillas y las drogas, asegura el activista contra la violencia Ceasefire Cicero, Ismael Vargas.

    "Yo quiero tener más control de un área porque eso significa más dinero, más droga y más poder", afirma. "Todos están peleando por ese poder".

    En Chicago, los tiroteos no parecen tener fin.

    Las últimas estadísticas del Departamento de Policía indican que únicamente en junio se reportaron 236 balaceras, de las cuales 48 resultaron en homicidios, un aumento con respecto al año anterior.

    "Todo el tiempo hay una conexión directa entre las organizaciones y las pandillas", dice John de León, abogado criminalista. "Las pandillas que matan a las personas compran la droga de México" y causan destrucción en Chicago.

    Parte del esfuerzo cotidiano de la policía es precisamente desmantelar los grupos organizados que propician la violencia.

    Eso va más allá de decomisar la droga. También recobran armas que, según señalan, si quedaran en la calle serían usadas en los homicidios entre pandillas.

    Vargas comenta que cuando hablan con los pandilleros les hacen caer en cuenta que ellos son peones de personas más poderosas que "viven en su casa, a lo mejor tienen niños bien cuidaditos, pero te mandan a ti a la calle".

    Tanto los activistas como las autoridades alertan que mientras la demanda de droga no cese, la violencia tampoco dará tregua.