Desempleo en la pandemia

Seguro por desempleo: peticiones semanales rebotan a 742,000 y ensombrecen recuperación

Siguen los despidos durante la peor crisis de desempleo en la historia de los Estados Unidos.

Formulario de petición de ayuda por desempleo
SHUTTERSTOCK

WASHINGTON - El número de personas que solicitaron beneficios por desempleo en Estados Unidos subió la semana pasada a 742,000 (desde 709,000 la semana previa), el primer aumento en cinco semanas.

Se trata de un nivel aún alto que revierte la tendencia que por más de un mes había llevado la cifra al nivel más bajo desde marzo y una señal de que el mercado laboral podría estar lejos de recuperarse ante el rebrote de casos de COVID-19 y nuevas restricciones en el país.

No obstante las cifras del Departamento del Trabajo indicaron que a la semana del 7 de noviembre la cantidad de personas aseguradas por más de una semana disminuyó 429,000 hasta 6.3 millones.

La tasa de desempleo de los asegurados, que es un simple cálculo de los que obtienen prestaciones frente al total de la población activa, también siguió descendiendo, hasta el 4.3%. El total de beneficiarios, que tiene dos semanas de atraso, cayó en 841.245 a 20.32 millones, frente a 1.48 millones hace un año.

Eso muestra que más estadounidenses encuentran trabajo y ya no reciben ayuda por desempleo. Pero también indica que muchas personas desempleadas han agotado su ayuda estatal por desempleo, que generalmente expira después de seis meses, y han pasado a un programa federal de beneficios extendidos que dura 13 semanas más.

La cifra de 742,000 fue mucho más alta que los 710,000 que pronosticaban los analistas.

Los mayores ascensos por estado fueron en Louisiana (+32,679), Massachusetts (+9,303), Texas (+4,393) y Virginia (+4,180). Mientras que los mayores descensos en peticiones respecto a la semana previa fueron en Illinois (-20,632), Washington D.C. (9,865), Nueva Jersey (-8,689), Estado de Washington (-8,516) y Florida (-4,716).

Los estados con más cantidad de solicitudes del beneficio fueron: California (158,989), Massachusetts (52,103), Illinois (46,526), Nueva York (43,299), Louisiana (42,724), Texas (38,060), Ohio (24,433), Pensilvania (22,486), y Florida (21,538).

Para ver las cifras por estado mira la página 5 del siguiente reporte:

También prosiguió la migración de trabajadores que han perdido sus beneficios normales y pasan al programa gubernamental de Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA, por sus siglas en inglés). Las reclamaciones por el programa PUA aumentaron en 23,863 a 320,237, mientras que el programa de asistencia de emergencia PUA, cuyos datos se retrasan dos semanas, aumentó en 233,458 a 4.38 millones.

En marzo y abril, cuando estalló la pandemia en los Estados Unidos, decenas de millones de personas solicitaron ayuda por desempleo. Aunque muchos de ellos han sido recontratados o han conseguido nuevos trabajos, los que no han encontrado trabajo comenzaron a agotar sus seis meses de ayuda estatal a principios de septiembre.

La mayoría de ellos luego cambiarían al programa de Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica, que proporciona 13 semanas adicionales. Sin embargo, la Century Foundation estima que 3.5 millones de personas habrán agotado todas esas 13 semanas antes de que termine el año. Para entonces, 950,000 personas más habrán agotado las 39 semanas previstas por el programa PUA.

La modesta recuperación de la economía está cada vez más en riesgo, con infecciones diarias confirmadas recientemente en los Estados Unidos que se han disparado un 80% en las últimas dos semanas a los niveles más altos registrados.

Más estados y ciudades están emitiendo mandatos de uso de mascarillas, limitando el tamaño de las reuniones, restringiendo las reuniones en restaurantes, cerrando gimnasios o reduciendo el horario y la capacidad de bares, tiendas y otros negocios. Al menos 15 estados han reforzado las restricciones a las empresas para tratar de frenar las infecciones.

REPORTE DEL 12 DE NOVIEMBRE

El jueves el Departamento de Trabajo informó que hubo 709,000 nuevas solicitudes del subsidio convencional por desempleo para la semana que concluyó el 7 de noviembre, la cifra más baja desde que comenzó la pandemia de COVID-19.

Los economistas esperaban 740,000 solicitudes iniciales de beneficios por desempleo. La cifra oficial es 48,000 solicitudes menos que la semana previa.

En la semana que concluyó el 31 de octubre, según el Gobierno, había 6.7millones de personas que recibían ese subsidio, una reducción de 436,000 respecto a la semana anterior.

Esto marcó la cuarta semana consecutiva en que el total disminuyó con respecto al período anterior, aunque las reclamaciones permanecen por encima del récord prepandémico de 695,000 en 1982, indicó nuestra cadena hermana CNBC.

Sin embargo, el nivel de quienes aún solicitan el beneficio sigue siendo alto, ya que miles de trabajadores que ven expirar sus beneficios regulares migran al programa de Asistencia por Desempleo Pandémico. Los reclamos iniciales bajo el programa de Asistencia por Desempleo Pandémico totalizaron 298,154 durante la semana, aunque en realidad fue una disminución de 63,805 con respecto a la semana anterior.

Al 24 de octubre, 21.16 millones de estadounidenses estaban recibiendo algún tipo de asistencia, una disminución de 374.79. Hace un año, ese total era de 1.45 millones.

Las peticiones de ayuda bajaron en la mayoría de los estados y territorios, con excepciones notorias como las subidas de California (+5,162), Washington (+10,381) y Massachusetts (+2,799). Para ver las cifras por estado mira la página 5 del siguiente reporte:

REPORTE DEL 5 DE NOVIEMBRE

En un nuevo reporte de la cifra semanal de las solicitudes iniciales de desempleo, el Departamento de Trabajo reportó 751,000 peticiones este jueves , lo cual refleja una cifra casi igual a las personas que solicitaron la ayuda federal la semana previa. Los economistas esperaban 741,000 nuevas solicitudes de prestaciones por desempleo.

Esta fue la tercera semana consecutiva que las reclamaciones estuvieron por debajo de 800,000.

En la semana que finalizó el 31 de octubre, la cifra anticipada de reclamaciones iniciales fue de 751,000, una disminución de 7,000 desde el nivel revisado de la semana anterior. Cabe resaltar que el nivel de la semana anterior fue revisado al alza en 7,000, desde 751,000 a 758,000.

En cuanto al número de personas que recibían la ayuda por más de una semana, la cifra bajó 538,000 hasta 7.2 millones a la semana del 24 de octubre. Sin embargo, parte de la razón fue la continua migración de los que perdieron los beneficios del programa de Asistencia por Desempleo Pandémico, que vio aumentar sus listas en 277,564 a 3.96 millones, según explica nuestra cadena hermana CNBC.

Para ver las cifras por estado mira la página 5 del siguiente reporte:

Las cifras llegan un día antes del informe oficial de nóminas no agrícolas del gobierno, que se espera muestre una ganancia de 530,000 en octubre. Sin embargo, el informe de esta semana no forma parte del reporte semanal que utiliza la Oficina de Estadísticas Laborales para calcular el número mensual de la tasa de desempleo.

Las reclamaciones han tenido una tendencia a la baja desde el pico de finales de marzo de 6.9 millones, pero siguen siendo elevadas según los estándares históricos. El pico prepandémico fue de 695,000 en octubre de 1982.

Una serie de corporaciones importantes han anunciado despidos recientemente. La semana pasada, Exxon Mobil dijo que estaba recortando 1,900 puestos de trabajo de su fuerza laboral estadounidense. Chevron dijo que planeaba recortar una cuarta parte de los empleados en Noble Energy, recientemente adquirida, con la pandemia minando la demanda de combustible. Charles Schwab anunció después de completar la compra de TD Ameritrade que eliminaría 1,000 puestos de trabajo de la compañía combinada.

Y Boeing dijo que haría recortes en su fuerza laboral más profundos de lo planeado originalmente. Ha estado perdiendo dinero porque el brote viral ha deprimido la demanda de nuevos aviones. Boeing espera terminar el año con unos 130,000 empleados, 30,000 menos que a principios de este año, mucho más que la reducción de 19,000 que había anunciado hace tres meses.


 

REPORTE DEL 29 DE OCTUBRE

El Departamento de Trabajo reportó este jueves la cifra semanal de las solicitudes iniciales de desempleo que refleja que menos personas solicitaron la ayuda federal.

Fueron 751,000 peticiones frente a 778,000 que se registraron la semana previa y es la cifra más baja desde que empezó la pandemia y se reflejaron sus efectos entre marzo y abril. Específicamente fue la cantidad de reclamos iniciales más baja desde la semana del 14 de marzo, cuando llegaron a 282,000.

De acuerdo al reporte hasta la semana del 17 de octubre había 7.7 millones de personas recibiendo el beneficio por más de una semana.

La disminución muestra que algunos de los desempleados están siendo llamados a sus antiguos trabajos o están encontrando otros nuevos. Pero también indica que muchos estadounidenses desempleados han agotado su ayuda estatal por desempleo, que generalmente expira después de seis meses, y han pasado a un programa federal de beneficios extendidos que dura 13 semanas adicionales.

Las peticiones cayeron en 30 estados, incluidas grandes caídas en California, Florida y Texas. Las reclamaciones aumentaron en Arizona, Illinois y Michigan.

Para ver las cifras por estado mira la página 5 del siguiente reporte:

Al mismo tiempo este jueves se informó que la economía de Estados Unidos creció a una tasa anual del 33.1% en el trimestre de julio a septiembre, la mayor ganancia trimestral registrada, recuperándose de una caída épica en la primavera, cuando la erupción del coronavirus cerró negocios y arrojó a decenas de millones. de trabajo.

Sin embargo, la recuperación de la recesión más profunda desde la Gran Depresión de la década de 1930 está lejos de ser completa. La estimación del jueves del Departamento de Comercio sobre el crecimiento del tercer trimestre recuperó solo alrededor de dos tercios de la producción que se perdió a principios de este año cuando la economía esencialmente se congeló cuando las órdenes de seguridad obligaron a cerrar restaurantes, bares y muchos minoristas.

Aunque la tasa de desempleo (del 7.9% actualmente tras reducirse significativamente desde el 14,7% al comienzo de la recesión pandémica) sigue siendo históricamente alta. Y la contratación se ha ralentizado durante tres meses consecutivos. A la economía todavía le faltan aproximadamente 10.7 millones de puestos de trabajo para recuperar los 22 millones de puestos de trabajo que se perdieron por la pandemia.

REPORTE DEL 22 DE OCTUBRE

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos reportó este jueves que hubo 787,000 nuevas solicitudes de desempleo semanales, una señal de que las pérdidas de empleos pudieran estar disminuyendo, pero la cifra sigue siendo históricamente alta.

Los datos corresponden a la semana que terminó el 17 de octubre.

Debido al alza en los nuevos contagios de coronavirus en el país, muchos consumidores todavía no están haciendo compras, comiendo en restaurantes, o viajando, una tendencia que ha forzado a empleadores a volver a recortar puestos de trabajo.

La cifra de personas que siguen recibiendo beneficios por desempleo bajó en un millón, a unos 8.4 millones, desde el reporte del 15 de octubre. La baja muestra que algunos trabajadores están volviendo a sus viejos empleos o encontrando nuevos, pero también indica que muchas personas han utilizado al máximo sus beneficios de desempleo estatales (los cuales duran aproximadamente seis meses) y han hecho la transición a un seguro por desempleo federal, el cual dura otros tres meses adicionales.

Muchos desempleados estaban recibiendo solo los beneficios por desempleo estatales, ya que los fondos para el suplemento federal de $300 se ha agotado en casi todos los estados. Y los beneficios federales de $600 expiraron durante el verano.

La tasa de desempleo permanece alta, en 7.9%

REPORTE DEL 15 DE OCTUBRE

El Departamento de Trabajo reportó que hubo 898,000 solicitudes de desempleo semanales, cifra muy lejos de lo que los economistas esperaban (830,000). La cifra peor de lo proyectado se registra después de que las reclamaciones totalizaran 840,000 la semana anterior.

Los reclamos iniciales se han mantenido en niveles históricamente fuera de los gráficos por encima de 800,000 cada semana desde mediados de marzo. Pero eso está por debajo del pico semanal impulsado por el coronavirus de 6.6 millones a fines de marzo.

El total de la semana que terminó el 10 de octubre fue el número más alto desde el 22 de agosto y otra señal de que el mercado laboral sigue luchando por recuperarse.

La economía todavía está a unos 10.7 millones de puestos de trabajo para recuperar los 22 millones de puestos de trabajo que se perdieron cuando la pandemia golpeó a principios de la primavera.

El reporte indica que al 3 de octubre había 10 millones de estadounidenses recibiendo el beneficio por más de una semana, un descenso de 1.1 millones respecto a la semana previa. La disminución indica que muchos de los desempleados están siendo llamados a sus antiguos trabajos.

Pero también refleja el hecho de que potencialmente incluso más personas han agotado sus beneficios estatales regulares, que generalmente caducan después de seis meses, y han pasado a programas de beneficios extendidos que duran tres meses adicionales. Los programas de ayuda extendida fueron establecidos por el paquete de ayuda financiera que el Congreso promulgó en la primavera.

El sitio web de búsqueda de empleo Indeed dijo que sus ofertas de trabajo se mantuvieron sin cambios la semana pasada, permaneciendo aproximadamente un 17% por debajo de los niveles del año pasado. Muchos empleadores todavía no confían lo suficiente en sus negocios o en su visión de la economía para aumentar la contratación. Las ofertas de empleo se habían recuperado de manera constante durante el verano, pero las ganancias se han desacelerado en los últimos dos meses.

La recesión ha afectado de manera desproporcionada a las industrias de servicios en persona, especialmente a restaurantes, hoteles, compañías de viajes y lugares de entretenimiento. El daño a esas industrias ha dejado a millones de personas desempleadas, probablemente durante un período prolongado hasta que finalmente se les devuelva a sus trabajos anteriores o se cambien a nuevas carreras.

REPORTE DEL 8 DE OCTUBRE

El número de estadounidenses que buscan prestaciones por desempleo se redujo ligeramente la semana pasada a 840,000, lo que demuestra que los recortes de empleo siguen elevados siete meses después de la recesión pandémica. Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban 825,000 nuevos reclamos, sin embargo, la cifra reportada fue el nivel más bajo de reclamos desde el cierre inducido por el virus a mediados de marzo.

La última señal de una recuperación debilitada se produce dos días después de que el presidente Donald Trump cortara las conversaciones sobre un nuevo paquete de ayuda de rescate que, según los economistas, se necesita con urgencia para millones de estadounidenses desempleados y empresas en dificultades. Si no se promulga otra ronda de ayuda gubernamental, se reducirían los ingresos y el gasto de los hogares, y algunos economistas dicen que aumentaría el riesgo de una recesión con doble desplome.

El informe del jueves del Departamento de Trabajo dijo que la cantidad de personas que continúan recibiendo beneficios por desempleo se redujo de 1 millón a 11 millones. La disminución sugiere que muchos de los desempleados están siendo llamados a sus antiguos trabajos. Pero también refleja el hecho de que algunos han agotado las 26 semanas de sus beneficios estatales regulares y han hecho la transición a programas de beneficios extendidos que duran tres meses adicionales.

El recuento semanal de estadounidenses que solicitan beneficios por desempleo se ha vuelto menos confiable a medida que algunos estados han aumentado sus esfuerzos para erradicar los reclamos fraudulentos y procesar las solicitudes anteriores que se han acumulado.

Las cifras por estado en la página 5 del siguiente documento:

California, por ejemplo, que representa más de una cuarta parte de las solicitudes de desempleo de la nación, la semana pasada simplemente proporcionó la misma cifra que había proporcionado hace dos semanas. Eso se debió a que el estado dejó de aceptar solicitudes de desempleo en línea durante dos semanas para poder implementar tecnología antifraude y ponerse al día con una acumulación de 600,000 solicitudes.

En todo el país, la contratación se ha desacelerado justo cuando se agotó la ayuda federal de rescate, lo que obstaculizó una economía que aún está saliendo del profundo agujero creado por la pandemia. Los empleadores agregaron solo 661,000 empleos en septiembre, menos de la mitad de la ganancia de agosto y la tercera disminución mensual consecutiva.

El informe de hoy no incluye a más de 16 millones de personas que estaban amparadas por un seguro de desempleo temporal aprobado por el Congreso y promulgado por el presidente Trump en marzo.

Este programa daba un cheque semanal de 600 dólares a trabajadores independientes y contratistas que, normalmente, no tienen derecho a solicitar el subsidio por desempleo convencional.

El programa concluyó a fines de julio y el Congreso y el presidente Trump no se han puesto de acuerdo sobre una extensión o un programa de reemplazo que asista a estos trabajadores.

REPORTE DEL 1 DE OCTUBRE

El Departamento del Trabajo reveló que hubo 837,000 solicitudes de subsidio por desempleo, la cifra más reciente sobre el ritmo de los despidos en Estados Unidos, que se han mantenido altos debido a que algunos sectores de la economía se han recuperado desde que estalló la pandemia viral en marzo, mientras que otros siguen deprimidos.

Los economistas esperaban 850,000 nuevas solicitudes de beneficios por desempleo para la semana que finaliza el 26 de septiembre, una disminución de las 870,000 de la semana anterior. A la vez el gobierno dijo que a la semana que acabó el 19 de septiembre había 11.7 millones de personas recibiendo el beneficio por más de una semana, una disminución de 980,000 respecto a la semana previa.

Las cifras por estado en la página 5 del siguiente documento:

El número aún elevado de personas que buscan beneficios por desempleo cada semana refleja una economía que ha recuperado solo alrededor de la mitad de los 22 millones de empleos que se perdieron por la pandemia.

Muchos empleadores, especialmente los pequeños minoristas, hoteles, restaurantes, aerolíneas y lugares de entretenimiento, todavía tienen dificultades. Y millones de estadounidenses se enfrentan al desempleo con una ayuda muy disminuida desde el vencimiento de un beneficio federal de $600 a la semana este verano.

Aquellos que reciben beneficios bajo el programa de Asistencia por Desempleo Pandémico subieron a 650,120. El programa proporciona pagos a quienes normalmente no son elegibles para los beneficios, como trabajadores autónomos y contratistas independientes.

El total de todos los que reciben beneficios en virtud de los diversos programas gubernamentales aumentó en casi medio millón a 25.53 millones para la semana que finalizó el 12 de septiembre, reportó el Departamento del Trabajo.

REPORTE DEL 24 DE SEPTIEMBRE

El Departamento del Trabajo proporcionó su última instantánea del ritmo de los despidos en medio de la pandemia. La semana que acabó el 19 de septiembre hubo 870,000 peticiones de ayuda por desempleo, 4,000 más de lo registrado la semana previa.

Los economistas habían pronosticado unas 850,000 solicitudes iniciales de beneficios por desempleo, que se han mantenido elevados pero habían ido disminuyendo a medida que algunos sectores de la economía se recuperaban tras seis meses desde que estalló la pandemia viral.

Las solicitudes subieron más en los estados de Nueva York (+9,403), Georgia (+6,387), California (+4,439), Massachusetts (+4,407) y Nueva Jersey (+4,025). Bajaron más en Illinois (-4,271) y Michigan (--4,092). Los estados con más peticiones semanales fueron: California (230,443), Nueva York (71,300), Georgia (48,472), Texas (47,497) y Florida (35,829).

Las cifras por estado en la página 5 del siguiente documento:

La cifra semanal coincide con la evidencia de que algunos estadounidenses recientemente despedidos se enfrentan a retrasos en la recepción de beneficios por desempleo a medida que las agencias estatales intensifican sus esfuerzos para combatir las solicitudes fraudulentas y luchan por la acumulación de solicitudes de desempleo.

California ha dicho que dejará de procesar nuevas solicitudes durante dos semanas, ya que busca reducir los retrasos y prevenir reclamaciones fraudulentas. Pensilvania ha descubierto que hasta 10.000 reclusos están recibiendo ayuda de manera indebida.

El Departamento de Trabajo dijo el jueves que la cantidad de personas que continúan recibiendo beneficios por desempleo se redujo a 12.6 millones. La constante disminución de esa cifra durante los últimos meses refleja que algunos de los desempleados están siendo recontratados. Sin embargo, también indica que otros han agotado su ayuda regular por desempleo, que dura seis meses en la mayoría de los estados.

Además de los que reciben ayuda en programas estatales, se agregaron alrededor de 105,000 más a un programa extendido de beneficios por desempleo que brinda 13 semanas adicionales de ayuda. Este programa, establecido en el paquete de ayuda económica que el Congreso aprobó a principios de este año, ahora está pagando beneficios a 1.6 millones de personas.

La creciente preocupación por las solicitudes fraudulentas de beneficios por desempleo se ha centrado principalmente en un nuevo programa, Asistencia por Desempleo Pandémico. Este programa hizo que los trabajadores por su cuenta, los pequeños empresarios autónomos y los contratistas fueran elegibles para la ayuda por desempleo por primera vez.

Aunque aproximadamente 14 millones de personas están clasificadas como receptoras de ayuda bajo ese programa, los economistas consideran cada vez más esa cifra como poco confiable y probablemente inflada tanto por aplicaciones fraudulentas como por recuentos inexactos. La cantidad de personas que reciben beneficios bajo el programa PUA probablemente sea exagerada por varios millones, dicen los economistas.

REPORTE DEL 17 DE SEPTIEMBRE

El Departamento del Trabajo informó que 860,000 personas solicitaron subsidio por desempleo la semana que acabó el 12 de septiembre, una disminución de 33,000 respecto a la cifra revisada de la semana anterior.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban 875,000, frente a los 893,000 revisados al alza de la semana anterior.

Hasta la semana del 5 de septiembre hubo 12.6 millones de personas recibiendo el beneficio por más de una semana, cerca de 916,000 menos personas que la cifra semanal previa.

El número representa un modesto cambio descendente en las reclamaciones, que alcanzaron un máximo de 6.9 millones a fines de marzo cuando la economía se cerró para tratar de frenar la pandemia de coronavirus.


source: tradingeconomics.com

Desde entonces, el mercado laboral se ha recuperado, aunque millones siguen desplazados debido a los cierres laborales asociados con las medidas del virus.

Por estados, donde más aumentó la cifra de solicitudes fue en: Indiana (+2,596), Nevada (+2,583 ), Kansas (+2,271), Arizona (+1,413). Donde las peticiones retrocedieron más fue en Texas (-15,647), California (-13,179), Louisiana (9,257) y Georgia (-8,240). Los territorios con más solicitudes la semana anterior fueron: California (230,225), Nueva York (62,950), Texas (49,644), Georgia (42,080), Florida (33,821), Illinois (23,339), Washington (22,580) y Pensilvania (20,951).

Las cifras por estado en la página 5 del siguiente documento:

Además, para la semana que terminó el 12 de septiembre, se reportaron 658,737 reclamos iniciales de Asistencia por Desempleo Pandémico, el beneficio para empleados por cuenta propia. La cifra fue menor que los 868,314 de la semana anterior.

REPORTE DEL 10 DE SEPTIEMBRE

El Departamento del Trabajo reportó el estancamiento de la cifra de peticiones de subsidios por desempleo luego de que la cifra en la semana que finalizó el 5 de septiembre fue de 884,000, prácticamente sin cambios respecto al nivel revisado de la semana anterior.

A la semana del 29 de agosto hubo un incremento (+93,000) del número de personas que estaban recibiendo el beneficio por más de una semana, alcanzando un total de 13,3 millones. El aumento sugiere que la contratación no se está produciendo lo suficientemente rápido como para compensar los despidos aún generalizados.

Las peticiones fueron peores de lo esperado en medio de un lento ascenso para el mercado laboral estadounidense por el daño infligido por la pandemia de coronavirus.

La cifra de peticiones de la semana anterior se revisó al alza en 3,000 de 881,000 a 884,000. El promedio móvil de 4 semanas fue de 970,750, una disminución de 21,750 con respecto al promedio revisado de la semana anterior.

Los analistas esperaban que las solicitudes iniciales de desempleo llegaran a 850,000, según una encuesta de Dow Jones, que estimaba que la economía continuaría mostrando signos de recuperación.

Los mayores incrementos del número de solicitudes fueron en: California (+17,953), Texas (+9,657), Puerto Rico (+9,445) y Louisiana (+7,199). Los estados donde bajaron más las peticiones fueron: Florida (-9,049), Kentucky (-7,486) y Michigan (-5,609).

Los estados con más solicitudes durante la semana fueron: California (237,516), Texas (66,330), Nueva York (65,273), Georgia (50,072), Florida (36,541), Louisiana (23,390) e Illinois (23,305).

Las cifras por estado en la página 5 del siguiente documento:

El mercado laboral está mejorando irregularmente a medida que partes de la economía se han reabierto y las empresas están llamando a algunos trabajadores que habían despedido temporalmente. Hasta ahora, los empleadores han recuperado aproximadamente la mitad del récord de 22 millones de empleos que se perdieron a causa de la pandemia.

Pero la contratación se ha desacelerado desde junio, y un número creciente de trabajadores despedidos dicen que consideran la pérdida de su empleo como permanente. Es probable que la recuperación de esos trabajos lleve más tiempo. Las personas desempleadas suelen tener más dificultades para encontrar trabajo en una nueva empresa o en una nueva industria que regresar a un empleador anterior.

REPORTE DEL 3 DE SEPTIEMBRE

Un poco más de 880,000 fue la cifra reportada por el Departamento de Trabajo en su actualización semanal sobre el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo por primera vez. Fue la menor cantidad desde que la pandemia generó una ola de despidos.

Esto representa una disminución de 130,000 respecto a la cifra reportada la semana pasada. Al 22 de agosto eran 13.2 millones las personas que tenían el subsidio por más de una semana, un retroceso de 1.2 millones respecto a la semana anterior.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban que las solicitudes por primera vez se desaceleraran a 950,000 durante la semana que finaliza el 29 de agosto. La cifra reportada marcó una reducción con respecto a la cifra de la semana anterior, que superó el millón de solicitantes luego de bajar una semana de ese umbral.

El número refleja tanto una mejora del mercado laboral como un cambio en la metodología del Departamento de Trabajo para abordar los factores estacionales. Circunstancias únicas asociadas con el coronavirus probablemente causaron que los totales de las solicitudes de desempleo fueran exagerados durante la pandemia, indica nuestra cadena hermana CNBC.

Si bien el número representó una caída con respecto a las semanas anteriores, esos totales no se revisaron, lo que dificulta las comparaciones.

Los estados con más peticiones fueron: California (236,874), Nueva York (63,355), Texas (56,759), (50,498) y Florida (39,335). Cabe destacar que los estados donde las solicitudes de ayuda aumentaron más fueron: California (+39,958) y Texas (+4,607). Los mayores descensos en peticiones se registraron en Florida (-12,312), Georgia (-6,270), Michigan (-4,889) y Pensilvania (-3,379).

El reporte por estados en la página 5 del siguiente documento:

Pese al optimismo que generan las últimas cifras, publicadas el jueves por el Departamento de Trabajo, sugieren que casi seis meses después de la erupción del coronavirus, la economía aún está luchando por mantener una recuperación y reconstruir un mercado laboral que fue devastado por la recesión. En la semana anterior, más de 1 millón habían solicitado ayuda por desempleo.

El aproximadamente 1 millón de personas que siguen solicitando ayuda por desempleo cada semana apuntan a un lento ritmo de mejora. Antes de que la pandemia golpeara la economía en marzo, el número de personas que buscaban ayuda para el desempleo nunca había superado las 700.000 en una semana, ni siquiera durante las profundidades de la Gran Recesión de 2007-2009. La economía ha recuperado 9.3 millones, o solo el 42%, de los puestos de trabajo que se perdieron en marzo y abril.

Una ola de anuncios de despidos por parte de las principales empresas ha aumentado la preocupación de que muchas pérdidas de puestos de trabajo terminen siendo permanentes. Ford está ofreciendo paquetes para tratar de reducir su fuerza laboral de cuello blanco en Estados Unidos en 1,400. MGM Resorts está despidiendo a 18,000, aproximadamente una cuarta parte de su personal estadounidense. Coca-Cola, que depende en gran medida de los lugares de entretenimiento, está ofreciendo paquetes a hasta 4,000 de sus empleados.

Las aerolíneas United y American, afectadas por la disminución de los viajes aéreos, dijeron que eliminarán miles de puestos de trabajo a menos que el gobierno proporcione ayuda adicional para ayudar a cubrir los costos de nómina. Salesforce está recortando 1,000 puestos de trabajo, Bed Bath & Beyond 2,800.

Muchos economistas advierten que los despidos masivos continuarán y que cualquier recuperación probablemente fracasará mientras el virus continúe y el Congreso no extienda otra ronda de ayuda de rescate para los desempleados y para los gobiernos estatales y locales.

La recuperación sigue siendo frágil debido a un nivel aún elevado de casos confirmados de COVID-19 y al fracaso del gobierno en promulgar otro paquete de rescate de emergencia. La reciente expiración de un beneficio federal por desempleo de $600 a la semana ha profundizado las dificultades para los desempleados estadounidenses. La administración Trump ahora está proporcionando una versión simplificada de ese beneficio, $300 por semana, aunque no todos los desempleados calificarán para él.
 

REPORTE DEL 27 DE AGOSTO

Poco más de 1 millón de estadounidenses solicitaron beneficios por desempleo la semana pasada, una señal de que el brote de coronavirus continúa amenazando los empleos incluso cuando el mercado de la vivienda, las ventas de automóviles y otros segmentos de la economía se recuperan de un colapso primaveral.

El Departamento de Trabajo informó el jueves que el número de personas que buscaron ayuda por desempleo la semana pasada se redujo en 98,000 desde 1.1 millones la semana anterior. El número de reclamaciones iniciales ha superado el millón la mayoría de las semanas desde finales de marzo. Antes de la pandemia de coronavirus, nunca superaron los 700,000 en una semana.

Más de 14.5 millones están recibiendo los beneficios tradicionales por desempleo, frente a los 1.7 millones de hace un año, una señal de que muchas familias estadounidenses dependen de los cheques de desempleo para mantenerse a flote.

Hasta el 31 de julio, los desempleados recibían $ 600 adicionales a la semana en dinero federal además de los beneficios de desempleo estatales regulares, parte de un salvavidas extraordinario extendido para ayudarlos a superar la crisis. La pérdida de ese dinero está presionando a muchas familias.

“Mis ingresos se redujeron básicamente a la mitad”, dijo Taylor Love, de 34 años, una masajista desempleada en Austin, Texas. “Pagar nuestra hipoteca va a ser una lucha. Tendremos que echar mano de los pocos ahorros que tenemos ".

Después de aprobar un paquete de rescate financiero masivo en marzo, los republicanos y demócratas del Congreso no han podido ponerse de acuerdo sobre más ayuda. El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 8 de agosto que ofrece una versión simplificada de los beneficios de desempleo ampliados. Al menos 39 estados han aceptado o dicho que solicitarían subvenciones federales que les permitan aumentar los beneficios semanales en $ 300 o $ 400.

En cuanto el beneficio para empleados por cuenta propia (Pandemic Unemployment Assistance, PUA) hubo un incremento hasta la semana que acabó el 22 de agosto. La cifra pasó de 524,96 hasta 607,806.

Los estados con mayores incrementos en las peticiones semanales fueron: California (+19,162), illinois (2,927+) y Kansas (1+488). Los estados con mayores descensos en el total de solicitudes semanales fueron: Florida (-27,051),Texas (-9,082) y Nueva Jersey (-6,057). Los estados con más peticiones: California (209,516), Nueva York (63,113), Georgia 54,056, Texas (52,318) y Florida (45,723).

El reporte por estados en la página 6 del siguiente documento:

REPORTE DEL 20 DE AGOSTO

El Departamento del Trabajo reportó que hubo 1.1 millones de nuevas solicitudes iniciales de desempleo para la semana que terminó el 15 de agosto.

Una cifra mucho mayor de lo esperado (923,000) por los analistas y un brusco cambio de tendencia después de las 963,000 de la semana anterior, que fue el primer total por debajo de 1 millón desde el 21 de marzo, cuando los cierres de coronavirus se estaban consolidando.

Fueron 135,000 solicitudes más que la semana previa. La cifra total de asegurados a la semana del 8 de agosto bajó (-636,000) hasta 14,844,000.

Por estados, donde hubo más incrementos de peticiones fue en: Nueva Jersey: (+10,809), Nueva York (+9,766), Texas (+9,112), Washington (+4,981) y Florida (+4,738). Donde hubo los mayores descensos en la cifra de solicitudes fue en los estados de Georgia (-4,246), Nevada (-4,206) y Puerto Rico (-2,961).

La semana que terminó el 15 de agosto los estados que tuvieron más peticiones fueron: California (201,640), Florida (66,322), Nueva York (62,397), Texas (61,416), Georgia (58,089), Washington (27,972), Pensilvania (24,977) y Nueva Jersey (24,646)

El reporte por estados en la página 5 del siguiente documento.

Antes del brote viral, la cifra semanal nunca había superado los 700,000, incluso durante la Gran Recesión.

La última serie de despidos sigue a la expiración de un cheque federal semanal de $600 que brindó un apoyo vital a millones de estadounidenses despedidos. Las negociaciones en el Congreso para extender ese beneficio, aunque a un nivel más bajo de pago, se han derrumbado.

La administración Trump está ofreciendo un nuevo beneficio federal de $300 a la semana, que los estados deben solicitar y deben renovar sus sistemas informáticos para adaptarse.

En el reporte de este jueves hubo de hecho un repunte en las personas que están pidiendo la Asistencia por Desempleo Pandémico. Fueron 542,797 solicitudes, es decir 53,158 más peticiones que la semana anterior. Este indicador no se incluye en la cifra semanal de solicitudes tradicionales de subsidio y es un beneficio para aquellos que trabajan por cuenta propia.

REPORTE DEL 13 DE AGOSTO

El Departamento del Trabajo reveló que por primera vez en 21 semanas desde que empezó la pandemia en marzo, las nuevas solicitudes de subsidio por desempleo bajaron de 1 millón y se situaron en 963,000.

Fue un retroceso de 228,000 respecto a la semana anterior. A la vez la institución indicó que al 1ero de agosto había 15.4 millones de personas recibiendo el beneficio por al menos dos semanas. La cifra bajó 604,000 respecto a la semana previa.

El total de reclamaciones estuvo muy por debajo de la estimación de 1.1 millones de economistas encuestados por Dow Jones.

Otro indicador de que menos personas están pidiendo ayuda son los 488,622 que reciben la Asistencia por Desempleo Pandémico, un retroceso de 167,377, respecto a la semana anterior.

Este indicador no se incluye en la cifra semanal de solicitudes tradicionales de subsidio y es un beneficio para aquellos que trabajan por cuenta propia. Durante la semana que terminó el 25 de julio, 49 estados informaron 10,723,396 de personas recibiendo este beneficio.

El total de estadounidenses que recibieron beneficios por desempleo cayó drásticamente durante la semana que terminó el 25 de julio, más de 3 millones a 28,26 millones, lo que también apunta a una tendencia a la baja en el desempleo. Hace un año, esa cifra era de 1,7 millones.

Al revisar las cifras por estados y territorios, se observa que hubo incrementos de solicitudes en: Nevada (+6,915), Puerto Rico (+3,510), Wyoming (+1,053), Nuevo México (+721), Hawái (+409) y Dakota del Sur (+136).

Los mayores retroceso se registrados fueron en: Florida (23,180), Nueva York (-21,905), Texas (-11,233), Georgia (-11,652 ), Virginia (-9,157) y California (-8,561).

Los estados con más solicitudes semanales fueron: California (213,482), Georgia (62,279), Florida (55,106), Nueva York (52,092), Texas (51,476), Pensilvania (26,534), Washington (23,787) e Illinois (22,387),

Las cifras por estado en la página 5 de este documento:

REPORTE DEL 6 DE AGOSTO

El Departamento de Trabajo informó que hubo 1.191 millones de solicitudes de ayuda por desempleo que procesaron los estados la semana pasada, la cifra más baja desde que comenzó la pandemia.

Las peticiones se redujeron en todos los estados y territorios menos en Rhode Island que tuvo un ligero ascenso, 7 solicitudes más que la semana anterior)

La cifra revela un descenso de 249,000 respecto a lo registrado la semana previa. Al 25 de julio había 16.1 millones de personas recibiendo el beneficio por más de una semana, 844,000 menos personas que el reporte previo.

La cifra semanal es alentadora ya que se esperaba que el informe mostrara que los reclamos se redujeran a 1.4 millones, un poco por debajo del 1.434 millones de la semana anterior. Sin embargo, durante 20 semanas consecutivas esta cifra semanal ha estado por encima de un millón de solicitudes.


source: tradingeconomics.com

También hubo un retroceso (--253,093) en las solicitudes del beneficio especial por la pandemia, que reciben empleados por cuenta propia. Fueron 655,707 solicitudes al 1 de agosto, cayendo desde 908,800 de la semana previa. Aproximadamente otros 16 millones de personas han estado recibiendo esta prestación por desempleo creada en marzo por el Congreso y promulgada por el presidente Donald Trump para amparar a trabajadores independientes y subcontratistas que no califican para el subsidio tradicional.

Ese beneficio, de 600 dólares semanales, caducó al concluir julio y los legisladores demócratas y republicanos del Congreso no se han puesto de acuerdo todavía acerca de la extensión del programa. Otro programa de $660,000 millones aprobado en marzo para ayudar a que las empresas pequeñas siguieran pagando sueldos a sus empleados está a punto de concluir, sin que haya acuerdo político para extenderlo.

Los mayores descensos de solicitudes respecto a una semana antes se registaron en: Florida (-17,507), California (-16,123), Virginia (-16,976), Texas (-14,864), Georgia (-12,289), Nueva Jersey ( -12,228) y Nueva York (-11,309).

Los estados con más solicitudes semanales fueron: California (228,530), Florida (73,955), New York (73,740), Georgia (72,695), Texas (61,940), Pensilvania (28,671), Washington (26,965), Virginia (25,990), Ohio (25,279) e Illinois (24,712).

Las cifras por estado en la página 5 de este documento:

La estabilización en las cifras de pedidos de subsidio por desempleo sugieren que la contratación de trabajadores y el retorno a las labores de los que habían sido despedidos compensa el número de despidos sin reducir sustancialmente el número de personas que requieren prestaciones.

Después de la pérdida de unos 21 millones de puestos de trabajo entre marzo y abril, la economía añadió 7.5 millones de empleos en mayo y junio.

El Departamento de Trabajo divulgará este viernes el índice de desempleo correspondiente a julio y la mayoría de los economistas ha calculado un incremento de 1.5 millones de puestos de trabajo ocupados el mes pasado, después de que ese índice se situase en el 11.1 % en junio.

REPORTE DEL 30 DE JULIO

El gobierno reportó su última instantánea del número semanal de despidos que permanecen persistentemente altos a medida que las empresas continúan recortando empleos. Esta vez fueron 1.43 millones, un aumento de 12,000 respecto a la semana previa.

Más de 1 millón de personas han solicitado beneficios de desempleo cada semana durante las últimas 19 semanas. De hecho, la semana pasada el reporte se tradujo en el primer incremento de las solicitudes desde marzo.

El número de asegurados fue de 17,018,000 para la semana que finalizó el 18 de julio. La cifra demuestra un crecimiento de 867,000 respecto a la semana previa.

El reporte muestra también que la Asistencia por Desempleo Pandémico se cifró en 829,697 nuevas solicitudes, retrocediendo desde las 936,073 de la semana anterior. Este indicador no se incluyen en la cifra semanal de solicitudes tradicionales de subsidio y es un beneficio para aquellos que trabajan por cuenta propia.

Los estados con más incremento de solicitudes de una semana a otra fueron: Virginia (+8,578) y Nevada(+6,125). Las entidades con mayores retrocesos en la cantidad de peticiones nuevas fueron: California (-40,587), Georgia (-37,732), Florida (-21,914), Louisiana (14,501) y Texas (-11,799)

Los estados con más solicitudes en la semana hasta el 25 de julio fueron: California (289,594), Florida (87,062), Nueva York (85,000), Georgia (84,581) y Texas (76,109). Las cifras por estado en la página 5 de este documento:

A la vez en otro reporte de este jueves el gobierno reveló la cifra de la contracción de la economía en el segundo trimestre del año. La pandemia causó que la economía se contrajera durante el período de abril a junio a una tasa anual 32.9%. Eso fácilmente rompió el récord existente de una contracción trimestral, una caída del 10% en 1958. Los economistas esperaban una disminución del 34.7%, una caída rápida y sin precedentes.

El virus obligó a millones de empleadores a recortar empleos cuando los consumidores dejaron de comprar y viajar, y los hoteles, restaurantes y pequeñas empresas cerraron sus puertas. La mayoría de los analistas esperan que la economía logre un fuerte repunte en el actual trimestre de julio-septiembre. Sin embargo, con los casos confirmados de coronavirus elevados en la mayoría de los estados, la economía podría empeorar en los próximos meses.

REPORTE DEL 23 DE JULIO

Con la nación atrapada por un alarmante resurgimiento de casos de coronavirus, el gobierno informó en su último reporte sobre los despidos que hubo 1.41 millones de nuevas solicitudes de ayuda por desempleo. La cifra ha permanecido estancada en un nivel semanal elevado por encima de 1 millón desde la erupción de la pandemia en marzo. Es el primer incremento de una semana a otra desde marzo.

Los economistas consultados por la agencia Dow Jones esperaban que otros 1.3 millones presentaran nuevas solicitudes del subsidio para la semana que acabó el 18 de julio.

Se cumple ya la 18va semana consecutiva que estas peticiones superan el millón. El Departamento del Trabajo indicó que hubo un 109,000 solicitudes más que la semana previa y que 16.1 millones de personas estaban recibiendo el beneficio de manera contínua al 11 de julio, más de un millón menos que la semana anterior.

El ritmo de las solicitudes de beneficios de desempleo se ha estancado en casi el doble del récord que existía antes de que el virus enviara a la economía a una profunda recesión. Ahora, como muchos estados y localidades vuelven a imponer bloqueos en respuesta a la propagación del virus, las empresas enfrentan luchas renovadas que obligan a algunos a imponer más recortes de empleos o cerrar permanentemente.

La última serie de despidos está ocurriendo justo antes de que un pago semanal de ayuda federal de $600 para los desempleados expire a fines de esta semana. Los miembros del Congreso están negociando otro paquete de ayuda que podría extender ese beneficio, aunque probablemente a un nivel de pago más bajo.

De hecho en las cifras de esta semana hubo en un incremento de 19,227 en reclamos iniciales de Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA por sus siglas en inglés), un beneficio para aquellos que trabajan por cuenta propia. La cifra fue de 974,999 peticiones.

El Departamento de Trabajo dijo el jueves que aproximadamente 32 millones de personas están recibiendo beneficios de desempleo, aunque esa cifra podría incluir el doble conteo de algunos estados. Algunos economistas dicen que la cifra probablemente se acerque a los 25 millones.

Los estados con más incremento de solicitudes de una semana a otra fueron: Virginia (+7,896), California (+7,759), Louisiana (+4,804) y Nevada(+4,109).

Las entidades con mayores retrocesos en la cantidad de peticiones nuevas fueron: Florida (-27,421), Texas (-18,695), Georgia (-18,171), Washington ( -10,983), Nueva Jersey (-13,219) e Indiana (-10,422).

Los estados con más solicitudes en la semana hasta el 18 de julio fueron: California (292,673), Georgia (120,281), Florida (105,410), Nueva York (88,260), Texas (86,821), Virginia (40,188), Pensilvania (37,238) e illinois (35,938).

Las cifras por estado en la página 5 de este documento:

REPORTE DEL 16 DE JULIO

El Departamento del Trabajo informó que hubo 1.3 nuevas solicitudes de subsidios por desempleo la semana pasada. La cifra es 10,000 peticiones menos que el reporte de hace siete días.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban que 1.25 millones de personas hubieran solicitado beneficios de desempleo la semana pasada.

Además, para la semana que finalizó el 11 de julio, 47 estados reportaron 928,488 reclamos iniciales de Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA por sus siglas en inglés), un beneficio para aquellos que trabajan por cuenta propia. La cifra de este renglón, no incluido en el total de 1.3 millones, significa un retroceso (-117,945) en comparación con una semana antes.

El reporte indica que a la semana del 4 de julio había más de 17 millones de personas recibiendo el seguro por desempleo de manera contínua, 422,000 menos que lo reportado la semana anterior.

Fue la 17ª semana consecutiva de reclamos por encima de la marca de 1 millón. Antes de que la pandemia se intensificara a mediados de marzo, la cifra semanal más alta registrada fue de aproximadamente 700,000.

Los mayores aumentos en los reclamos iniciales para la semana que finalizó el 11 de julio se registraron en Florida (+62,467), Georgia (+31,176),  California (+22,941),y Washington (+12,272). 

Mientras que los mayores descensos estaban en Maryland (-14,534), Texas, (-11,509), Nueva Jersey (-10,055) y Michigan (-9,705). 

Los estados con más solicitudes la semana anterior fueron: California (287,732), Georgia (136,336), Florida (129,408), Texas (105,590), Nueva York (91,583), Pensilvania (44,155), Washington (41,778), Illinois ( 37,626) y Nueva Jersey ( 37,347).

Las cifras por estado en la página 5 de este documento:

El desempleo sigue siendo dolorosamente alto en los Estados Unidos, incluso cuando la actividad económica se recupera lentamente. Las infecciones crecientes amenazan con retrasar la naciente recuperación económica.

"El riesgo de una caída más baja en la economía ha aumentado a medida que más estados adoptan políticas para combatir la propagación del virus", dijeron los economistas del Bank of America en una nota de investigación. "Hasta que el país logre controlar el virus, es probable que la recuperación sea de avances y retrocesos".

REPORTE DEL 9 DE JULIO

El gobierno reportó 1,314,000 de nuevas solicitudes de ayuda por desempleo, lo que revela que siguen los despidos y que se han mantenido estancados a un ritmo semanal elevado por encima de 1 millón desde que estalló el coronavirus en marzo.

La cifra reportada esta semana es un retroceso de 99,000 respecto a la semana previa. Y la cifra total de asegurados a la semana del 27 de junio era de 18,062,000, uno 698,000 menos que la semana anterior.

Según CNBC, Los economistas esperaban una decimosexta semana consecutiva de solicitudes iniciales de desempleo semanales de más de 1 millón. Esperaban cerca de 1.39 millones la semana pasada, luego de casi 1.43 millones la semana anterior.

Destaca en las cifras del Departamento del Trabajo que adicionalmente, para la semana que finalizó el 4 de julio, 49 estados reportaron 1,038,905 reclamos iniciales por Asistencia de Desempleo Pandémico, un beneficio especial para aquellos empleados por cuenta propia. La semana anterior habían sido 996,842 solicitudes de seguro por desempleo.

Los estados como más solicitudes al 4 de julio fueron: California (267,123), Texas (117,244), Georgia (103,590), New York (93,797), Florida (67,070), New Jersey (46,711) y Pensilvania (43,602).

Los mayores incrementos fueron en Texas (+20,651) y NewJersey (+18,719). Mientras que en donde bajaron más las peticiones respecto a la semana previa fue en Indiana (-20,741), Florida (-17,300), Georgia (-13,895) y California (-10,239).

Las cifras por estado en la página 5 de este documento:

Aunque el número semanal de recortes de empleos ha disminuido gradualmente, el ritmo de mejora se ha estancado esencialmente a medida que las empresas continúan despidiendo trabajadores. Un resurgimiento de casos virales confirmados amenaza con descarrilar lo que parecía el comienzo de una recuperación económica.

En junio, los empleadores agregaron 4.8 millones de empleos, y la tasa de desempleo cayó del 13.3% a un 11.1% aún alto. Pero la economía y el mercado laboral probablemente lucharán para mantener sus ganancias en medio del aumento de las infecciones reportadas, que amenazan con provocar más paradas y despidos.

En los últimos días, Levi's ha anunciado 700 recortes de empleos corporativos, y United Airlines ha advertido sobre potencialmente miles de despidos este otoño.

REPORTE DEL 2 DE JULIO

Para la semana que terminó el 27 de junio el Departamento del Trabajo reportó que hubo 1.42 millones de solicitudes de seguro por desempleo, una caída de 55,000 respecto a la semana previa.

El promedio de solicitudes de las prestaciones por desempleo en cuatro semanas, un índice que compensa la volatilidad del dato semanal, fue de 1.5 millones hasta el 28 de junio, comparado con 1.62 millones de media de la semana anterior.

Según la BLS, en la semana que concluyó el 20 de mayo había 19.29 millones de personas que recibían el subsidio por desempleo, comparado con las 19.52 millones de la semana anterior.

Además, para la semana que finalizó el 27 de junio, 47 estados reportaron 839,563 reclamos iniciales de Asistencia por Desempleo Pandémico, un beneficio especial para aquellos empleados por cuenta propia. La cifra retrocedió 41,679 respecto a la semana anterior.

Por estados Indiana experimentó un gran incremento (+24,033). Oklahoma tuvo la mayor caída en la cifra de solicitudes (-41,933). Los estados con más peticiones son: California (279,341), Georgia (115,750), Texas (96,141), New York 90,323 y Florida (Florida 84,608).

REPORTE DEL 25 DE JUNIO

El Departamento del Trabajo informó el 25 de junio que hubo 1.48 millones de nuevas solicitudes de subsidio por desempleo, mostrando que siguió la ola despidos que han dejado a millones de desempleados y se han mantenido altos, incluso cuando muchas empresas han reabierto y recontratado a algunos trabajadores. Fueron 60,000 peticiones menos que el reporte de la semana previa.

Ahora, un repentino resurgimiento de los casos de COVID-19 amenaza con descarrilar lo que parecía el comienzo de una recuperación económica. Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban un total de 1.35 millones de reclamos por primera vez de seguro de desempleo para la semana que terminó el 20 de junio.

El reporte indica que al 13 de junio estaban recibiendo el beneficio 19.52 millones de personas, unas 767,000 menos que la semana previa. Además 39 estados reportaron a la semana del 13 de junio 749,703 reclamos iniciales de asistencia por desempleo pandémico, un beneficio especial para aquellos empleados por cuenta propia y que no están incluidos en la cifra de 1.48 millones de reclamos reportados esta semana. A la semana del 20 de junio la cifra subió a 881,242.

Estados con más solicitudes durante la semana al 20 de junio: California (287,354), (Georgia 124,283), Florida (93,394), York (90,186), Texas (89,241), Pensilvania (56,089), Oklahoma (49,208) e Illinois (46,005).

Los mayores aumentos en el número de peticiones fueron en: California (+45,930), Maryland (+8,494), Indiana (+7,868), Pensilvania (+6,892), New Jersey (+5,958), Florida (+5,246) y Arizona (+4,367).

Donde bajó más la cifra de solicitudes fue en estos estados: Oklahoma (-35,571), Kentucky (-13,022), Oregon ( -8,908), Georgia (-7,714), Texas (-5,482) y Nueva York (4,964).

En la página 5 del siguiente documento puedes ver las cifras completas por estado:

Las solicitudes de desempleo semanales se han mantenido por encima de 1 millón durante 13 semanas mientras la pandemia sacudía el mercado laboral.

El número semanal de recortes de empleos ha disminuido constantemente desde que el coronavirus golpeó por primera vez en marzo, forzando el cierre de negocios y volcando la economía a la recesión. Pero el informe de la semana pasada sobre las solicitudes de ayuda por desempleo mostró que el ritmo de declive se había estancado a un alto nivel, evidencia de que muchas compañías todavía están despidiendo trabajadores.

REPORTE DEL 18 DE JUNIO

El Departamento del Trabajo informó el 18 de junio que hubo 1.5 millones de nuevas solicitudes de subsidios por desempleo la semana previa, cifra que mostró que se desaceleraba lentamente el ritmo de las peticiones semanales a medida que las empresas reabren y retornan algunos de sus trabajadores despedidos.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban 1.3 millones de nuevos reclamos luego del total revisado de 1.566 millones de la semana previa.  

El reporte indica que al 6 de junio estaban recibiendo el beneficio 20.5 millones de personas.

Además, para la semana que terminó el 13 de junio, 46 estados reportaron 760,526 reclamos iniciales de asistencia por desempleo pandémico, un beneficio especial para aquellos empleados por cuenta propia y que no están incluidos en la cifra de 1.5 millones de reclamos reportados esta semana. Al 30 de mayo había 29,1 millones recibiendo ese subsidio especial.

El ritmo de los recortes de empleos ha disminuido constantemente en los tres meses desde que el coronavirus golpeó fuertemente, forzando el cierre de negocios y enviando a la economía a una recesión.

La tasa cada vez menor de solicitudes de desempleo sugiere que la devastación causada en el mercado laboral y la economía ha tocado fondo. Aún así, incluso para los estándares históricos, el número de peticiones semanales sigue siendo alto.

Los mayores aumentos en los reclamos iniciales para la semana que finalizó el 13 de junio se registraron en Texas (+4,219), Nevada (+3,651), Nueva Jersey (+2,644) y Nueva York (+2,500) mientras que los mayores descensos estaban en Florida (-25,863), Oklahoma (-20,788), Maryland (-18,736), Massachusetts (-14,986) y California (-12,492).

Los estados con más solicitudes la semana anterior fueron: California (243,344), Georgia (130,766), Nueva York (96,299), Texas (93,895), Florida (86,298), Oklahoma (56,737), Pensilvania (50,702) y Illinois (44,639).

En la página 5 del siguiente documento puedes ver las cifras completas por estado:

REPORTE DEL 11 DE JUNIO

El Departamento de Trabajo informó el jueves 11 de junio que 1.5 millones de nuevas solicitudes de subsidio por desempleo se registraron la semana que culminó el 6 de junio. Según cifras revisadas, la cifra bajó 355,000 respecto a la semana previa. Esto llevó a más de 44 millones el total de solicitudes en los últimos tres meses. 

La cifra indica que el total de personas recibiendo el beneficio de manera continua hasta el 31 de mayo es de casi 21 millones, un retroceso de 339,000 personas respecto a la semana previa.

Además de los empleados despedidos que solicitaron beneficios la semana pasada, otros 705,676 buscaron ayuda por desempleo bajo un nuevo programa para trabajadores autónomos y trabajadores que ahora califican para beneficios de desempleo por primera vez.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban que las solicitudes de reclamos de seguro de desempleo para la semana del 6 de junio totalizaran 1.595 millones. Pese a que la cifra es importante, se mantiene la tendencia a la baja ya que muchas empresas han reabierto parcialmente y han vuelto a contratar a algunos trabajadores despedidos.

El ritmo de los recortes de empleos ha disminuido tras casi tres meses desde que el coronavirus golpeó fuertemente, forzando el cierre de negocios y enviando a la economía a una recesión.

Los estados donde hubo importantes aumentos de peticiones respecto a la semana previa fueron: California (+29,426), Massachusetts (+17,102), Nueva York (+12,422), Maryland (+9,184) y Minnesota (+7,555).

Los estados con mayor retroceso en la cantidad de reclamos fueron: Florida (-97,187), Texas (-16,941), Georgia (-14,452) y Michigan (-10,786).

Entre los estados con un total de reclamos considerables la semana pasada están: California (258,060), Georgia (134,711), Florida (110,520), Nueva York (94,348), Texas (89,736), Pensilvania (50,088), Illinois (44,814), Massachusetts (44,732) y Maryland (41,104). En la página 5 del siguiente documento puedes ver las cifras completas por estado:

El ritmo cada vez menor de las solicitudes de desempleo sugiere que la devastación en el mercado laboral ha tocado fondo. Aún así, según los estándares históricos, el número de solicitudes semanales sigue siendo alto.

El viernes 5 de junio, el gobierno informó sorprendentemente que la economía ganó 2.5 millones de empleos en mayo y que la tasa de desempleo disminuyó inesperadamente del 14.7% a un 13.3% aún alto. Las empresas reabiertas parecían haber llamado a algunos trabajadores despedidos más rápido de lo previsto.

Sin embargo, muchos analistas esperan que la contratación se desacelere, ya que gran parte de la economía todavía está inactiva y los consumidores aún desconfían de viajar, ir de compras, comer fuera o asistir a grandes eventos.

REPORTE DEL 4 DE JUNIO

El Departamento de Trabajo informó el jueves 4 de junio que 1.87 millones de nuevas solicitudes de subsidio por desempleo se registraron la semana previa. La cifra al 30 de mayo llevó a más de 42 millones el total de solicitudes en las últimas 11 semanas.

Los reclamos continuos, que proporcionan una imagen más clara de cuántos estadounidenses permanecen desempleados, totalizaron 21.5 millones, una ganancia de 649,000 durante la semana pasada, peor de lo que Wall Street esperaba.

El ritmo decreciente sugiere que el colapso del mercado laboral provocado por el coronavirus puede haber tocado fondo a medida que más compañías llaman a algunos de sus empleados a volver al trabajo. Esta se trata de la novena semana consecutiva de declive en el número de solicitudes semanales.

A nivel estatal, Nueva York mostró el cambio más importante, cayendo 106,106 solicitudes desde hace una semana. Michigan disminuyó en 23,539 y Texas vio una disminución de 20,896. Aumentos significativos registraron Florida (+31,083) y California (+27,199).

Las cifras por estado en la página 5 del siguiente documento:

Aunque las solicitudes de beneficios se están ralentizando, el último número semanal sigue siendo más del doble del récord que prevaleció antes del brote viral. Muestra que hay límites en cuanto a que la reapertura parcial de la economía puede restaurar un mercado laboral deprimido sumido en una recesión.

Además de los empleados despedidos que solicitaron beneficios la semana pasada, otros 796,813 buscaron ayuda por desempleo bajo un nuevo programa para trabajadores autónomos y trabajadores que ahora califican para beneficios de desempleo por primera vez. Estas cifras no están ajustadas para las variaciones estacionales, por lo que el gobierno no las incluye en los datos generales.

Desde mediados de marzo, 42.7 millones de personas han solicitado beneficios de desempleo. Sin embargo, no todos están desempleados. Algunos han sido recontratados desde entonces. Y resulta que algunas personas despedidas presentaron solicitudes duplicadas de beneficios mientras luchaban con los sistemas estatales de desempleo que no respondían.

REPORTE DEL 28 DE MAYO

En el reporte de la semana al 23 de mayo otros 2.1 millones de estadounidenses presentaron una petición por primera vez para el seguro de desempleo, según el Departamento del Trabajo. La cifra acumulada de las últimas 10 semanas se acerca a los 41 millones (40.7 millones).

Eso marca que la disminución continua en el ritmo desde que el número llegó a 6.9 millones a fines de marzo. Ya son más de 40 millones de trabajadores que han presentado reclamos desde que comenzó la pandemia de coronavirus, aunque no todos están actualmente en la misma situación. Las reclamaciones continuas han sido de alrededor de 21 millones, probablemente una representación más precisa del nivel real de desempleo.

La cifra de 2.1 millones no incluye los 1,192,616 reclamos por el llamado Pandemic Unemployment Assistance, es decir, el programa de ayuda federal para trabajadores independientes, contratistas y trabajadores, que ahora son elegibles para recibir ayuda por desempleo por primera vez.

En cuanto a los estados con mayores disminuciones en el total de solicitudes nuevas estuvieron: Washington (-86,839), Florida (-51,673), California (-32,088), y Nueva York (-31,769). Hubo un repunte en reclamos en pocos estados, entre los que destacan Virginia (+13,892) y Pensilvania (+6,892).

Los estados con más reclamos durante la semana que acabó el 23 de mayo fueeron: California (212,343), Nueva York (192,193), Florida (173,731), Georgia (164,350) y Texas (128,105).

En la página 5 del siguiente documento las cifras por estado:

El ritmo de los despidos ha disminuido durante ocho semanas consecutivas, una señal de que el cráter del mercado laboral puede haber tocado fondo. Sin embargo, según los estándares históricos, el número de solicitudes semanales sigue siendo enorme.

Los recortes de empleos reflejan una economía que se vio afectada por la peor recesión desde la Gran Depresión después de que el virus obligó al cierre generalizado de las empresas.

A estas alturas, dos tercios de las personas en la fuerza laboral de la mayor economía del mundo reciben en subsidios por desempleo más dinero que lo que cobraban en sus sueldos debido, en gran medida, a los 600 dólares semanales adicionales provistos por la ley de estímulo de 2.3 billones de dólares aprobada en marzo.

Este suplemento terminará a fin de julio si el Senado, con mayoría republicana, no aprueba y el presidente Donald Trump no promulga un segundo paquete de estímulo por 3 billones de dólares, aprobado por la Cámara de Representantes, con mayoría demócrata, y que extiende el pago adicional hasta enero de 2021.

Un factor que puede demorar el retorno de los trabajadores a los empleos, especialmente al aproximarse el verano, es la escasez de guarderías y la cancelación de los campamentos de verano, que impiden que algunos padres y madres vuelvan a sus ocupaciones aún si las empresas reabren sus puertas.

Un informe separado mostró que el PIB del primer trimestre se contrajo un 5%, mientras que el rastreador GDPNow de la Reserva Federal de Atlanta indica que habría una caída del 41.9% en el segundo trimestre que será la peor en la historia de Estados Unidos. Eso pondría a Estados Unidos firmemente en territorio de recesión, aunque la mayoría de los economistas esperan un repunte en la segunda mitad del año después de que se levanten las restricciones, indicó CNBC.

REPORTE DEL 21 DE MAYO

Otros 2.4 millones de estadounidenses presentaron reclamos de seguro de desempleo la semana previa a la emisión de este reporte, según lo informado por el Departamento del Trabajo.

Eso llevó el total de nueve semanas durante la pandemia de coronavirus a cerca de 39 millones (38.6 millones). Los números han disminuido constantemente en las últimas semanas, pero aún reflejan lo que probablemente será la peor crisis de desempleo en la historia de los Estados Unidos.

El número total de personas que recibieron beneficios aumentó 2.5 millones a 25 millones en la semana que terminó el 9 de mayo, el último período para el cual hay datos disponibles.

Otros 2.2 millones de personas buscaron ayuda en virtud de un nuevo programa federal para trabajadores independientes, contratistas y trabajadores, que ahora son elegibles para recibir ayuda por desempleo por primera vez. Estas cifras no se ajustan a las variaciones estacionales, por lo que el gobierno no las incluye en el número total de solicitudes.

El número de solicitudes semanales se ha desacelerado durante siete semanas consecutivas, y la semana pasada las cifras disminuyeron en 38 estados y el Distrito de Columbia.

La mayor caída en la cifra de peticiones por estado se produjo en Georgia (-66,224) con respecto a una semana previa. Los mayores aumentos se produjeron en el estado de Washington (+34,397, California (+33,448) y Nueva York (+27,102).

Los estados con más peticiones fueron: California (246,115), New York (226,521), Florida (223,927), Georgia (176,548) , Washington (145,228), Texas (134,381), Illinois (72,816) y Pensilvania (64,078).

En la página 5 de este documento la tabla por estados.

El promedio de solicitudes de este beneficio en las últimas cuatro semanas, un indicador que atenúa los altibajos semanales y da idea de la tendencia, fue de 3.04 millones, comparado con la media de 3.54 millones de la semana anterior.

Las solicitudes de las prestaciones por desempleo, que alcanzaron una cima de más de 6.2 millones en la última semana de marzo, han ido descendiendo gradualmente pero siguen reflejando el impacto de la pandemia de COVID-19 en el mercado laboral de EEUU.

Debido a las cifras recientes el desempleo aumentó de 3.5 % en febrero a 14.7 % en abril, lo que refleja "una disminución de más de 25 millones del número de personas empleadas y una reducción de más de 8 millones en el tamaño de la fuerza laboral".

REPORTE DEL 14 DE MAYO

El Departamento del Trabajo reveló que 2.98 millones de personas solicitaron ayuda por desempleo la semana pasada. La cifra llevó a 36.5 millones el acumulado de dos meses.

El gobierno proporcionó su última actualización (con cifras de la semana que acabó el 9 de mayo) que mostró una mínima desaceleración (195,000 menos solicitudes respecto a la semana previa) de la oleada de despidos que ha provocado que decenas de millones de trabajadores pierdan sus empleos en una economía aún paralizada por el cierre de negocios.

Los reclamos contínuos aumentaron en 456,000 a un récord de 22.83 millones, después de que el total de la semana anterior se revisó a 22.38 millones. Otras 842,000 personas solicitaron (ver página 7 de documento anterior) ayuda a través de un programa federal separado establecido para los trabajadores independientes y los trabajadores por turnos, con lo que el total de la semana pasada fue de 3.8 millones.

El Departamento de Trabajo anunció que millones de personas más solicitaron beneficios de desempleo la semana previa, luego de que 33 millones buscaron ayuda en las siete semanas anteriores cuando el coronavirus obligó a los empleadores de todo el país a cerrar.

Aunque la mayoría de las empresas no esenciales permanecían cerradas, la mayoría de los estados comenzaron a reducir las restricciones para algunas categorías de establecimientos minoristas a pesar de las preocupaciones de que fuera demasiado pronto para hacerlo sin causar nuevas infecciones.

Respecto a la semana previa hubo importantes incrementos de solicitudes en los siguientes estados: Connecticut (+262,542), Florida (+47,045), el estado de Washington (+13,994), Georgia (+13,035) y Nueva York (+5,265).

Los estados con más solicitudes durante la semana fueron: Connecticut (298,680) Georgia (241,387), Florida (221,905), California (214,028), New York (200,375) y Texas (141,672). Los estados con mayor disminución en el total de peticiones fueron Texas (-102,263) y California (-102,229).

En la página 5 de este documento la tabla por estados.

El número de solicitudes por primera vez de ayuda por desempleo ha disminuido durante cinco semanas consecutivas, lo que sugiere que un número cada vez menor de empresas está reduciendo sus nóminas. Sin embargo, según los estándares históricos, el número de solicitudes semanales sigue siendo enorme, lo que refleja una economía que se está hundiendo en una severa recesión.

Los datos hasta la semana previa indicaron que el índice de desempleo en EE.UU. llegó a 14.7%, muy por encima del máximo de 10% registrado en octubre de 2009, tres meses después del fin de la Gran Recesión.

REPORTE DEL 7 DE MAYO

El Departamento del Trabajo reportó 3.1 millones de nuevas solicitudes de subsidio por desempleo hechas la semana previa por la avalancha de despidos que se suma a la mayor racha de pérdida de empleos registrada en los Estados Unidos.

Los economistas encuestados por Dow Jones esperaban que poco más de 3 millones de estadounidenses (3.05 millones) hubieran solicitado beneficios de desempleo en la semana que finalizó el 2 de mayo.

Por estados al menos 43 registraron retroceso en el número de solicitudes respecto a la semana previa, siendo Florida el que tuvo la reducción mayor (-259,912), Alabama (-46,783) y Georgia (-39,681).

Los estados con más solicitudes durante la semana fueron: California (318,064), Georgia (226,884), Texas (247,179), Nueva York (195,242), Florida (173,191), Pensilvania (96,603) y New Jersey (87,540).

Los únicos estados o territorios con incrementos respecto a la semana previa fueron: Maryland (+27,337), Oklahoma (+15,737), Nueva Jersey (+15,574), Maine (+8,514), Nuevo México (+4,708), Puerto Rico (+4,387) y Connecticut (+3,125). Para ver las cifras completas mira la página 5 del siguiente documento:

La cifra llevó el total de siete semanas a unos 33.5 millones a medida que la pandemia de coronavirus obliga a despidos masivos en todas las industrias. Sin embargo, la tasa de nuevas solicitudes de desempleo ha disminuido constantemente en las últimas semanas. Además, la cifra de 3.1 millones sería menor que el número anterior de 3.84 millones de la semana previa.

El Departamento del Trabajo indicó que el total de personas recibiendo subsidio era de 22,647,000 para la semana que finalizó el 25 de abril, un total 4,636,000 más que la semana anterior.

REPORTE DEL 30 DE ABRIL

El Departamento de Trabajo informó en su reporte del 30 de abril que 3.84 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo la semana previa.

Más de 30.3 millones habían solicitado ayuda en las últimas seis semanas hasta esa fecha.

Los economistas estimaban que las nuevas solicitudes de desempleo para la semana que terminó el 25 de abril serían cerca de 4 millones.

De acuerdo al reporte del Departamento del Trabajo hubo un decrecimiento del ritmo de solicitudes en casi todos los estados que se tradujo en un descenso total de 792,000 solicitudes respecto a la semana previa. Destacan el decrecimiento en solicitudes de California que sumó 328,042 solicitudes nuevas, 200,00 menos que la semana previa.

También atenuó el ritmo el estado de Florida con 74,205 solicitudes menos que una semana antes. Pero al reportar 432,465, superó las 328,042 de California, marcando la primera vez desde la semana que terminó el 21 de marzo que California no lideró a la nación en el número de trabajadores que solicitan beneficios de desempleo.

Por su parte Nueva York registró la tendencia contraria, al sumar 219,000 nuevas solicitudes, cifra que es cerca de 13,000 más que la semana anterior. Y la capital del país, Washington D.C., también registró un aumento (+62,282) para sobrepasar las 145,000 solicitudes. En la página 5 del reporte a continuación puedes ver las cifras por estado.

En casi todas las industrias, las empresas no esenciales habían cerrado y los trabajadores fueron enviados a casa sin una idea clara de cuándo o si podrían ser retirados del mercado. Una recuperación económica puede tardar meses o años, aunque los gobernadores en algunos estados han comenzado a permitir que algunas empresas reabran bajo ciertas restricciones.

REPORTE DEL 23 DE ABRIL

Otros 4.4 millones de trabajadores presentaron reclamos estatales de desempleo la semana pasada, lo que elevó el número total de solicitudes de beneficios a más de 26.4 millones desde que los estados comenzaron a cerrar en la segunda mitad de marzo para detener la propagación del coronavirus, de acuerdo al Departamento del Trabajo.

En el informe del 23 de abril hubo un declive de 810,000 solicitudes respecto al reporte de la semana previa.

Las cifras sin revisar de la semana que finalizó el 18 de abril indican que hubo un decrecimiento en el ritmo solicitudes en casi todos los estados (ver página 5 del documento abajo de este párrafo), destacando Nueva York (-189,985) y California (-121,904 ) que tuvieron el mayor descenso en los reclamos respecto a la semana previa.

Pero mención aparte merecen Florida que tuvo un aumento estimado de solicitudes por desempleo de 324,718 al registrar 505,137 la semana pasada; Connecticut que subió 68,707 solicitudes hasta 102,757 desde las 34,050 de la semana previa; y Lousiana que esta semana registró 92,039 reclamos nuevos, versus los 79,653 de la semana anterior.

Los estados con mayores solicitudes fueron California (533,568), Florida (505,137), Texas (280,406), Georgia (243,677), Nueva York (204,716) y Pensilvania (198,081).

Mientras el reporte indica que a la semana del 11 de abril hay 16 millones de personas desempleadas recibiendo el beneficio, este escenario representa, con mucho, la mayor racha de pérdida de empleos en los Estados Unidos registrada, la muestra más significativa del impacto de la pandemia del coronavirus en la economía del país.

REPORTE DEL 16 DE ABRIL

El informe de nuevas solicitudes de subsidio por desempleo para la semana que terminó el 11 de abril ( y que se reporta una semana después) reveló que 5.2 millones de personas se quedaron sin trabajo. Fue el cuarto informe consecutivo en mostrar que millones de estadounidenses presentan reclamos. En los últimos cuatro informes, un total de 22.04 millones de trabajadores habían solicitado beneficios estatales de desempleo.

"En la semana que terminó el 11 de abril, la cifra anticipada para reclamos iniciales fue de 5,245,000, una disminución de 1,370,000 desde el nivel revisado de la semana anterior". explicó el Departamento del Trabajo en un comunicado. Añadió que la cifra de la semana anterior (4 de abril) fue revisada en 9,000 de 6,606,000 a 6,615,000.

El dato sobre las solicitudes por desempleo (22.04 millones) no refleja toda la realidad del mercado laboral, ya que los trabajadores independientes y las personas empleadas sin contratos no podían acceder a estos beneficios bajo las reglas vigentes antes de la crisis. Fue ya en medio de la crisis que este segmento de la fuerza laboral se pudo acoger a beneficios al entrar en vigencia un paquete de alivio económico.

Por estado (reporte del 16 de abril)

Las cifras sin revisar de la semana que finalizó el 11 de abril indican que hubo un decrecimiento en el ritmo solicitudes en casi todos los estados (ver página 5 del documento abajo de este párrafo), destacando California (-257,848) y Michigan (-169,264). Los estados con mayores solicitudes fueron California (660,966), Nueva York (395,949), Georgia (317,526) y Texas (273,467). Mira la lista aquí abajo:

El Departamento del Trabajo también reveló cifras ajustadas para la semana previa que acabó el 4 de abril. Los mayores aumentos (respecto a la semana anterior) en las reclamaciones iniciales para la semana que finalizó el 4 de abril fueron en Georgia (+256,312), Michigan (+84,219), Arizona (+43,488), Texas (+38,982) y Virginia (+34,872), mientras que las mayores disminuciones (respecto a la semana previa) se registraron en California (-139,511), Pensilvania (-127,037), Florida (-58,599), Ohio (-48,097) y Massachusetts (-41,776).

El informe del gobierno mostró, asimismo, que en la semana que concluyó el 4 de abril había 11.976 millones de personas amparadas por este beneficio, una cifra sin precedentes.

REPORTE DEL 9 DE ABRIL

El Departamento de Trabajo reportó que hubo 6,615,000 de solicitudes iniciales para la semana que terminó el sábado 4 de abril a raíz de la crisis por el coronavirus.

Los estados con mayor número de reclamos fueron California con 871,992, Nueva York con 286,596, Michigan con 176,329, Florida con 154,171 y Georgia, con 121,680.

El presentador de CNN Dinero, Xavier Serbiá, respondió esta pregunta en Un Nuevo Día. Para más programación de Telemundo entra en www.telemundo.com/now

El promedio de solicitudes en las últimas cuatro semanas, que compensa la volatilidad de los datos semanales, subió al nivel sin precedentes de 4,266,000 millones, y según el informe del gobierno, en la semana que concluyó el 28 de marzo había 7.455 millones de personas recibiendo prestaciones por desempleo, otra cifra sin precedentes en EEUU. 

Expertos estiman que el nivel de desempleo alcance el 15% en mayo, con al menos 13 millones de puestos de trabajo perdidos a causa de la pandemia.

REPORTE DEL 2 DE ABRIL

Más de 6.6 millones de estadounidenses solicitaron prestaciones por desempleo. 

En la semana que finalizó el sábado 28 de marzo, la cifra para reclamos iniciales ajustados estacionalmente fue de 6,648,000, un aumento de 3,341,000 del nivel revisado de la semana anterior. Esto marca el nivel más alto de reclamos iniciales en el historia.

Un experto en finanzas explica los detalles sobre la ayuda del gobierno durante la crisis por el coronavirus.

El sector de hotelería y comidas fue, al igual que la semana precedente, el más golpeado a medida que se agrava la crisis causada por la epidemia de COVID-19, que ya ha llevado a Estados Unidos a tener la mayor cifra de casos de infección del mundo.

La tasa de desempleo podría llegar al 15% en abril, sobrepasando el récord previo del 10%, registrado en la recesión de 1982.

REPORTE DEL 26 DE MARZO

Los estadounidenses desplazados por la crisis del coronavirus presentaron reclamos de desempleo en números récord, y el Departamento de Trabajo informó un aumento de 3.28 millones.

Esta cifra de solicitudes por desempleo corresponde a la semana que terminó el sábado 21 de marzo. 

El número rompe el pico de la crisis financiera de 665,000 en marzo de 2009 y la marca de todos los tiempos de 695,000 en octubre de 1982.

Abogados responden dudan sobre los procesos migratorios durante la pandemia de coronavirus en EEUU.

A nivel estatal, los números fueron impresionantes. La cifra de solicitudes en Pensilvania aumentó 20 veces, de 15,439 a 378,908. Nueva York vio su número más que quíntuplicarse, pasando de 14,272 de la semana anterior a 80,334, mientras que California se triplicó a 186,809. Louisiana, donde las infecciones por coronavirus han aumentado a un ritmo peligroso, pasó de 2,255 hace una semana a 72,620.

Contáctanos