Sentencia histórica: 63 años de prisión a sacerdote pederasta

Carlos López Valdés está preso desde 2016 en el Reclusorio Oriente.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Logra tu meta de estudiar en la universidad
    Telemundo / Archivo
    El sacerdote Carlos López Valdez fue detenido en agosto de 2016 en Jiutepec, Morelos.

    En una sentencia histórica ya que es la primera que se logra en este tema, el sacerdote Carlos López Valdés fue condenado a 63 años de prisión por abusar sexualmente de un adolescente.

    El dictamen de la Procuraduría General de la República fue ratificado por la Arquidiócesis Primada de México, que insistió en que habrá "tolerancia cero" para los delitos de pederastia.

    López Valdés, de 70 años, fue capturado en agosto de 2016 en Jiutepec, estado de Morelos, y desde entonces está preso en el Reclusorio Oriente de la capital mexicana.

    Medios mexicanos publicaron que el proceso contra el sacerdote aún no concluye, debido a que se le investiga como líder de una red de trata y pornografía infantil, que alimentaba con fotografías de los menores -generalmente monaguillos- de los que abusó en las parroquias donde servía.

    La información de los medios nacionales incluye varias de esas imágenes y algunas más del sacerdote desnudo, y señala que el proceso incluye a autoridades religiosas que lo habrían protegido, como el cardenal Norberto Rivera, recientemente jubilado de la Arquidiócesis Primada de México.

    De hecho, la Arquidiócesis, ahora encabezada por el cardenal Carlos Aguiar, emitió un comunicado en el que manifiesta su disposición para colaborar con las autoridades y se solidarizó con la víctima y su familia.

    "Lamentamos profundamente lo sucedido. Estos comportamientos terribles nos producen dolor y vergüenza y nos confirman en el compromiso de hacer todo lo necesario para sanar estas situaciones desde la raíz", afirmó.

    La Arquidiócesis afirmó que una de las prioridades de la Iglesia católica es terminar con los abusos cometidos contra menores.

    "No hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores", expresó.