Entre gritos y jaloneos, funcionaria rinde protesta

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensión en Puerto Rico tras inicio del residenciamiento
    Canal del Congreso

    CIUDAD DE MÉXICO.- Entre jalones y gritos, Rosario Piedra Ibarra rindió protesta este martes como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

    Legisladores de oposición utilizaron todos los argumentos para tratar de impedir que eso ocurriera, ya que Piedra Ibarra ni siquiera cumple con el perfil que establece la Constitución para quienes ocupan esa responsabilidad.

    Hija de una galardonada activista en pro de los desaparecidos, Piedra Ibarra mostró su desconocimiento sobre una de las tareas que tendrá: el peligro que corren los periodistas en México.

    "¿Han asesinado periodistas?", preguntó cuándo medios la entrevistaban sobre la situación de los periodistas en el país y pese a que en lo que va del año han matado a 13 comunicadores.

    Piedra Ibarra es militante de Morena, el partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien esta unida por amistad y simpatías.

    Este martes, el Pleno del Senado rechazó la moción propuesta por Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena, de repetir la tercera elección. 

    La moción de Monreal fue rechazada con 46 votos a favor, 67 en contra, incluidos votos de Morena, y 9 abstenciones. 

    La sesión se prolongó durante horas por la presentación de mociones por parte de los legisladores, y entre gritos, empujones, y pancartas de "no al fraude de la CNDH" por parte de la oposición.

    Mónica Fernández, presidenta de la Mesa Directiva, tomó la protesta a Piedra Ibarra en medio de jaloneos y gritos, mientras sus aliados respondieron a las protestas con '¡sí se pudo, sí se pudo!'". 

    Tal fue la revuelta que el senador Gustavo Madero, del PAN, quien buscaba evitar que Piedra Ibarra tomara protesta, cayó entre la gente que estaba alrededor de Piedra y Fernández.