¿Mascarilla o prisión? Comunidad en México impone su uso obligatorio

El país registra números de contagios diarios que superan los 40,000 casos.

Telemundo

CIUDAD DE MÉXICO - Con más de 40,000 contagios diarios de COVID-19 en México, algunas autoridades de comunidades cercanas a la capital mexicana anunciaron medidas extraordinarias para obligar al uso de cubrebocas.

En Ecatepec, localizada en el Estado de México, pero vecina a Ciudad de México, las autoridades anunciaron que sancionarán incluso con cárcel a todos aquellos que se nieguen a usar mascarillas en espacios públicos.

El primer paso que dan los policías de esa comunidad es hacer una advertencia a quienes no están usando o traen mal puesto el cubrebocas: "Hay que hacer uso correcto del cubrebocas y guardar la sana distancia, por favor".

Pero quienes no obedecen la indicación tendrán que enfrentar sanciones que pueden llevarlos a la prisión.

César de Jesús García es el secretario del Ayuntamiento de Ecatepec y confirmó que ante la imparable ola de COVID-19 que se registra ahí y en todo el país decidieron hacer obligatorio el uso de cubrebocas en lugares púbicos, como calles, plazas, centros comerciales y sobre todo en los vehículos en los que se mueve la población.

"Se ve que mucha gente no usa el cubrebocas en el trasporte público aunado a que propiamente el transporte público tampoco está acatando las medidas que se establecieron", dice el funcionario.

¿Qué clase de tapabocas otorgan una barrera de mayor protección contra la nueva variante del COVID-19? Esto dicen los CDC.

El reglamento marca que quienes se nieguen a seguir esta medida de sanidad y protección serán obligados a hacer hasta ocho horas de trabajo comunitario e incluso a pasar el mismo tiempo encerrado en una prisión.

José González es chofer de una unidad de transporte y aplaudió la nueva medida, porque dice que ellos no pueden controlar a los pasajeros.

"En la puerta de la camioneta está escrito cubrebocas obligatorio, lo cual la gente ignora y no se lo pone, y si uno les dice que se lo pongan nos mandan a volar", cuenta González.

Se trata de una combinación de las variantes Delta y Ómnicron la cual fue detectada por primera vez en Chipre.

Elizabeth Sánchez también estuvo de acuerdo con esta ley, ya que en su trabajo ve todos los días como hay cada vez más personas que no se cuidan.

"La verdad es que ya mucha gente no lo quiere usar, se ponen muy necios, incluso a algunos compañeros los han agredido por el simple hecho de pedirles que se pongan el gel", comparte.

La disposición que será aplicada por la Policía Municipal estará vigente hasta que disminuya la alerta máxima que las autoridades locales han impuesto ante la propagación del virus.

Contáctanos