Tribunal da victoria al PRI en peleada elección en México

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Tensión en Puerto Rico tras inicio del residenciamiento
    SHUTTERSTOCK

    Más de cinco meses después de las elecciones en varios estados de México, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación consideró válidas las elecciones a gobernador del norteño estado de Coahuila del pasado 4 de junio, con lo que el representante de una coalición liderada por el oficialista Partido Revolucionario Institucional será gobernador del estado a partir del próximo 1 de diciembre.

    Según una sentencia divulgada el viernes, la corte estableció que a partir de las evidencias aportadas “no es posible acreditar irregularidades determinantes que lleven a declarar la nulidad de la elección de gobernador constitucional de Coahuila”.

    “Somos un tribunal que juzga a partir de las pruebas”, dijo la presidenta de la corte, Janine M. Otálora, y no a partir de “las percepciones que pudiesen existir, incluso en forma generalizada acerca de la existencia o no de irregularidades o fallas” en esos comicios.

    Miguel Ángel Riquelme se impuso por unos 30.000 votos a la coalición encabezada por Guillermo Anaya, del Partido Acción Nacional (PAN), quien pidió la revocación de las votaciones porque, a su juicio, estuvieron manchadas por compra de votos, robo de urnas y violaciones a la ley electoral, como superar el tope legal de gastos de campaña.

    Sin embargo, el tribunal consideró que no hubo irregularidades “graves” durante los comicios. Admitió que hubo incidentes relativamente menores, pero confió en que el Instituto Nacional Electoral pueda mejorar el proceso de fiscalización del gasto de cara a las elecciones presidenciales de 2018.

    El PAN consideró “lamentable” esta resolución que, según dijo en un comunicado, “sienta un muy mal precedente sobre cómo se puede manipular una elección, violar la ley y pasar por encima de la voluntad de los ciudadanos sin que existan consecuencias para el responsable”.

    La oposición al PRI, esa vez desde el izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional, también impugnó sin éxito y por motivos similares los comicios del Estado de México, la región más poblada del país.

    Tanto en Coahuila como en el Estado de México el PRI ha estado gobernando ininterrumpidamente y sin transición durante casi nueve décadas.