México no brindará transporte a la caravana migrante

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Caravana de migrantes pide transpote a la CDMX

    La frustración se apoderó de otro grupo de caminantes quienes prefirieron regresar a su país. (Publicado miércoles 31 de octubre de 2018)

    Miles de migrantes centroamericanos reanudaron el jueves su lenta marcha a través del sur de México, esto luego de tomarse un día de descanso en Juchitán, en el estado de Oaxaca.

    Sin embargo, muchos de ellos principalmente adultos que vienen acompañados de niños mostraron su frustración ante el deseo de querer llegar más rápido a la frontera norte.

    El cansancio y las altas temperaturas son dos de los detonadores que orillaron a los migrantes a pedir autobuses a las autoridades para llegar a la Ciudad de México.

    “Mire nomás este sol, imagínese yo ya vengo todo quemado”, dijo Jesús Antonio, migrante hondureño.   

    Durante la primera semana de la caravana la Policía Federal mexicana implementó medidas de seguridad poco claras, como cuando obligó a los migrantes a bajarse de camiones por la normativa de seguros. También detuvo camionetas que trasladaban migrantes y los forzó a bajarse.

    Sin embargo, ningún obstáculo es más grande que la esperanza de llegar a la frontera y cumplir sus sueños.

    “Yo me traje a mis dos niños y eso es lo que más me motiva a seguir adelante”, dijo Melissa Guzmán, madre hondureña.

    Con la biblia que sostiene en sus manos Melissa asegura que depositó toda su confianza en Dios para que a ella y a sus hijos se les brinde ayuda por medio del transporte.  Sin embargo, también pide a diario que la violencia no los alcance, ya que comenta que han ocurrido varios incidentes durante su trayecto.

    “He visto peleas y discusiones, es que aquí viene de todo y tal vez por aquellas personas pierde uno, pero le voy a decir una cosa no todos somos iguales, aquí venimos muchas madres solteras que somos bien trabajadoras”, dijo Melissa.

    Por su parte, el miércoles por la noche las autoridades mexicanas dejaron en claro que no accederían a la demanda de la caravana de enviar docenas de autobuses para trasladar a cerca de 4,000 migrantes a la capital del país.

    “Fracasaron los intentos de viajar en autobús”, reconoció Walter Cuello, coordinador de la caravana.

    En tanto, un segundo grupo de unos 1,000 migrantes que ingresaron a México el lunes está a unos 320 kilómetros más atrás, un tercer contingente de salvadoreños llegó a Guatemala y un cuarto con unos 700 integrantes partió de San Salvador el miércoles. En total, los cuatro grupos representan el flujo promedio de los migrantes que esperan llegar a los Estados Unidos.