Illinois

Varias ciudades del Medio Oeste se volverán a contabilizar para el censo federal, como en 2020

Once pequeñas ciudades en Illinois e Iowa son hasta ahora las únicas municipalidades que han firmado acuerdos con la Oficina del Censo para realizar un segundo recuento de sus residentes en 2024.

Cuatro años después del último censo, casi una docena de comunidades pequeñas en el Medio Oeste se contarán nuevamente con la esperanza de obtener una nueva tienda de comestibles o más financiamiento estatal para construir carreteras, estaciones de bomberos y parques.

Once pequeñas ciudades en Illinois e Iowa son hasta ahora las únicas municipalidades que han firmado acuerdos con la Oficina del Censo para realizar un segundo recuento de sus residentes en 2024, el primer año en que se pueden llevar a cabo los censos especiales, repitiendo lo ocurrido durante el censo de 2020.

Con una excepción, los funcionarios de la ciudad no creen que los números del recuento original fueran inexactos. Es simplemente que sus poblaciones han crecido tan rápido en tres años que los funcionarios creen que están dejando financiamiento estatal para carreteras y otros proyectos sobre la mesa al no agregar el crecimiento adicional a sus totales de población. Algunos también creen que nuevos resultados de un segundo recuento abrirán su comunidad a nuevos negocios al demostrar que han superado un umbral de población.

"Anticipamos un aumento significativo en la población a partir del censo especial, especialmente dado que hemos tenido un año récord en permisos de construcción", dijo Marketa Oliver, administradora de la ciudad de Bondurant, Iowa, una ciudad de más de 8,700 residentes a mediados de 2022, el último año disponible, lo que representa un aumento del 18% sobre el recuento de 2020.

Los funcionarios en Norwalk, Iowa, esperan que el segundo recuento muestre que la ciudad ha superado los 15,000 habitantes, ya que ese es el umbral típicamente utilizado como regla general en bienes raíces comerciales para determinar cuándo una comunidad puede respaldar un negocio como un supermercado.

"Una vez que una ciudad alcanza los 15,000, el mercado se abre tremendamente", dijo Luke Nelson, gerente de la ciudad de Norwalk.

A diferencia del censo de 2020, los segundos recuentos no se utilizarán para redibujar distritos políticos o determinar cuántos escaños congresuales recibe cada estado. En cambio, se usarán para determinar cuánto recibirán las comunidades en financiamiento estatal, que a menudo se calcula según el tamaño de la población. Las comunidades que han perdido población en los últimos tres años no tienen de qué preocuparse; sus números decrecientes no los alcanzarán hasta después del censo de 2030.

Gobiernos locales, estatales y tribales en todo el país tienen hasta mayo de 2027 para solicitar un censo especial a la Oficina del Censo. Mientras que el costo del censo de 2020 fue cubierto por el gobierno federal, los municipios locales tienen que asumir el costo de sus censos especiales. El costo oscila entre poco más de $370,000 hasta casi $500,000 para las comunidades.

Algunas comunidades ya han avanzado con sus propios recuentos, sin estar dispuestas a pagar el precio de un censo especial organizado por la oficina. Otros han desafiado sus números con la Oficina del Censo y han obtenido pequeñas victorias.

Las ciudades de Iowa que pagan por un segundo recuento dirigido por la Oficina del Censo en 2024, Altoona, Bondurant, Grimes, Johnston, Norwalk, Pleasant Hill y Waukee, son suburbios en rápido crecimiento de Des Moines. La razón por la cual los censos especiales son tan populares en Iowa es porque el estado utiliza el conteo oficial de una vez cada década como la población oficial cuando se trata de financiamiento basado en el tamaño de la población, dijo Gary Krob, coordinador del Centro de Datos Estatales en la Biblioteca Estatal de Iowa.

Un informe publicado por la compañía de mudanzas U-Haul coloca a Illinois como el estado con la tercera peor tasa de crecimiento poblacional. 

Otros estados entre censos utilizan estimaciones anuales de población para calcular cuánto financiamiento deben recibir los gobiernos locales cada año.

"Eso significa que la población del censo de 2020 es actualmente el conteo oficial para cada ciudad y condado en Iowa", dijo Krob. "La única manera de ajustar tu conteo de población entre ahora y 2030 es llevar a cabo un censo especial con la Oficina del Censo y luego hacer que este nuevo conteo sea certificado por el Secretario de Estado de Iowa".

La geografía de las ciudades de Illinois y sus razones para buscar un segundo recuento, McDonough, Pingree Grove, Urbana y Warrenville, son un poco más dispersas que en Iowa.

Los funcionarios de Warrenville, un suburbio de Chicago con más de 13,500 residentes en 2020, creen que pueden obtener un millón doscientos mil dólares adicionales anualmente en financiamiento federal y estatal, basándose en el cálculo de que han agregado casi 1,000 nuevos residentes de varios desarrollos de viviendas nuevos.

En las próximas semanas, los clientes que viajan con Metra solamente podrán adquirir boletos a través de la aplicación de Ventra, por internet o a través de las máquinas expendedoras en las diferentes estaciones. Y también verán una reducción en las tarifas por viaje. 

El pueblo de Pingree Grove, a las afueras de Chicago, ha experimentado un crecimiento rápido, duplicándose de más de 4,500 residentes en 2010 a más de 10,300 residentes en 2020. Los funcionarios del pueblo creen que habrá 12,300 residentes en 2024, por lo que se necesita el censo especial para recibir una mayor parte de los ingresos estatales, "en lugar de esperar otros seis años para el Censo de 2030", dijo Laura Ortega, la secretaria de esa comunidad.

Los estudiantes de la Universidad de Illinois conforman aproximadamente la mitad de la población de la ciudad universitaria de Urbana y los funcionarios de la ciudad sostienen que el censo de 2020 no contó a muchos de ellos.

Durante el censo de 2020, los lugares con grandes cantidades de estudiantes se vaciaron a medida que los campus cerraron las clases presenciales debido a la pandemia de COVID-19. La modesta ganancia de población esperada de Urbana para el censo de 2020 resultó ser una disminución del 7% desde el conteo de 2010, con las mayores disminuciones en los vecindarios estudiantiles cerca del campus, dijo la alcaldesa Diane Marlin en un correo electrónico.

Los estudiantes no contados le están costando a la ciudad al menos entre $500,000 y $750,000 anualmente en financiamiento estatal y federal faltante, dijo la alcaldesa. El recuento de 2024 en Urbana se limitará a los vecindarios que experimentaron las mayores disminuciones.

"Si recuperamos nuestra población a través de un recuento más preciso, recuperamos ingresos perdidos", dijo Marlin.

Contáctanos