aeropuerto O'Hare

De Texas a Chicago: llegan solicitantes de asilo al aeropuerto O ‘Hare

Anteriormente, los solicitantes de asilo habían sido transportados en autobús a Chicago y otras llamadas “ciudades santuario”, incluyendo Washington, D.C. y Nueva York.

Telemundo

CHICAGO - Las autoridades en Chicago dicen que al menos 12 solicitantes de asilo llegaron al Aeropuerto Internacional O'Hare esta semana, y los 12 fueron llevados a una estación de policía local después de que les dijeron a los oficiales que no tenían acceso a refugio ni comida.

Los individuos fueron llevados por la policía a la oficina del Distrito 16, según funcionarios de Chicago.

No quedó claro de inmediato si fueron trasladados en avión a Chicago como parte del esfuerzo continuo del gobernador de Texas, Greg Abbott, para enviar a los solicitantes de asilo y a los migrantes a las llamadas “ciudades santuario” en los Estados Unidos, un grupo que incluye a Chicago, Nueva York y Washington, D.C.

Los funcionarios de Chicago indicaron que se organizó el transporte para que los solicitantes de asilo fueran llevados a los hoteles del área, y también se conectaron con los servicios de apoyo a su llegada. Sin embargo, afirmaron que no habían sido notificados de que llegarían los solicitantes de asilo, una historia similar que se ha desarrollado a medida que los autobuses de inmigrantes llegaron a la ciudad en las últimas semanas.

En total, 509 inmigrantes han llegado a Chicago como parte de los esfuerzos de Texas.

Se ha intensificado la presión sobre el gobierno federal para que intervenga después de que los migrantes fueran trasladados en varios aviones a Martha's Vineyard en Massachusetts por orden del gobernador de Florida, Ron DeSantis, esta semana.

Al igual que Abbott, DeSantis calificó la medida como necesaria y dijo que no se debería exigir a los estados fronterizos que asuman únicamente el impacto de la llegada de migrantes y solicitantes de asilo a los Estados Unidos.

“Todas las comunidades de Estados Unidos deberían compartir las cargas”, le dijo DeSantis a CNN. “No debería recaer todo en un puñado de estados rojos”.

Otro grupo de inmigrantes de Texas fue trasladado en autobús al Observatorio Naval de Estados Unidos, la residencia oficial de la vicepresidenta Kamala Harris.

“Estamos enviando inmigrantes a su patio trasero para pedirle a la Administración Biden que haga su trabajo y asegure la frontera”, expresó Abbott en una publicación en las redes sociales.

Los voluntarios dijeron que los autobuses de migrantes que han sido enviados a Washington D.C. generalmente han sido enviados a Union Station, pero su llegada al Observatorio Naval los tomó por sorpresa y obligó a las personas a pararse y sentarse afuera hasta que pudiera llegar la ayuda.

“Para cuando nuestro equipo llegó a los migrantes, estaban muy perdidos”, dijo a CNN Tatiana Laborde, directora de SAMU First Response. “Los migrantes no entendían dónde estaban parados. Esta es una zona muy residencial”.

Los legisladores demócratas han criticado las políticas en los últimos días, y la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, calificó la estrategia de transporte como “racista y xenófoba”.

El gobernador de California, Gavin Newsom, ha pedido una investigación sobre si DeSantis y Abbott están violando las leyes federales.

“Lo que (los gobernadores) están haciendo no es inteligente. Es cruel”, comentó Newsom en las redes sociales. “Estoy solicitando formalmente que el DOJ inicie una investigación inmediata sobre estos esfuerzos inhumanos para usar a los niños como peones políticos”.

El gobierno federal ha brindado asistencia a las ciudades, pero no ha elaborado más planes para abordar el problema. Los funcionarios de Chicago han estado entre los legisladores demócratas que han pedido al gobierno federal y a la administración de Biden que intensifiquen sus esfuerzos para enfrentar la crisis.

El gobernador J.B. Pritzker ha declarado el estado de emergencia en Illinois para llamar a los miembros de la Guardia Nacional para ayudar a hacer frente a los recién llegados.

Las acciones de los gobernadores republicanos han sido diseñadas para apuntar a las “ciudades santuario”, áreas donde se ordena a los agentes del orden no cooperar con las autoridades de inmigración, algo codificado en la ordenanza de “Ciudad de Bienvenida” de Chicago.

Además, los funcionarios de Chicago dicen que a las personas “no se les preguntará sobre su estado migratorio” y no se les negarán los servicios de la ciudad en función del estado migratorio.

Otras ciudades de Estados Unidos, incluidas Washington D.C. y Nueva York, han instituido políticas similares.

Contáctanos