Rompe el silencio padre de hispano acusado de irrumpir en Woodfield Mall

El padre de Javier García reacciona al incidente, los cargos y sus padecimientos mentales.

ILLINOIS- El padre de un hispano acusado de terrorismo por haber conducido una camioneta dentro del centro comercial Woodfield en Schaumburg rompe el silencio por primera vez ante las cámara de Telemundo Chicago y reacciona al incidente, los cargos y la salud mental de su hijo.

Adán García dijo que es la primera vez que su hijo tiene problemas y que el día antes del incidente había sido dado de alto de un tratamiento a pesar de esto y según el padre, Javier no se sentía bien y que escuchaba voces.

La familia asegura que Javier sufre de bipolaridad, esquizofrenia y paranoia, y que en los pasados dos meses fue internado en tres ocasiones.

Adán agregó que debido a recientes cambios en su seguro médico se vieron obligados a cambiarle el medicamento, el cual en su opinión no le estaba funcionando.

Su padre y su hermana Noemí dicen que a pesar de sentirse triste por lo ocurrido,  sienten alivio de que nadie perdió la vida durante el incidente. No obstante insisten que la cárcel no es el lugar correcto para Javier. 

"La esquizofrenia me robó a mi hermano"

Las reacciones de Adán García llegan a un día de que los abogados que los representan, le pidieron a un juez que le retiren el cargo de terrorismo a su hijo Javier García.

García, de 22 años irrumpió su vehículo en el concurrido centro comercial el pasado 20 de septiembre y por ello enfrenta cargos de delito de terrorismo y por ocasionar daños al edificio.

Se estima que estos destrozos superan los $100,000 dólares y por tanto en una primera audiencia, un juez ordenó su detención sin derecho a tener a fianza.

En su segunda comparecencia en corte, sus abogados presionaron para que se desestimen los cargos e insitieron que su cliente padece de sus facultades mentales.

“Este no es un caso de terrorismo, el señor García no tiene afiliaciones con ninguna organización política, religiosa o de terrorismo, ni siquiera tiene perfiles en las redes sociales”, dijo Amil Alkas, abogado de García.

Sin embargo la policía dice que tienen pruebas suficientes para sugerir que García es culpable y que el incidente fue planeado, ya que según documentos de la corte, este habría realizado 124 búsquedas del centro comercial desde su celular 24 horas antes de que ocurriera el incidente.

“Javier García ha sido sido tratado como un terrorista y no existe ningún vínculo terrorista, solo que padece de sus facultades mentales”, dijo James Doerr, otro de sus abogados defensores.

Según la familia del imputado este es bipolar y el día antes del incidente había sido dado de alta de un tratamiento.

García ingresó su camioneta por una tienda Sears ese viernes y siguió su camino errático por los pasillos, hasta que pudo ser detenido con la ayuda varios compradores y dos oficiales que se encontraban fuera de servicio.

“Debería de estar en libertad recibiendo su tratamiento y lo que nos preocupa es eso que ni siquiera sabemos si está recibiendo sus medicamentos.”, señaló Alkass.

Durante la investigación también se dijo que García, hizo sobre una veintena de búsquedas al respecto de una persona que en el pasado fue su maestra.

Por el momento se desconoce si esa búsqueda guarda algún tipo de relación con el incidente ocurrido en Woodfield Mall.

“El FBI realizó una búsqueda en su hogar y confiscaron artefactos y la familia participó voluntariamente, ellos han estado cooperando con la policía en todo momento”, añadió Alkass.

La próxima audiencia en este caso está pautada para el 18 de octubre cuando se espera que García, por recomendaciones de sus abogados se declare no culpable de los que cargos que enfrenta.

Contáctanos