PROHIBICIÓN DE ARMAS DE ASALTO EN ILLINOIS

Piden a la corte federal de apelaciones de Chicago que intervenga después de que un juez bloqueara la prohibición de armas de asalto

La prohibición de armas de asalto continúa enfrentando desafíos legales.

Nighclub Shooting Assault Weapons

El fiscal general de Illinois, Kwame Raoul, solicitó este martes a un tribunal federal de apelaciones que detenga el fallo de un juez federal en el sur de Illinois la semana pasada que bloqueó la aplicación de la prohibición estatal de armas de asalto que se aprobó hace meses.

La solicitud llega solo dos semanas después de que el mismo tribunal, el Tribunal de Apelaciones del Séptimo Circuito, rechazara tomar medidas similares cuando un juez federal en Chicago se negó a bloquear la ley.

Tal es el terreno legal cuatro meses después de que el gobernador J.B. Pritzker firmara la ley en enero que prohíbe la venta de armas de asalto y limita la compra de cargadores a 10 cartuchos para armas largas y 15 para pistolas.

Los desafíos legales siguieron inmediatamente, y avanzan en tribunales superiores.

El juez federal de distrito Stephen McGlynn, con sede en el sur de Illinois, bloqueó temporalmente la aplicación de la prohibición de armas de asalto el viernes, diciendo que no solo restringía el derecho a defenderse sino que, en algunos casos, “borraba por completo ese derecho”.

Los abogados estatales apelaron ante la corte del Séptimo Circuito y, el martes, le pidieron que bloqueara el fallo de McGlynn. Lo llamaron "sin precedentes" y señalaron que entra en conflicto con dos fallos a principios de este año en la corte federal de Chicago.

También señalaron que “es la única decisión federal en el país” de la que tienen conocimiento que “impone restricciones a las armas de asalto” o cargadores de gran capacidad en virtud de una decisión dictada por la Corte Suprema el año pasado.

Ese fallo, en New York State Rifle & Pistol Association versus Bruen, sostuvo que las regulaciones de armas deben ser “consistentes con la tradición histórica de regulación de armas de la nación”.

Los abogados estatales escribieron que la decisión de McGlynn “amenaza con un daño significativo e irreparable al público”.

La prohibición de armas de asalto se promulgó en respuesta al tiroteo masivo en el desfile del 4 de julio de Highland Park que dejó siete muertos.

–Con información del Chicago Sun-Times

Contáctanos