Orgullo Kelly trasciende el fútbol en Chicago