ola de calor chicago

Las muertes de 3 mujeres en la ola de calor temprana de Chicago plantean preguntas y temores

Parte del problema, dicen los expertos, es que las comunidades de todo el país todavía están aprendiendo lo letal que puede ser el calor.

Las temperaturas apenas subieron a los 90 grados y solo durante un par de días, pero el descubrimiento de los cuerpos de tres mujeres dentro de un centro de viviendas para personas mayores de Chicago este mes dejó a la ciudad en busca de respuestas a las preguntas que se suponía que debían abordarse después de una larga y más calurosa ola de calor que mató a más de 700 personas hace casi tres décadas.

Ahora, la ciudad, y el país, se enfrentan a la realidad de que, debido al cambio climático, las olas de calor mortales pueden golpear casi en cualquier lugar, no solo caen en pleno verano y no necesitan durar mucho.

“Olas de calor más calientes y peligrosas llegarán antes, en mayo... y la otra cosa es que nos estamos haciendo mayores y más personas viven solas”, dijo Eric Klinenberg, sociólogo de la Universidad de Nueva York, quien escribió “Ola de calor: Una autopsia social del desastre en Chicago” sobre la ola de calor de 1995. “Es una fórmula para el desastre”.

La Oficina del Médico Forense del condado Cook aún tiene que determinar las causas de la muerte de las tres mujeres cuyos cuerpos fueron encontrados en los apartamentos James Sneider el 14 de mayo. Pero las familias de las víctimas ya presentaron o planean presentar demandas por homicidio culposo contra las empresas que poseen y administran los edificios.

La miembro del Concejo Municipal cuyo distrito incluye el vecindario donde se encuentra el edificio dijo que experimentó temperaturas sofocantes en el complejo cuando lo visitó, incluso en una unidad donde los sensores de calor alcanzaron los 102 grados.

“Estos son residentes mayores, residentes con condiciones de salud (y) no deberían estar en estas condiciones”, dijo la concejal Maria Hadden en un video de Facebook filmado fuera de los apartamentos.

Parte del problema, indicaron los expertos, es que las comunidades de todo el país todavía están aprendiendo lo letal que puede ser el calor. En Chicago, fue necesario ver camiones refrigerados llenos de cadáveres después de la ola de calor de 1995 para transmitir el mensaje de que la ciudad lamentablemente no estaba preparada para un desastre silencioso e invisible que se cobró más del doble de vidas que el Gran Incendio de Chicago de 1871.

Esa comprensión condujo a un sistema en el que los trabajadores de la ciudad comienzan a llamar a los adultos mayores y frágiles, y convierten los edificios de la ciudad en centros de enfriamiento las 24 horas cuando las temperaturas se vuelven opresivas.

Lo que sucedió este mes es un recordatorio de que las medidas de seguridad establecidas para asegurarse de que las personas no mueran congeladas porque no han pagado sus facturas de calefacción a menudo no existen para evitar que las personas se sobrecalienten en sus hogares.

“No tenemos nada para el aire acondicionado”, comentó Hadden.

Un experto no está sorprendido.

“Reconocemos que las personas necesitan calefacción en climas fríos y establecemos programas, asistencia financiera para permitir eso, pero no lo hacemos para enfriar”, puntualizó Gregory Wellenius, profesor de salud ambiental de la Universidad de Boston que ha estudiado las muertes relacionadas con el calor. “Pero los subsidios para la refrigeración son realmente controvertidos (porque) para muchas personas la refrigeración es vista como un artículo de lujo”.

En Chicago, Hadden compartió que la empresa administradora del edificio creía que no se le permitía apagar la calefacción y encender el aire acondicionado hasta el 1 de junio, debido a la ordenanza de calefacción de la ciudad. Pero si bien dijo que la ordenanza no tiene tal requisito, la explicación puede ser al menos una señal de que la ordenanza debe modificarse para proteger mejor a las personas vulnerables al calor.

Wellenius dijo que las estadísticas muestran que, si bien más del 80% de los hogares en ciudades como Dallas y Phoenix tienen aire acondicionado, el porcentaje es mucho menor en ciudades como Boston y Nueva York.

Y en el noroeste del Pacífico, el porcentaje es aún más bajo, algo que se puso de manifiesto en Oregón, Washington y el oeste de Canadá en junio pasado, cuando las temperaturas subieron hasta los 118 grados Fahrenheit, matando a 600 personas o más.

No obstante, hay noticias alentadoras.

“Más personas tienen aire acondicionado y somos más conscientes de los riesgos para la salud de las olas de calor”, afirmó Klinenberg.

Aún así, hay evidencia de que las personas no aprecian o ni siquiera saben cuán peligroso puede ser el calor.

En un estudio publicado en 2020, Wellenius y otros investigadores estimaron que alrededor de 5,600 muertes al año en todo el país podrían atribuirse al calor intenso, ocho veces más que las 700 muertes relacionadas con el calor que se encontraron en el estudio y que se informaron oficialmente cada año.

Wellenius explicó que las razones de lo que llamó un “gran error de cálculo” comienzan con el hecho de que las estadísticas oficiales son simplemente el resultado de contar los certificados de defunción que enumeran el calor como la causa de la muerte.

En el condado que incluye a Chicago, por ejemplo, la Oficina del Médico Forense informó dos muertes relacionadas con el calor el año pasado y siete el año anterior.

No está claro cuántas muertes en los Estados Unidos están relacionadas con el calor hoy en día. El estudio de Wellenius, publicado en 2020, es el resultado de una investigación de 1997 a 2006. Y Klinenberg dijo que la pandemia ha complicado el problema.

“Es difícil distinguir las muertes por exceso de calor de las muertes por COVID”, comentó.

Todavía, Hadden sabe que se debe hacer algo para lidiar con el calor que puede golpear más temprano y más tarde en el año que en el pasado.

“Tenemos que planificar esto”, dijo.

Klinenberg se pregunta si las ciudades darán seguimiento a tales conversaciones.

“El calor nunca se siente como lo más importante en las ciudades y cuando se siente como lo más importante, es demasiado tarde para hacer algo al respecto”, expresó.

Derechos de autor AP - Associated Press
Contáctanos