Ruth Bader Ginsburg

Jueza federal de Chicago emerge como candidata para vacante de la Corte Suprema de Justicia

Amy Coney Barrett, una católica devota, es aclamada por los conservadores religiosos y de la derecha como una heredera ideológica del icono conservador Antonin Scalia.

Telemundo

Una de las favoritas para ocupar el escaño de la Corte Suprema que quedó vacante por la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg es una jueza federal de apelaciones de Chicago, quien ha destacado por ser una conservadora en lo que respecta a temas polémicos, desde el aborto hasta el control de armas.

Amy Coney Barrett, una católica devota, es aclamada por los conservadores religiosos y de la derecha como una heredera ideológica del conservador Antonin Scalia, el difunto juez de la Corte Suprema para quien trabajó como secretaria.

Los liberales dicen que las opiniones legales de Barrett están muy influenciadas por sus creencias religiosas y temen que su ascenso a la corte de mayor rango de la nación pueda llevar a una reducción de los derechos al aborto. También reemplazaría a la jueza que fue más conocida por luchar por los derechos y la igualdad de las mujeres.

El presidente Donald Trump ha dicho que nominará a una mujer y se cree que Barrett encabeza su lista de favoritas. La jueza de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de los Estados Unidos con sede en Chicago fue considerada en 2018 para la segunda nominación de Trump al tribunal superior, que finalmente se llevó Brett Kavanaugh después de que el juez Anthony Kennedy se retirara. 

La selección de Barrett ahora podría ayudar a Trump a dinamizar su base de votantes a apenas semanas del día de las elecciones.

Con solo 48 años, Barrett sería la jueza más joven y su mandato podría durar décadas. Ella dejó huella en la ley principalmente como académica en la Universidad de Notre Dame, donde comenzó a enseñar a los 30 años. Se vistió por primera vez con la túnica de los jueces en 2017 después de que Trump la nominara al Séptimo Circuito.

Pero ella no sería la única magistrada con poca experiencia previa como juez que llega a Washington: Elena Kagan no tenía ninguna cuando el presidente Barack Obama la nominó en 2009.

Barrett mencionó a Kagan cuando se le preguntó en un cuestionario de la Casa Blanca en 2017 sobre qué jueces admiraba más, y dijo que Kagan trajo al tribunal "el conocimiento y la habilidad que adquirió como académica para la resolución práctica de disputas".

Cuando el nombre de Barrett apareció por primera vez en 2018 como una posible elección de Trump, incluso a algunos conservadores les preocupaba que su escaso historial judicial hiciera demasiado difícil predecir cómo podría gobernar. Casi tres años después, su historial judicial ahora incluye la autoría de alrededor de 100 opiniones y varios disensos contundentes en los que Barrett mostró su clara y consistente inclinación conservadora.

Durante mucho tiempo ha expresado su simpatía por un modo de interpretar la Constitución, llamado originalismo, en el que los jueces intentan descifrar los significados originales de los textos antiguos al evaluar si se han violado los derechos de alguien.

Muchos liberales se oponen a ese enfoque estricto, diciendo que es demasiado rígido y no permite que la Constitución cambie con los tiempos.

La afición de Barrett por los textos originales se puso de manifiesto en un disenso de 2019 en un caso de derechos de armas en el que argumentó que una persona condenada por un delito no violento no debería ser automáticamente excluida de poseer un arma. Casi todas las 37 páginas de su alegato se dedicaron a la historia de las reglas de armas para criminales convictos en los siglos XVIII y XIX.

Contáctanos