Chicago

Chicago limitó incorrectamente la vivienda asequible en base a prerrogativa de concejales, según HUD

Una carta de HUD señala que distritos mayoritariamente blancos utilizan el veto local para bloquear, desalentar o reducir propuestas de vivienda asequible.

La ciudad de Chicago limitó incorrectamente la vivienda asequible al permitir que los miembros del Concejo Municipal rechazaran desarrollos en sus distritos mediante el uso de su prerrogativa como concejales, señalan investigadores federales.

La administración del alcalde Brandon Johnson está siendo instada a entablar conversaciones para una "resolución informal" de una investigación de derechos civiles de casi cinco años llevada a cabo por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, según una carta obtenida por el Chicago Sun-Times.

"La investigación del departamento indica que la ciudad otorga a cada uno de sus 50 distritos un veto local sobre propuestas para construir viviendas asequibles y que muchos distritos mayoritariamente blancos utilizan el veto local para bloquear, desalentar o reducir dichas propuestas", escribió Lon Meltesen, director regional de la Oficina de Vivienda Justa e Igualdad de Oportunidades del HUD. "Como resultado, rara vez, si acaso, se construyen viviendas asequibles en los distritos mayoritariamente blancos que tienen la menor cantidad de viviendas asequibles".

Meltesen calificó el veto local de los miembros del concilio como "instrumental en la creación de los patrones de segregación de Chicago". Dijo que ese veto "perjudica de manera desproporcionada a los hogares negros e hispanos, que tienen mucho más probabilidades que los hogares blancos de necesitar y cumplir con los requisitos para la vivienda asequible".

La investigación comenzó después de que la Chicago Area Fair Housing Alliance y otros nueve grupos presentaran una queja ante el HUD en noviembre de 2018, que afirmaba que los miembros del Concilio de Chicago tienen "poder ilimitado sobre la zonificación, el uso del suelo, los lotes de la ciudad y la financiación pública para decidir dónde, cómo y si se construye vivienda asequible en sus distritos".

Ese poder, a menudo llamado prerrogativa de los concejales, es discriminatorio y viola los derechos civiles de aquellos que buscan vivienda, según señalaron los grupos.

En respuesta a la preocupación reciente del HUD, el abogado municipal, John Hendricks, dijo en una carta a principios de este mes que los demandantes "no logran establecer una violación de las leyes de vivienda justa y derechos civiles", pero que la municipalidad está "abierta a una resolución voluntaria".

Funcionarios de HUD se negaron a hacer comentarios sobre la carta, diciendo que "el caso aún está abierto y HUD no ha emitido ninguna determinación final en este momento".

Un portavoz de Johnson no respondió a una solicitud de comentarios.

Contáctanos