Aficionados franceses y belgas viven la semifinal en Chicago