Inmigración

Inmigración

Juez: Gobierno no puede quitar fondos a “ciudades santuario”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Juez: Gobierno no puede quitar fondos a “ciudades santuario”
    EFE
    Trump empezó su lucha contra las "ciudades santuario" durante su primera semana en el poder, en una clara declaración de intenciones sobre las políticas de la Casa Blanca para combatir la inmigración.

    SAN FRANCISCO - La Justicia de Estados Unidos asestó el viernes otro revés al Gobierno de Donald Trump en la lucha que este mantiene contra las "ciudades santuario", al fallar que la asignación de fondos no puede vincularse a la cooperación en materia migratoria.

    El Departamento de Justicia fijó en 2017 que si las llamadas "ciudades santuario", que limitan la cooperación con las autoridades federales en delitos relacionados con la inmigración, querían recibir fondos, estas debían abandonar sus prácticas y colaborar con el Gobierno.

    Sin embargo, el juez William Orrick III, del distrito Norte de California, con sede en San Francisco, dictaminó el viernes que dicha condición es contraria a los principios de separación de poderes y a la autoridad en materia de gastos asignada por la Constitución al Congreso.

    En su sentencia, el juez apuntó que sus conclusiones van "en la misma línea de todas las cortes que han estudiado este caso", en referencia a los anteriores fallos contrarios al Gobierno que han emitido otros magistrados del país.

    En agosto, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos, también con sede en San Francisco, declaró la medida inconstitucional, y anteriormente tribunales de Sacramento (California), Filadelfia (Pensilvania) y Chicago (Illinois) habían hecho lo propio.

    "El intento de la Administración Trump de maltratar a San Francisco para que abandonemos nuestros valores y cumplamos unas leyes migratorias injustas es inconstitucional", indicó en un comunicado remitido a Efe al conocerse la sentencia la alcaldesa de San Francisco, London Breed.

    Trump empezó su lucha contra las "ciudades santuario" durante su primera semana en el poder, en una clara declaración de intenciones sobre las políticas de la Casa Blanca para combatir la inmigración.

    Alrededor de 200 entidades locales entre ciudades y condados protegen de la deportación a los inmigrantes, entre las que se incluyen las principales urbes del país como Los Ángeles, Chicago y Nueva York, gobernadas por la oposición demócrata.